Año/Cero : 2020-06-23

27 : 27 : 27

27

EN PORTADA BILL Y MELINDA GATES LA PAREJA DE FILÁNTROPO­S DESTINA UNOS 250 MILLONES DE DÓLARES AL AÑO PARA LA OMS A TRAVÉS DE SU FUNDACIÓN. DE ESTE MODO, BILL Y MELINDA GATES ELIGEN Y LUEGO CONTROLAN ALGUNOS DE LOS PROYECTOS EN LOS QUE TRABAJA LA ORGANIZACI­ÓN EN DIVERSOS PAÍSES DEL MUNDO. esas fundacione­s. Así, cuando leemos en la prensa que tal o cuál organizaci­ón sin ánimo de lucro dona cierta cantidad a la OMS, en realidad no es así, sino que la donación sirve para poner en marcha el plan ideado por esa fundación. En el fondo se trata de una actuación de forma indirecta: la OMS desarrolla un determinad­o plan por cuenta de una fundación, lo cual convierte a esta organizaci­ón internacio­nal en una especie de consultorí­a, apta para operar en cualquier lugar del mundo, pero respondien­do a los intereses de los donantes. La siguiente directora general de la OMS, Margaret Chan, de origen chino, estuvo en el cargo de 2007 hasta 2017. A mitad de su mandato, en 2011, propuso realizar otra reforma de la organizaci­ón, a causa principalm­ente de la difícil situación económica que estaba atravesand­o el mundo en ese momento. Las reformas que se aprobaron estaban dirigidas a lograr una coordinaci­ón más estrecha entre «asociados» y a la creación de nuevas herramient­as para evaluar las actividade­s realizadas. En realidad, tal como mostraron los críticos, las reformas de Chan abrían por completo el financiami­ento privado de la OMS. El último conflicto que involucró a la OMS ocurrió en abril de 2020, cuando el presidente de EE UU, Donald Trump, acusó a la OMS de mala praxis y retiró la financiaci­ón de EE UU a la organizaci­ón. Así que la OMS perdió su mayor aportación pública, dejándola todavía más a merced de la financiaci­ón privada. Con este movimiento, Trump puso en marcha un auténtico proceso de privatizac­ión de la OMS, con una mayor cuota de aportacion­es del sector farmacéuti­co. 27

© PressReader. All rights reserved.