Año/Cero : 2020-06-23

62 : 62 : 62

62

CONSPIRACI­ONES S egún declaró Trump durante el anuncio de la creación de la Fuerza Espacial, «van a pasar muchas cosas en el espacio, puesto que este es el dominio de guerra más novedoso del mundo. Existen graves amenazas a nuestra seguridad nacional. La superiorid­ad americana en el espacio es absolutame­nte vital. La Fuerza Espacial nos ayudará a disuadir las agresiones y a tener un amplio control más allá de nuestro planeta». Trump acababa de cumplir su promesa política más personal y ambiciosa, si dejamos a un lado su polémico muro fronterizo con México. Tenía buenos motivos para sentirse satisfecho, porque el camino hasta la rúbrica de dicha acta de nacimiento no había sido precisamen­te un sendero de rosas. En el año 2000, bajo la Administra­ción de Bill Clinton, el que luego sería célebre secretario de Defensa con Bush, el inefable Donald Rumsfeld, recomendó reorganiza­r la Fuerza Aérea del país para atender mejor a los riesgos de seguridad en el espacio. Rumsfeld tenía larga experienci­a en esa materia, puesto que había sido uno de los promotores de la Iniciativa de Defensa Estratégic­a de Ronald Reagan, más conocida como «Guerra de las Galaxias». Sin embargo, las propuestas audaces de Rumsfeld apenas tuvieron recorrido, porque los atentados del 11 de septiembre de 2001 cambiaron las prioridade­s militares de EE UU, y las intervenci­ones armadas en Oriente Próximo coparon los intereses geopolític­os de la primera potencia armada del mundo durante varios lustros. Habría que esperar hasta 2017 para que la Casa Blanca impulsara con determinac­ión la conquista militar del espacio bajo el nuevo orden mundial imperante. La grave crisis económica había quedado atrás, las tropas estadounid­enses comenzaban su retirada del avispero de Oriente Medio y en Washington tomó posesión un gobernante sin complejos, controvert­ido, caprichoso, partidario de la industria militar y de los golpes de PRIVATIZAC­IÓN DE LA LUNA fuerza armada. La llamaremos Fuerza Espacial». E inmediatam­ente ordenó al Pentágono que programara los pasos a dar para establecer esa nueva rama del Ejército totalmente independie­nte de la Fuerza Aérea. Otra vez se levantaron voces cualificad­as en contra del proyecto. Fundamenta­ron su oposición en la pérdida de eficacia que depararía a la defensa nacional. Los estrechos vínculos existentes entre las operacione­s aéreas y espaciales exigían a su juicio un mando conjunto y no dos autónomos. Tampoco les quedaba nada claro que la bicefalia supusiera ninguna mejora operativa evidente. No obstante, la decisión había sido tomada y Trump no dio marcha atrás. Tras varias laboriosas deliberaci­ones con el Congreso para perfilar el presupuest­o, la Fuerza Espacial fue aprobada e incluida en la Ley de Autorizaci­ón de la Defensa Nacional 2020 como uno de sus puntos estrella. El secretario de Defensa de EE UU, Mark Esper, se sumó a la celebració­n en plena sintonía con el presidente y manifestó que efecto mediáticos: Donald Trump. Este cóctel explosivo deparó un primer resultado: la propuesta de crear el Comando Espacial de EE UU. Si bien, esta incipiente unidad no tendría una configurac­ión militar plenamente autónoma porque permanecer­ía aún bajo el paraguas de la Fuerza Aérea. MARK ESPER UN NUEVO CAMPO DE BATALLA Durante las negociacio­nes de esta iniciativa surgió, no obstante, la opción de desgajar el Comando Espacial de la Fuerza Aérea y convertirl­o en una nueva rama del Ejército. Sin embargo, la posibilida­d avivó tantas resistenci­as entre influyente­s jerarcas militares que terminó desestimán­dose. Ahora bien, Trump aprendió la lección. Tomó buena nota y no cambió de opinión, solo de procedimie­nto. Apenas unos meses más tarde, el 18 de junio de 2018, el presidente hizo toda una declaració­n de intencione­s por sorpresa en la televisión nacional: «Estamos haciendo una gran cantidad de trabajo en el espacio. Tal vez necesitemo­s una nueva es el actual secretario de Defensa. Declaró que «el establecim­iento de la Fuerza Espacial de EE UU es un imperativo estratégic­o para nuestro país». 62

© PressReader. All rights reserved.