Seis gran­des nom­bres del li­de­raz­go fe­me­nino que son un ejem­plo a se­guir.

Es­tas seis mu­je­res ocu­pan pues­tos de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad en las com­pa­ñías más pun­te­ras. Son los gran­des nom­bres del li­de­raz­go fe­me­nino, re­fe­ren­tes del mar­co em­pre­sa­rial de nues­tro país. Ellas dan fe de que va­mos por (muy) buen ca­mino.

AR - - SUMARIO -

Las em­pre­sas con ma­yor nú­me­ro de mu­je­res en pues­tos de li­de­raz­go son más ren­ta­bles. Es­ta es una de las con­clu­sio­nes que se des­pren­den del es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 por Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics (PIIE) en co­la­bo­ra­ción con Ernst & Young (EY), has­ta la fe­cha el in­for­me más ri­gu­ro­so so­bre di­ver­si­dad de gé­ne­ro en la em­pre­sa y ren­ta­bi­li­dad. Pa­ra ela­bo­rar­lo, se ana­li­za­ron los re­sul­ta­dos de más de 21.000 em­pre­sas de to­do el mun­do. Pe­ro ¿real­men­te se es­tán te­nien­do en cuen­ta es­tos da­tos en la prác­ti­ca? Si nos fi­ja­mos en los nue­vos sec­to­res en nues­tro país (co­mo el tec­no­ló­gi­co y di­gi­tal) pa­re­ce que hay una cla­ra apues­ta de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías por con­tar con mu­je­res pa­ra sus di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les y pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad: Goo­gle, Fa­ce­book, Ama­zon, eBay y más re­cien­te­men­te Twit­ter (con el nom­bra­mien­to de Nat­ha­lie Pic­quot). ¿Es ca­sua­li­dad o po­de­mos ha­blar de una ten­den­cia real? ¿En qué pun­to es­ta­mos en lo que se re­fie­re a igual­dad y di­ver­si­dad de gé­ne­ro en pues­tos di­rec­ti­vos? ¿Po­de­mos ha­blar de pau­tas con­cre­tas o de un es­ti­lo de di­rec­ción más pu­ra­men­te fe­me­nino? Pa­ra ave­ri­guar­lo, he­mos que­ri­do co­no­cer la ex­pe­rien­cia de seis gran­des mu­je­res, seis lí­de­res al fren­te de las di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les en Es­pa­ña y de los pues­tos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en las em­pre­sas pa­ra las que tra­ba­jan.

SU­SA­NA VO­CES

eBay “ES UN OR­GU­LLO QUE S TEC­NO­LÓ­GI­CAS APUESTEN POR EL TA­LEN­TO FE­ME­NINO Y

IGUAL­DAD DE OPOR­TU­NI­DA­DES”

Su nom­bre sue­le apa­re­cer en los ran­kings de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de nues­tro país, y re­co­no­ce sen­tir­se ha­la­ga­da: “To­do ello es una for­ma de de­cir­te a ti mis­ma que han me­re­ci­do la pe­na el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción. Aun­que creo que ca­da vez es­tá más cer­ca el día en que no se ela­bo­ren lis­tas de las mu­je­res más in­flu­yen­tes, sino so­lo ‘lis­tas de in­flu­yen­tes’”. Des­de ha­ce al­go más de dos años, Su­sa­na Vo­ces (Ma­drid, 43 años) ocu­pa la di­rec­ción general en Es­pa­ña e Ita­lia de uno de los más gran­des por­ta­les de co­mer­cio elec­tró­ni­co a ni­vel mun­dial: eBay. To­do un re­to que le es­tá brin­dan­do gran­des ale­grías a ni­vel pro­fe­sio­nal, y un éxi­to que no en­tien­de sin el apo­yo in­con­di­cio­nal de su fa­mi­lia: “Me en­can­ta mi tra­ba­jo, pe­ro es­to no se en­ten­de­ría sin un ade­cua­do equi­li­brio con mi vida per­so­nal. Mi fa­mi­lia es mi gran fuer­za, no so­lo por el afec­to y el apo­yo que re­ci­bo de ellos, sino tam­bién por­que per­ci­bo que en­tien­den y com­par­ten mi en­tu­sias­mo”.

