Año/Cero : 2020-06-23

101 : 101 : 101

101

CONFESIONE­S muerte ni regresione­s hipnóticas, he conocido gente que me ha hablado sobre sus experienci­as y diversos episodios que han vivido en primera persona, y como suele ocurrir en estos casos, lo han hecho en petit comité, como avergonzán­dose de ello por miedo a que de hacer pública su vivencia se les pudiera perder el respeto de algún modo. Segunda pregunta típica: ¿Qué van a encontrar los futuros lectores en Tepe? Pues espero que se encuentren con una novela que les sorprenda, una novela que despierte la curiosidad del lector desde el principio y que le haga preguntars­e si lo que está leyendo tiene un poso de realidad o es obra de la imaginació­n del autor. He de confesar que hay más visos de realidad de lo que puede parecer en un principio, y es por ello que invito al lector a que se sumerja en los misterios que aparecen en la novela y que extraiga sus propias conclusion­es más allá del relato literario de los hechos que allí aparecen. una serie de acontecimi­entos se precipitan haciéndolo viajar a diferentes lugares del mundo en busca de un terrible secreto que lleva oculto desde entonces, y que de ser revelado echaría al traste los planes de una sociedad secreta tan antigua como el propio secreto. Además, en el siglo XVI, dos personajes, como son El Bosco y Leonardo da Vinci, sirven de nexo de unión entre el pasado remoto y la actualidad. La culpa de ello la tiene una obra que pintan conjuntame­nte y que se encuentra expuesta en el Palacio Ducal de Venecia. ello con fechas señaladas y acotadas en periodos de tiempo que nos llevan a épocas totalmente desconocid­as. Contestand­o a la pregunta, no lo considero una licencia narrativa, sino que señalo que parece ser que hubo un momento en nuestra Historia que el tiempo corría más despacio, de otra manera… Y por último, tercera pregunta típica: ¿Tienes ya en la cabeza tú siguiente proyecto literario? Después del esfuerzo que me ha supuesto mantener viva la novela durante cinco años en mi cabeza, he de reconocer que cuando la finalicé hace unos meses, me dije a mí mismo que debía tomarme un tiempo para oxigenarme, pero ya sabes lo que ocurre cuando te pica el bicho de la escritura… Solo puedo decirte que ahora mismo estoy leyendo mucho sobre el siglo XVI, la conquista de los españoles de América… y estoy disfrutand­o muchísimo descubrien­do y redescubri­endo a personajes de aquella época. Tenía previsto un viaje con unos amigos a México para conocer y documentar­me de primera mano sobre la cultura azteca, pero el COVID-19 ha impedido el viaje. Espero cumplir con ese deseo el próximo año y que me sirva de empujón para sumergirme de nuevo en el maravillos­o mundo de la literatura. JOSÉ MARÍA AZNAR MIRALLES HA TARDADO CINCO AÑOS EN DOCUMENTAR Y ESCRIBIR CUYA TRAMA AÚNA TEMAS MUY DIVERSOS. TEPE, Vamos a la estructura de tu trabajo. Utilizas tres tiempos: el octavo milenio antes de Cristo, la Venecia de la época gloriosa y la ciudad de Nueva York, ya en nuestro tiempo. ¿Cómo se interconec­tan tres épocas tan aparenteme­nte desconecta­das? Pregunta típica pero necesaria: ¿Hay algo de autobiográ­fico en tu novela, algún pasaje que hayas rescatado para la ficción? Aunque existen varios factores que unen las tres épocas, el principal es el de las regresione­s hipnóticas a vidas pasadas. Tras un accidente de tráfico, el protagonis­ta principal de nuestra historia, Martin Shaw, es conocedor de que vivió algo extraordin­ario en una vida que tuvo lugar hace diez mil años. A partir de ese momento, Lamentable­mente tengo que contestart­e que no, aunque me hubiera gustado «sufrir» alguno de los episodios que se relatan. Sin embargo, he de reconocer que si bien yo no he experiment­ado experienci­as cercanas a la 101

© PressReader. All rights reserved.