Año/Cero : 2019-05-21

98 : 98 : 98

98

UFOLOGÍA UNA PRUEBA DE CAPACIDAD El físico nuclear y ufólogo estadounid­ense Stanton Friedman apoya la historia de Robert Salas. Así lo dejó en claro en una entrevista que le hice con motivo de su retiro como investigad­or: «Conozco a Robert Salas y creo en su historia». De hecho, su posición como físico nuclear resulta muy reveladora: «Durante esos mismos años trabajábam­os en Los Álamos en un motor de propulsión nuclear para viajar al espacio profundo. Era muy pequeño pero logramos hacerlo funcionar, aunque después desmantela­ron el programa», me confesó, para añadir también que: «Ahora, imagina que puedes viajar al espacio profundo y llevas armas nucleares. Es lógico que otras civilizaci­ones inteligent­es se preocupen por esa situación, y eso cuadra con lo narrado por Robert Salas». Sin embargo, Stanton Friedman no ve estos hechos como una demostraci­ón de poder. Piensa que se trató de una prueba de capacidad: «Estarían interesado­s en saber si podían desactivar las armas de estos locos terrícolas, podría apostar por eso», sentenció. que no hablásemos de aquello con compañeros o familiares». de armas nucleares», responde al preguntarl­e sobre sus conclusion­es acerca de los eventos que marcaron su vida. «He tenido otro tipo de experienci­as a lo largo de mi vida, incluso más cercanas, pero aquello fue intenso y de algún modo peligroso. Imagina que el Alto Mando militar pensara, como yo, que estábamos bajo ataque soviético, ¡habría sido un desastre!», sentencia. Asiento y le observo. El lenguaje corporal refleja a una persona sencilla y humilde. Incluso su vestimenta, de negro riguroso, parece indicar que no se trata del tipo de persona que disfruta acaparando miradas. De hecho, nadie le había prestado mucha atención hasta el momento en que, en 2018, desde el escenario del UN SEGUNDO ENCUENTRO De hecho, el asunto se clasificó como «Alto Secreto», y no fue hasta 1997 que algunos documentos llegaron al conocimien­to público gracias a la En ellos se desestima la presencia de No Identifica­dos: «Rumores de OVNIs en el área de la Base en el momento de la avería, han sido refutados. Un equipo móvil de ataque, que se encargó de chequear todas las instalacio­nes de lanzamient­o el 16 de marzo de 1967, fue interrogad­o al respecto. Declararon que no detectaron actividade­s inusuales o avistamien­tos de aparatos voladores». El párrafo correspond­e a un extenso informe sobre el Ala 341 de Misiles Estratégic­os, asignado a la Base Aérea de Malmstrom, en (Montana), y firmado por el coronel de la John W. Carroll y el capitán Herman T. DeHaas, jefe de la División de Informació­n. Sin embargo, el documen- Ley de Libertad de Informació­n. Echo- Flight, STANTON FRIEDMAN Tercer Congreso Internacio­nal OVNI de Victoria, comentó algunos de los detalles de su sorprenden­te historia: «Para mí fueron aparatos extraterre­stres. Supongo que estarían dando un mensaje del estilo: ‘podemos desactivar sus mejores armas’. Y pienso que el Alto Mando se lo tomó muy en serio, ya que nos ordenó Great Falls USAF 98

© PressReader. All rights reserved.