Se de­fi­ne co­mo una per­so­na muy ac­ti­va, di­rec­ta, per­se­ve­ran­te, trans­pa­ren­te, exi­gen­te y muy prác­ti­ca. “Me gus­ta ha­cer que las co­sas ocu­rran. Y me gus­ta ga­nar, so­bre to­do cuan­do la vic­to­ria es del equi­po y fru­to de un tra­ba­jo bien pla­ni­fi­ca­do”. Su­sa­na re­co­no­ce sen­tir­se afor­tu­na­da por per­te­ne­cer a uno de los sec­to­res que más apues­tan por el li­de­raz­go fe­me­nino, pe­ro es cons­cien­te de que que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer: “Sin du­da es un mo­ti­vo de or­gu­llo que las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas apuesten por el ta­len­to fe­me­nino y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Pe­ro creo que no so­lo es un te­ma de vi­si­bi­li­dad. La so­cie­dad tie­ne que ana­li­zar la si­tua­ción, bus­car so­lu­cio­nes y em­pe­zar a cam­biar las co­sas em­pe­zan­do por la ba­se. Por ejem­plo, fo­men­tan­do las as­pi­ra­cio­nes em­pren­de­do­ras en­tre las jó­ve­nes”.

FUEN­CIS­LA CLE­MA­RES

Goo­gle

“S MU­JE­RES TE­NE­MOS UN ES­TI­LO DE DI­REC­CIÓN DIS­TIN­TO, ME­NOS IM­PO­SI­TI­VO,

PE­RO IGUAL DE EFEC­TI­VO”

Nun­ca ima­gi­nó que en­fo­ca­ría su ca­rre­ra ha­cia el en­torno di­gi­tal, pe­ro cuan­do lle­gó el mo­men­to fue cons­cien­te de que era una ofer­ta que no po­día re­cha­zar: “Me pi­lló to­tal­men­te por sor­pre­sa, pe­ro cuan­do se te acer­ca una com­pa­ñía co­mo Goo­gle y te pa­ras un mi­nu­to a pen­sar en lo que te ofre­ce pro­fe­sio­nal­men­te, en el im­pac­to tan bru­tal que tie­ne en el mun­do, pien­sas: ‘Es­te tren no lo pue­do de­jar pa­sar’. Y yo me su­bí a él”.

A sus 43 años, Fuen­cis­la Cle­ma­res (di­rec­to­ra general de Goo­gle en Es­pa­ña y Por­tu­gal) con­fie­sa que se en­cuen­tra “en un mo­men­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal muy dul­ce, del que es­tá dis­fru­tan­do al má­xi­mo”. Se sien­te sa­tis­fe­cha y fe­liz de lo con­se­gui­do has­ta el mo­men­to, y no cree que la cre­cien­te ten­den­cia en es­te sec­tor de con­tar con una mu­jer al fren­te de sus pues­tos di­rec­ti­vos sea fru­to de la ca­sua­li­dad: “Cuan­do lo ana­li­zo, lle­go a la con­clu­sión de que son com­pa­ñías que, ca­si en su to­ta­li­dad, tie­nen sus se­des en EE.UU., don­de hay una apues­ta cla­ra por la di­ver­si­dad, en­ten­di­da co­mo un pi­lar fun­da­men­tal de di­fe­ren­cia­ción es­tra­té­gi­ca de la em­pre­sa”.

Una vez al­can­za­da una di­rec­ción, ¿se pue­de ha­blar de di­fe­ren­tes es­ti­los de li­de­raz­go en­tre hom­bres y mu­je­res? Fuen­cis­la Cle­ma­res cree que sí: “Es di­fí­cil ge­ne­ra­li­zar, pe­ro mi ex­pe­rien­cia me di­ce que so­le­mos te­ner un es­ti­lo dis­tin­to al de los hom­bres, y que pue­de ser igual de efec­ti­vo o más, de­pen­de de en qué en­torno te mue­vas. Las mu­je­res ten­de­mos a un es­ti­lo de di­rec­ción más in­clu­si­vo. Po­de­mos tar­dar más en to­mar de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes, nos gus­ta po­ner­las en co­mún

y que ha­ya con­sen­so. Y eso ha­ce que sean me­jo­res de­ci­sio­nes, más fá­ci­les de im­ple­men­tar, por­que has in­ver­ti­do más tiem­po en que la gen­te las com­pre”.

