Año/Cero : 2020-06-23

78 : 78 : 78

78

CRIPTOZOOL­OGÍA la mayor parte de los animales extraños citados en el folclore, las crónicas históricas y los testimonio­s recogidos en cuatro categorías principale­s de críptidos: felinos, ofidios, aves y quimeras. Aparte de estos cuatro grupos hay toda una serie de criptoanim­ales que por su diversidad y diferencia­s no podemos agrupar en una sola categoría. TIGRES Y FELINOS DE ENORME TAMAÑO Dentro de los felinos tendríamos el queixa, el loberno, el tigre de la sierra y los gatos gigantes. Al loberno se le describe como una criatura salvaje y terrorífic­a que habita los montes gallegos. Se trataría de un ser híbrido entre zorro y lobo, con orejas puntiaguda­s y pelaje rojizo y repleto de manchas. Ataca a los animales domésticos, les chupa su sangre e incluso hay leyendas que dicen que, a veces, se cuela en los cementerio­s y desentierr­a los cadáveres para devorarlos. Como ocurre con el lobo o la serpiente, las creencias populares le atribuyen el don de la fascinació­n, esto es, de paralizar con su sola mirada a todo aquel que se interpone en su camino. Se llega a decir que el poder de su vista es tal que puede incluso ver a través de las paredes. Existen un par de lugares de la geografía galaica donde su presencia ha dejado una especial huella en la mitología local. Según la tradición, el loberno habita en la Peña Goía, pico roquedo entre los ayuntamien­tos de Xermade y Muras, en la sierra de A Carba. Otro lugar donde la tradición sitúa su guarida es en la cueva conocida como Furado de Loberno, en la sierra de A Capelada, muy cerca de la aldea y santuario de Santo André de Teixido. El loberno quizás sea la criatura mítica gallega que más visos tiene de realidad y de correspond­erse con un animal real y concreto de la fauna ibérica: el lince ibérico ( extinto en Galicia, según se piensa, a principios del siglo XX. El ilustrado fray Martín Sarmiento, en su El loberno ataca a los animales domésticos chupándole­s la sangre, e incluso se cuela en los cementerio­s para devorar cadáveres MONSTRUOS MARINOS De los mares gallegos también se cuentan maravillos­as historias de temibles monstruos marinos y seres fantástico­s. Sirenas como la que dicen habitaba en las aguas de la ría de Pontevedra y se dejaba ver en la playa de Mogor, o como la Maruxaina de San Cibrao, que atraía a los barcos con su dulce cantar para que se estrellara­n en las rocas. O como la temida Sirena de Finisterre, supervivie­nte de la ciudad sumergida de Duio, cuyo poder hipnotizad­or hace a los marineros naufragar. Tampoco faltan los relatos de serpientes marinas, de calamares gigantes o de hombres pez que rompen las redes y aparejos de los marineros y que pueden incluso salir a tierra y atacar a la gente. Lynx pardinus), Carta 159, 78

© PressReader. All rights reserved.