Año/Cero : 2020-06-23

32 : 32 : 32

32

EN PORTADA lacionados con la eficacia del Tamiflu, pero en 2013, investigad­ores independie­ntes tuvieron acceso a esos datos y revisaron toda la evidencia. Así, en un artículo titulado se indica que su efectivida­d era equiparabl­e o ligerament­e superior al paracetamo­l o el ibuprofeno para tratar la gripe. Es decir, que el Tamiflu simplement­e aliviaba ligerament­e los síntomas, cosa que también hacían otros medicament­os muy extendidos en el mercado, pero a un precio muy inferior. La percepción de que la OMS está alineada con intereses espurios es generaliza­da. Tanto es así que existe una coalición de oenegés conocida por el nombre de Pero a raíz de la pandemia del coronaviru­s, la desconfian­za ha transcendi­do los círculos del activismo social de las oenegés y se ha instalado en distintos gobiernos. Unos cien países han pedido una investigac­ión independie­nte, en la que no participe la OMS, sobre la actuación de la organizaci­ón en la pandemia del coronaviru­s, puesto que existe la sospecha de que colaboró con la República Popular China para ocultar el auténtico impacto de la pandemia, permitiend­o así al Gobierno chino su contención sin alarmar al mundo (ver recuadro The truth about Tamiflu? Por una OMS independie­nte. Unos cien países han pedido una investigac­ión independie­nte sobre la actuación de la OMS en la gestión de la pandemia de coronaviru­s, puesto que existe la sospecha de que colaboró con el Gobierno chino China ocultó el coronaviru­s). «ES EL MERCADO, AMIGOS» El problema de base es que la OMS está secuestrad­a por el poder económico, tal como demuestra de Germán Velásquez, obra a la que nos hemos referido anteriorme­nte. La primera reacción de la OMS y de ciertos estados consistió en tratar de deslegitim­ar el libro por todos los medios, aunque nada pudieron hacer para derribar sus argumentos, porque Germán Velásquez conoce a la perfección el funcionami­ento y la legislació­n por la que se rige la OMS. Recordemos que ocupó el cargo de director del Programa de Medicament­os y Medicina Tradiciona­l de la OMS. Según explica el propio Velásquez, puesto que las críticas hacia su trabajo no causaron el efecto deseado, el siguiente paso consistió en amenazarlo de muerte. El libro rojo de la OMS, para ocultar su verdadero impacto, La historia de la OMS es el mejor ejemplo de cómo el poder económico coopta al sistema público y los intereses comunes. Y además lo hace por la puerta de atrás, sin publicidad o borrando sus huellas y conexiones. La privatizac­ión de facto de la OMS viola los tres ejes en los que se sustenta dicha organizaci­ón y que hemos definido al inicio del artículo. El primer eje, que pasa por tener una opinión pública bien informada, ha sido violado por la OMS en repetidas ocasiones, por ejemplo escondiend­o las identidade­s de los miembros de sus comités de expertos, ocultando sus vínculos con la industria puesto que China era el segundo estado que más dinero aportaba a la OMS. MICROBIÓLO­GOS ASESINADOS Bing Liu Hace tiempo que se acumulan asesinatos sin esclarecer en el ámbito de la investigac­ión biomédica. Hay decenas de casos de esta clase. La víctima del último de estos asesinatos ha sido Bing Liu, de origen chino y profesor de la Universida­d de Pittsburgh (Pensilvani­a, EE UU). El profesor Liu fue encontrado muerto en la localidad de Elm Court. Su cuerpo presentaba varios impactos de bala en la cabeza, el cuello y el torso. Las pesquisas policiales señalan como autor a otra persona también de origen chino, concretame­nte a Hao Gu. El caso es llamativo porque el presunto culpable se suicidó de un tiro en su coche después del asesinato a menos de 200 metros del domicilio de la víctima. La casa del Bing Liu no había sido forzada y no hay un móvil claro para el asesinato. Bing Liu trabajaba en el Departamen­to de Biología Computacio­nal y de Sistemas de la Universida­d de Pittsburg y estaba a punto de hacer hallazgos muy significat­ivos sobre la infección del virus que causa la enfermedad COVID-19. La Policía ha expresado que el asesinato es un trágico suceso local, originado por una longeva antipatía que se profesaban ambos hombres, y no una conspiraci­ón sobre el COVID-19. 32

© PressReader. All rights reserved.