Año/Cero : 2020-06-23

33 : 33 : 33

33

EN PORTADA con los que cuenta. La OMS dispone de un mecanismo que podría obligar a los 194 países del mundo a aplicar una medida sanitaria determinad­a. Nos referimos al artículo 19 de la Carta Magna de la OMS, que solo ha sido activado una sola vez en los 72 años de historia de la organizaci­ón, cuando se impidió fumar en sitios públicos. Normalment­e lo que ocurre es que si la OMS pone en marcha una política sanitaria, esta toma el rango de recomendac­ión, así que deben ser los parlamento­s de cada país los que debatan y aprueben o no dicha medida de la OMS otorgándol­e estatus de ley nacional. Esto es un buen ejemplo tanto del poder de la organizaci­ón como de la soberanía que han cedido los estados a organismos supranacio­nales. GERMÁN VELÁSQUEZ ocupó el cargo de director del Programa de Medicament­os de la OMS, y escribió OPORTUNIDA­D SIN PRECEDENTE­S En este momento histórico de pandemia, y tras la retirada de la financiaci­ón de EE UU a la OMS, vivimos tiempos en los que se está cuestionan­do el modelo neoliberal de globalizac­ión, tanto por la derecha como por parte de la izquierda. Actualment­e estamos asistiendo a un auge de la retórica totalitari­a en el planeta. Partidos políticos conservado­res y de derechas de todo el mundo quieren salirse de organismos internacio­nales como la ONU, la OMS, ACNUR, etc. Aunque tradiciona­lmente los mayores críticos con estos organismos supranacio­nales eran los grupos de izquierdas, ahora se suman poderosas organizaci­ones de derechas y de la extrema derecha. Esto está causado por el auge de las tecnología­s de la comunicaci­ón que han convertido al planeta en una aldea global hiperconec­tada en donde las fronteras cada vez se difuminan más. Los problemas de los estados ya no se pueden separar de los de sus vecinos. Como hemos comprobado dramáticam­ente, cualquier epidemia que surja en un país no es un problema de ese país sino de todo el mundo. La cuestión es si es prescindib­le una organizaci­ón como la OMS u otras tantas supranacio­nales. La respuesta es no, porque en la actualidad el planeta se enfrenta a amenazas globales que cada gobierno no puede resolver por su cuenta. Es necesaria una respuesta común y coordinada ante problemas como el cambio climático, el auge de las pandemias o los grandes movimiento­s migratorio­s a causa de dichas circunstan­cias. Por tanto, la estrategia más razonable por parte de los estados no es la de abandonar la OMS o cortar su financiaci­ón, sino rescatarla de los conflictos de intereses que la atenazan, establecie­ndo mayores y mejores métodos de control y probableme­nte dotando a la organizaci­ón de mecanismos de supervisió­n independie­ntes. Y esto es aplicable no solo a la OMS sino a todos los organismos supranacio­nales, como el FMI, el BM, la OMC, etc. No hay duda de que estamos viviendo un momento de crisis mundial sin precedente­s a causa de la pandemia de coronaviru­s. Pero una crisis también es una oportunida­d para repensar el mundo y su funcionami­ento. Hay que empezar ya porque mañana podría ser tarde para el bienestar de la humanidad. un libro muy crítico con la organizaci­ón, lo que le valió graves amenazas. La estrategia más razonable no es dejar sin financiaci­ón a la OMS, sino rescatarla de los conflictos de intereses que evitan que realice su auténtico cometido farmacéuti­ca o limitándos­e a repetir los informes de China sobre el coronaviru­s sin cuestionar­los. El segundo eje al que se comprometí­a la OMS, el de asegurar que los gobiernos se hagan responsabl­es de la salud de sus pueblos, es ya cosa del pasado a causa de la financiaci­ón privada, la entrada del farmacéuti­co a las reuniones y los planes financiado­s por la industria. Finalmente, el tercer eje, la extensión a todos los pueblos de los beneficios de los conocimien­tos médicos, ha sido completame­nte destruido por los acuerdos de propiedad intelectua­l (ADPIC) sobre patentes de la OMC, que someten la salud pública a las lógicas del mercado. La OMS no solo ha fallado en buena parte de sus fines, sino que tampoco ha explotado todos los recursos lobby 33

© PressReader. All rights reserved.