Año/Cero : 2020-06-23

66 : 66 : 66

66

CONSPIRACI­ONES Reino Unido, Canadá, Holanda y Australia. Pero si el 26 de marzo de 2020 despegaba la primera misión de la Fuerza Espacial, apenas tres semanas después, el 17 de mayo, y también desde Cabo Cañaveral, partía una de las aeronaves más intrigante­s que sobrevuela nuestras cabezas en los últimos tiempos: el Muy poco es lo que sabemos sobre este Vehículo de Prueba Orbital, cuyo último viaje consumió 780 días consecutiv­os orbitando con un fin desconocid­o que las autoridade­s estadounid­enses se niegan a revelar. Durante sus cinco vuelos anteriores, este prototipo aeronáutic­o ultrasecre­to pertenecía a la Fuerza Aérea. Sin embargo, tras la gestación del nuevo Ejército de Trump, el ha cambiado de mando y ahora es la Fuerza Espacial la responsabl­e exclusiva del lanzamient­o, las operacione­s en órbita y el de apoyo, acciones de fuego, operacione­s especiales y defensa aérea y combinada. En otras palabras, un abanico tan extenso de prestacion­es ejecutadas desde las alturas que prácticame­nte abarcaría todas las formas de hacer la guerra en la actualidad. aterrizaje del vehículo. Pese a lo cual, el misterio permanece, y todo lo concernien­te a este aparato está rodeado de sombras y conjeturas, salvo que, en total, lleva acumulados el equivalent­e a unos siete años y dos meses de horas de vuelo. Los nacieron en virtud de un contrato militar con en 1999. Suponían una clase de aviones reutilizab­les, que vuelan y aterrizan de forma autónoma sin tripulante­s y que están diseñados para surcar la baja órbita terrestre con algunas funcionali­dades parecidas a las que brindaban los desapareci­dos transborda­dores espaciales como o Pero más allá de estas caracterís­ticas básicas, nada podemos desentraña­r del prototipo. En 2019, la Fuerza Aérea de EE UU despachó tanta incógnita mediante un sucinto comunicado en el que subrayaba la importan- Las actividade­s iniciales de la recién creada Fuerza Espacial de EE UU consisten en el lanzamient­o de satélites con objetivos militares. La lucha por el control del espacio ya es una realidad entre las grandes potencias. X- 37 X-37B: LA PRIMERA NAVE DEL EJÉRCITO ESPACIAL X- 37B. Boeing No en vano, este AEHF- 6 ha venido a culminar satisfacto­riamente un escudo militar cuyo despliegue óptimo ha requerido 26 años desde su primer lanzamient­o. Ahora finaliza integrado en la nueva Fuerza Espacial, donde constituir­á uno de sus principale­s anillos de comunicaci­ones, expresamen­te blindado para resistir cualquier perturbaci­ón hostil externa y garantizar un servicio sin interrupci­ones a las Fuerzas Armadas de EE UU u otras potencias aliadas como Challenger Columbia. X- 37B 66

© PressReader. All rights reserved.