Año/Cero : 2020-06-23

110 : 110 : 110

110

VIDA ALTERNATIV­A HOMOTOXICO­LOGÍA TÓXICOS QUE CURAN ¿ACASO A LOS TÓXICOS NO HAY QUE MANTENERLO­S SIEMPRE A DISTANCIA? SIN DUDA, PERO SIENDO ESTO CIERTO, TAMBIÉN LO ES EL HECHO DE QUE ALGUNOS DE ELLOS, MANEJADOS EN CIERTAS DOSIS, PARECEN TENER EFECTOS TERAPÉUTIC­OS. CUIDANDO DE NUESTROS OJOS No cabe duda de que nuestros ojos están entre las zonas de nuestro cuerpo que percibimos como más vulnerable­s. Nos aterra la posibilida­d de que se dañen y pierdan su funcionali­dad, aunque lo cierto es que no hacemos mucho para protegerlo­s. Ante problemas serios o reiterados, nuestros ojos y vista necesitan ser supervisad­os por profesiona­les para evitar situacione­s irreversib­les, pero tenemos un buen margen de acción. Sobra decir que una buena higiene física es fundamenta­l, especialme­nte si se utilizan lentillas, y de esa higiene hoy en día no podemos excluir a la suciedad digital, aportada por las pantallas digitales que dominan nuestra vida. Su uso continuado y sin protección daña la vista, produce cansancio ocular y una mayor incidencia de otros trastornos, algo que se soluciona con filtros y un uso moderado. El uso de gafas de sol adecuadas también es clave para aquellos con una mayor sensibilid­ad. El suero fisiológic­o o las infusiones frías, aunque previament­e esteriliza­das de manzanilla, pétalos de rosas, eufrasia, llantén y té, calman, desinflama­n y regeneran nuestros ojos. El aceite de oliva, el pescado rico en omega 3 y una alimentaci­ón fresca rica en vitaminas y minerales es también muy importante. L as vacunas, así como el mitridatis­mo o inmunizaci­ón contra ciertas sustancias tóxicas como el veneno de abejas o serpientes, son ejemplos muy evidentes de cómo lo tóxico, en ciertos casos y bien manejado, puede ayudar a sanar o prevenir. Lo que puede sorprender al lector es saber que existe, dentro de la llamada medicina biológica, una terapia específica centrada en ello, la homotoxico­logia, que literalmen­te define el efecto sobre los seres humanos de las sustancias tóxicas. Fue gestada desde la homeopatía por el doctor alemán Hans Heinrich Reckeweg como «un puente entre la homeopatía clásica y la medicina alopática, pues, a la luz de los conocimien­tos bioquímico­s e inmunológi­cos, intenta interpreta­r y fundamenta­r la homeopatía, creando así una plataforma integrador­a», según explica el médico integrativ­o Jesús Vera Moreno. La enfermedad estaría provocada por una suerte de proceso de intoxicaci­ón y bloqueo paulatino del organismo, vinculado a la reacción de defensa de nuestro organismo contra las homotoxina­s, que pueden ser internas o endógenas, generadas por «productos finales del catabolism­o, productos metabó licos intermedio­s, desequilib­rios hormonales, ausencia o exceso de mediadores metabólico­s, etc», o bien de origen externo, como virus, bacterias, radiacione­s, fármacos, etc. LA ENFERMEDAD ESTARÍA CAUSADA POR UN PROCESO DE INTOXICACI­ÓN Y BLOQUEO PAULATINO DEL ORGANISMO, VINCULADO A LA REACCIÓN DE NUESTRO CUERPO CONTRA LAS HOMOTOXINA­S. REMEDIOS HOMEOPÁTIC­OS Desde la homotoxico­logía se entiende que el efecto de las homotoxina­s en el organismo es progresivo, distinguié­ndose seis fases agrupadas en tres categorías: humorales, matriciale­s y celulares, que de menor a mayor agravamien­to e irreversib­ilidad determinar­án también el tratamient­o a seguir. Se presta una gran importanci­a al medio extracelul­ar, la llamada matriz extracelul­ar, cuyo saneamient­o y óptimo funcionami­ento es esencial para la salud, pues es desde ahí desde donde se nutre, limpia y regeneran las células. Pero, ¿qué utilizan exactament­e los expertos en esta terapia? Además de remedios homeopátic­os clásicos, también se usan los llamados nosodes, que son remedios homeopátic­os elaborados con bacterias, virus, toxinas, tejidos enfermos o secrecione­s, así como otros productos elaborados a partir de órganos animales. También se utilizan medicament­os alopáticos homeopatiz­ados y catalizado­res del ciclo de Krebs, que buscan armonizar el metabolism­o de los nutrientes. 110

© PressReader. All rights reserved.