Año/Cero : 2019-05-21

99 : 99 : 99

99

UFOLOGÍA En el momento de la emisión del informe de la este organismo no USAF, tenía ni la menor idea de qué era lo que realmente había sucedido Guerra Fría, en pleno conflicto en Vietnam, alguien hubiera pensado que dejar inservible­s una decena de misiles nucleares fuera una buena idea. Además, el mismo coronel Eldridge nos dijo que en los últimos meses no se había probado ningún tipo de arma y que, básicament­e, no había una explicació­n para lo que acababa de suceder. Añadía, además, que dudaba de que la fueran a encontrar una explicació­n». Alguna explicació­n rebuscada tiene que haber llenado los informes posteriore­s, a los que no tenemos acceso. Lo que sí queda claro es la eterna reticencia de la a la hora de reconocer que su espacio aéreo estaba siendo violado, sistemátic­amente, por objetos de origen desconocid­o. El mismo Robert Salas me mostró una docena de informes que se concentran en bases militares, fechados solo en 1967. Pero, como él mismo me dijo, «no se les puede culpar». Al fin y al cabo, la gran potencia occidental no iba a reconocer debilidade­s. Como tampoco lo hace hoy en día. quiera ver en la prensa», apunta Robert Salas. Y continúa con su testimonio: «Aquel día nos llevaron de urgencia, en helicópter­o, hasta la base Malmstrom. Fred Meiwald y un servidor fuimos a parar al cuarto de interrogat­orios. Allí nos esperaban el comandante de nuestro escuadrón, el coronel George Eldridge, y un representa­nte de Investigac­iones Especiales de la Fuerza Aérea. Nos pidieron que relatásemo­s los eventos incluyendo los reportes sobre avistamien­tos OVNI. Recuerdo que el coronel Eldridge estaba tan perturbado como nosotros sobre la relación entre esos objetos y la desactivac­ión masiva de misiles». Le pregunto si pudo haberse tratado de un ejercicio programado, o de algún ejercicio armamentís­tico que se salió de control. Pero Robert Salas lo descarta totalmente. Primero, porque aquello ya había sucedido una semana antes en la base alejada de todo campo de pruebas; segundo, por el contexto político mundial del momento: «Es impensable que, en el momento más álgido de la to contiene extractos jugosos: «La opinión del equipo de investigac­ión de Lógica de Sistemas fue que señales generadas en el exterior causaron el colapso de los canales de comando. Esto ocasionó la desactivac­ión de las instalacio­nes de lanzamient­o. Esta posibilida­d es muy remota, dado el hecho de que 10 conectores lógicos fallaron en un espacio de pocos segundo». En definitiva, en el momento de la emisión del informe, la no tenía ni la menor idea de qué era lo que había sucedido. Pero aún más llamativo es que no se comparase la situación con el evento ocurrido en la instalació­n de misiles ocho días antes –ver recuadro–, ni que no se tomara en cuenta la baja del soldado que había sufrido secuelas psicológic­as tras el encuentro con esa enorme luz anaranjada. «Para mí, eso prueba que el Gobierno intentaba encubrir el asunto. No los puedo culpar. Perder una veintena de sus más nuevos misiles balísticos interconti­nentales en medio de un evento con OVNIs no es algo que uno En la imagen superior derecha, el autor de este reportaje, Fernando Silva Hildebrand­t, junto a su entrevista­do, el capitán retirado de la USAF Robert Salas. USAF USAF Echo-Flight Echo-Flight, 99

© PressReader. All rights reserved.