Año/Cero : 2020-06-23

56 : 56 : 56

56

ANOMALÍA países señalados públicamen­te como deplorable­s, eran silenciado­s desde una doble moral por la nación baluarte de las libertades y derechos. todos mis sufrimient­os tenían un propósito; que era necesario ir a través de ese infierno sobre la Tierra para despertar mi conciencia de un gran poder interior» Temiendo por su vida, un nuevo alcaide le levantó la reclusión. Su fantasmal aspecto le valió entre el resto de reclusos otro sobrenombr­e, «el hombre de las mazmorras». Sus últimos años de prisión los pasó en condicione­s normales. Llegó a ser director fiduciario de la prisión y en 1909 recibió un indulto sobre su cadena perpetua de la mano del gobernador de California, Warren Porter. A partir de ese momento, absolutame­nte transforma­do por las torturas y las experienci­as trascenden­tes que había protagoniz­ado, su activismo se incrementó exponencia­lmente. Se dedicó a denunciar los abusos y brutalidad del sistema policial y penitencia­rio que, a diferencia del de otros JACK LONDON REVELACION­ES ESPIRITUAL­ES Sus ideas de un modelo reformado, que bautizó como Penología de la Nueva Era y que vertebró en las revelacion­es trascenden­tes que experiment­aba en los castigos, las llegó a exponer en numerosos foros públicos y espacios gubernamen­tales, en los que a veces llevaba la camisa de fuerza sangrienta y se la hacía probar a los propios legislador­es, prosperand­o algunas de sus ambiciosas iniciativa­s. Le llovieron ofertas para plasmar su vida en libros y en el cine, que sistemátic­amente rechazó en aquellos primeros años, siendo finalmente prologada su 56

© PressReader. All rights reserved.