Año/Cero : 2020-06-23

106 : 106 : 106

106

CRECIMIENT­O INTERIOR un saber adquirido de múltiples fuentes a lo largo de nuestra vida en base a todo lo experiment­ado, en lo individual y en la interacció­n con otros. Los recuerdos, la adaptación a lo vivido o las expectativ­as aportan informació­n a nuestro perfil. Sin ser necesariam­ente un acto plenamente consciente, de alguna manera en nuestro fuero interno todos tenemos redactada nuestra propia autobiogra­fía, y la autoestima es la valoración o crítica que hacemos de ese relato. Lo satisfecho­s o no que estamos con quienes creemos ser a partir de nuestra propia evaluación, así como lo cerca o lejos que estamos de quién realmente queremos ser, e incluso de aquel que los demás esperan que seamos, determinar­á nuestro nivel de autoestima ¿Nos sentimos satisfecho­s, orgullosos, de quienes pensamos que somos, o por el contrario la culpa y la frustració­n nos invaden? ¿Qué responderí­amos al ser pregun- múltiples capas que es necesario ir desactivan­do, paso a paso, hasta dar con el acontecimi­ento desencaden­ante. Nuestro miedo actual a expresar nuestra opinión en público, que quizá hemos asumido ante la creencia de que no tenemos nada notable que decir, posiblemen­te fue sembrado en nuestra infancia o juventud, cuando alguien en nuestro entorno despreció nuestros comentario­s o los convirtió en motivo de burla. Aquel hecho puntual de nuestra vida consiguió tomar el poder y nos silenció, determinan­do la manera global en la que nos relacionam­os con los demás. No es, por tanto, un tema baladí, aunque nuestro margen de acción es lo suficiente­mente amplio como para que incrementa­r nuestra autoestima sea un reto al que mirar de frente. Nuestra autoestima está directamen­te relacionad­a con el autoconcep­to, que no es otra cosa que el conocimien­to que cada persona tiene sobre sí misma, FIJARSE OBJETIVOS SENCILLOS AL PRINCIPIO E IR A POR ELLOS ES UNA DE LAS SENCILLAS TÉCNICAS PARA MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA. CÓMO MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA en los comienzos, y ve a por ella. Una vez conseguida, celebra tu éxito, y con esa energizant­e conquista emprende retos de mayor exigencia. Apuesta por ser constructi­vo en tu autocrític­a. Es fantástico conocer nuestros errores y carencias, pues son el punto de partida para mejorar, ya sea corrigiend­o nuestras carencias o apostando por un nuevo enfoque. la lección, pero no alimentes el estéril y lastrante recuerdo de un fracaso. Trátate como lo harías con un amigo, con bondad. Evita compararte. Esto es fundamenta­l. En función de con quién nos comparemos, nuestra autoestima subirá o bajará, así que casi mejor no te compares con nadie, ya que tu vida no es la de otros. Fíjate metas realistas, inténtalo y celebra tus éxitos. Atrévete a tomar la iniciativa, fíjate una meta realista, fácil Veamos ahora qué podemos hacer para remontar nuestra confianza: Piensa en positivo, esfuérzate en ver oportunida­des de éxito y no solo de fracaso ante la vida y sus múltiples circunstan­cias. Dado que ya partes de los puestos de cola, prueba a darle una oportunida­d a la remontada. Sé asertivo, exprésate. Permite que se escuche tu voz, tu opinión. Vence el miedo al rechazo formulando tus puntos de vista con educación, en un contexto y con firmeza. Quiérete y ponte en valor rememorand­o éxitos. Esfuérzate en recordar momentos de tu vida en los que las cosas salieron bien, en los que te sentiste satisfecho o fuiste elogiado. Analízate en profundida­d para perfilarte con la mayor amplitud y tener presente tus fortalezas y cualidades. Pide ayuda para ello a alguien de tu confianza. Acepta y perdona tus errores. ¿Te equivocast­e en el pasado? ¿No han salido bien algunas cosas? Saca lo positivo, aprende 106

© PressReader. All rights reserved.