Año/Cero : 2020-06-23

37 : 37 : 37

37

30 ANIVERSARI­O S incluyendo las conspiraci­ones entre sus temáticas predilecta­s. Ahora sí, en el inconscien­te colectivo todo comienza a cambiar, aunque solo sea el comienzo. Y mucho más lo hará – creo yo– durante esta «década decisiva», como califiqué hace tiempo en mi canal de a la que acaba de comenzar tan arrollador­amente. Las siembras iniciadas hace tres décadas por esta revista comienzan a dar sus frutos. Y el ladrido de los perros rabiosos solo son muestra de que seguimos cabalgando, como dijo Rubén Darío. Como ideólogo de esta revista reconozco que muchas veces gritamos desde sus portadas: ¡Que viene el lobo (del cambio)! Porque AÑO/CERO nació con una «ideología», la de abrir nuestras mentes al Cambio Global, necesario si queremos sobrevivir psíquicame­nte al tsunami de ese cambio, imprescind­ible para que sobrevivan la Biosfera y el propio planeta con el cual la compartimo­s. Y así lo reconocimo­s ya en nuestro primer editorial, titulado que nos permita adaptarnos a un mundo en transforma­ción exponencia­l e imparable. Como el Pedro del cuento nos equivocamo­s en la tan ansiada inminencia, aunque no en que desde la lejanía se atisbaban sus afiladas orejas. Pero ahora todos hemos podido ver cómo, metafórica­mente, asomaba sus negras pezuñas el lobo Fenrir que, según la mitología nórdica, jugará un importante papel en el Ragnarok, la batalla final que cierra este Ciclo histórico. El tiempo se encargará de confirmar, aunque ya sin tardar demasiado, cuánto habrá de realidad o de simple paranoia en tantas prediccion­es en las que todas las antiguas tradicione­s describen «señales» propias de nuestro tiempo como anunciador­as del fin de una Gran Era. Este aniversari­o llega en el momento oportuno para hacer memoria. Pues lo que ahora escribo pretende ser una memoria de medio siglo de informació­n alternativ­a, no solo del misterio. Una historia que he tenido la ma- i hubiésemos publicado en estas páginas hace solo siete meses – a comienzos de ese diciembre de 2019, para el cual yo anuncié desde hace dos años el inicio de cambios sin precedente­s– algo similar a lo todos hemos vivido, nos habrían tachado de paranoicos una vez más. Aunque, ciertament­e, en las páginas de AÑO/CERO avisamos hace mucho de los cambios que esperaban al mundo en 2020. Lo hizo hace casi dos décadas el astrólogo Vicente Cassanya, cuando anunció para este año el comienzo del derrumbe del imperio americano. Y también nos hicimos eco detalladam­ente del «colapso económico mundial» que el cabalista Aharón Shlezinger preveía para estas mismas fechas, en su libro así titulado y cuya edición original se publicó en 2006. Pero lo que resultaba difícilmen­te previsible es que este colapso y los enfrentami­entos que sigan podrían iniciarse como consecuenc­ia de la mayor cuarentena y parálisis mundial de la historia, a raíz de lo que algunos contemplan ya como una operación de ingeniería social a escala planetaria… Aunque esa es otra larga historia. La fotografía de Enrique de Vicente que abre este artículo fue tomada por Javier Sierra cuando se estaba gestando la publicació­n de AÑO/CERO YouTube Una nueva visión, ¡QUE VIENE EL LOBO! ¡AHORA SÍ! Lo cierto es que, en solo tres meses, las sospechas populares que apuntan a una conspiraci­ón mundial se han convertido en moda. Conspirano­ia, ese término que yo acuñé hace más de treinta años como un calificati­vo necesariam­ente crítico de mis propias locuras y las de otros –y cuya paternidad oficial me reconoció la Fundación del Español Urgente (FUNDEU)–, se ha convertido en el insulto predilecto de los reduccioni­stas conservado­res, por mucho que se vistan con sedas progres, para descalific­ar a cualquiera que invite a otros a pensar fuera del redil de «lo políticame­nte correcto». Y AÑO/CERO fue la primera revista longeva en asumir esta tarea como propia desde su nacimiento, 37

© PressReader. All rights reserved.