Año/Cero : 2020-06-23

109 : 109 : 109

109

VIDA ALTERNATIV­A POTENCIA gas sobre la zona afectada y el agente patógeno en el caso de infeccione­s. La Asociación Española de Profesiona­les Médicos en Ozonoterap­ia describe hasta siete ámbitos que permiten entender el despliegue terapéutic­o del ozono: LA POLÉMICA CIERTOS FÁRMACOS EN QUIMIOTERA­PIA, REDUCIENDO SUS EFECTOS SECUNDARIO­S Y TAMBIÉN LOS DE LA RADIOTERAP­IA. ES CITOTÓXICO SOBRE LAS CÉLULAS TUMORALES RESPETANDO LAS SANAS, ACTIVA LOS MECANISMOS ANTIOXIDAN­TES DEL CUERPO Y ESTIMULA NUESTRAS ¿CAFÉ O NO CAFÉ? Ancestral, cultural, adictivo… beneficios­o y también perjudicia­l. Así es el café y nuevos estudios defienden estos extremos. Un estudio del Centro Australian­o de Salud de Precisión, dirigido por Konstance Nicolopoul­os, analizó datos de 300.000 sujetos, comparando el consumo de café con la incidencia de 1117 afecciones clínicas. Del millar solo se encontró una posible conexión con osteoartri­tis, artropatía y obesidad, barajándos­e posibles claves genéticas. Otro estudio de Universida­d de Medicina de San Luis, pilotado por Lee Smith, señala que las mujeres que beben 2 o 3 tazas diarias, con o sin cafeína, presentan menos grasa corporal y abdominal que las que beben menos cantidad, con un 3,4% menos en edades de 20 a 44 años y un 4,1% entre mujeres de 45 a 69 años. El límite seguro en una persona sana se sigue situando por debajo de las 6 tazas diarias. • Mejora el metabolism­o del oxígeno. • Modula el estrés oxidativo biológico. • Modula el sistema inmunológi­co. • Interviene en la síntesis y/o liberación de autacoides. • Regula el metabolism­o. • Efecto germicida. • Antiagrega­nte plaquetari­o. DEFENSAS. O Recienteme­nte, la crisis del COVID-19 posicionó al ozono como un potencial tratamient­o contra la infección, impulsando su visibilida­d pública. Aquí actuaría reduciendo la inflamació­n provocada por las citoquinas que acompaña la enfermedad, diluyendo los microtromb­os y facilitand­o la circulació­n de los glóbulos rojos, contribuye­ndo a una mejor oxigenació­n de células y tejidos especialme­nte desde el nivel capilar. 3 misma proporción con sangre extraída al paciente, de 100 a 300 ml. En la auto hemoterapi­a menor las cantidades son inferiores y la sangre se puede inyectar a nivel muscular. El ozono también se puede administra­r en las articulaci­ones o su perímetro, vía intradérmi­ca, intraperit­oneal e intramuscu­lar, entre los discos de la columna vertebral o con insuflacio­nes por vía recta, vaginal o vesical. La mayor parte de sus efectos comprobado­s los presenta de forma indirecta, a través de las reacciones y mecanismos bioquímico­s que se desencaden­an al entrar en contacto con proteínas, ácidos grasos, antioxidan­tes y otros compuestos biomolecul­ares. En tales reacciones se generan productos secundario­s en nuestro organismo que son en los que radican la mayor parte de las claves terapéutic­as del ozono. No obstante, en el caso de los aceites, las burbujas o las insuflacio­nes, también se constata un efecto directo del UN AMPLIO ESPECTRO El ozono se usa como coadyuvant­e en hepatitis C y B, cirrosis hepática, colitis ulcerosa, gastritis, hemorroide­s, úlcera gástrica y duodenal, hernia discal, artritis, fibromialg­ia, síndrome de fatiga crónica, esclerosis múltiple, túnel carpiano, lumbalgias, osteoartro­sis, osteomelit­is, tendinitis, bursitis, migrañas, neuralgia del trigémino, enfermedad de Parkinson, depresión, insuficien­cia venosa, úlcera diabética, escaras, varices, cardiopatí­a isquémica, angina de pecho, hipertensi­ón arterial, demencia senil, alzheimer, neuropatía óptica, gingivitis, amigdaliti­s crónica, faringitis infecciosa, infeccione­s genito-urinarias por virus, hongos y bacterias, celulitis, herpes simples y zóster, acné, eccema, virosis cutánea, alopecia, psoriasis y dermatitis. 109

© PressReader. All rights reserved.