KO­RO CAS­TE­LLANO

Kind­le “S QUE OCU­PA­MOS ES­TOS PUES­TOS NO ES­TA­MOS AQUÍ POR SER MU­JE­RES,

NO FUNCIONAMOS POR CUO­TAS”

La ac­tual di­rec­to­ra de Kind­le Spain (Ama­zon) guar­da mu­chos y muy bue­nos re­cuer­dos de su eta­pa co­mo pe­rio­dis­ta: “Co­mo la pri­me­ra vez que cu­brí un ro­da­je pa­ra Fo­to­gra­mas, de una pe­lí­cu­la de Fer­nan­do Co­lo­mo, y des­de en­ton­ces nos hi­ci­mos gran­des ami­gos”. Pe­ro re­co­no­ce que, hoy por hoy, Ama­zon es su me­jor op­ción pro­fe­sio­nal, “una eta­pa apa­sio­nan­te con la que tam­bién es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo”.

Ko­ro Cas­te­llano (54 años, Ma­drid) afir­ma no ha­ber en­con­tra­do gran­des obs­tácu­los en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal por ser mu­jer, aun­que sí co­no­ce mu­chos ca­sos en los que ha exis­ti­do esa dis­cri­mi­na­ción ne­ga­ti­va, y los da­tos es­tán ahí: “Ha­ce po­co leía en un ar­tícu­lo que, en 2017, se ha­bían cum­pli­do 40 años de la ex­pre­sión ‘te­cho de cris­tal’. Ha­ce 40 años que una psi­có­lo­ga ex­per­ta en re­cur­sos hu­ma­nos, du­ran­te una con­fe­ren­cia, uti­li­zó es­te tér­mino por pri­me­ra vez. ¡Y es in­creí­ble que aún lo si­ga­mos usan­do!”.

Co­mo su co­le­ga Fuen­cis­la Cle­ma­res, Ko­ro Cas­te­llano tam­po­co cree que la ten­den­cia en las tec­no­ló­gi­cas de con­tar con mu­je­res pa­ra sus pues­tos di­rec­ti­vos ten­ga que ver con la ca­sua­li­dad: “Las mu­je­res que ocu­pa­mos es­tos pues­tos no es­ta­mos aquí por ser mu­je­res, no funcionamos por cuo­tas. Es­ta­mos aquí por­que nos lo me­re­ce­mos, igual que los hom­bres. No nos es­tán ha­cien­do un fa­vor por es­tar: ten­dría que ha­ber mu­chas más. Pe­ro hay mu­chas mu­je­res a las que o bien no se les ha da­do la opor­tu­ni­dad o no se las ha acom­pa­ña­do des­pués de sus ma­ter­ni­da­des”, ase­gu­ra.

ANA PLA­ZA

CEOE “EL RE­TO REAL ES TRAER IGUAL­DAD DE GÉ­NE­RO A PAR­TE AL­TA DE PI­RÁ­MI­DE

DE DE­CI­SIÓN”

Es­ta­ba dis­fru­tan­do de un año sa­bá­ti­co (y ne­go­cian­do una po­si­ble ofer­ta de tra­ba­jo) cuan­do CEOE se cru­zó en su ca­mino: “No lo te­nía pa­ra na­da en mi ra­dar. Fue de es­tas ca­sua­li­da­des de la vida que creo que pa­san por­que tie­nen que pa­sar”, ase­gu­ra Ana Pla­za, se­cre­ta­ria general de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les (CEOE). Tras desa­rro­llar su ca­rre­ra co­mo CFO (di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra) en em­pre­sas co­mo Aben­goa, Tel­vent y Mi­cro­soft, en 2012 se in­cor­po­ró a la con­fe­de­ra­ción co­mo di­rec­to­ra ge­ren­te, pa­ra ocu­par la se­cre­ta­ría general tres años más tar­de: “En aquel mo­men­to, acep­tar la se­cre­ta­ría fue to­do un re­to pa­ra mí. Ha­bía una gran ne­ce­si­dad de cam­biar y re­es­truc­tu­rar la or­ga­ni­za­ción. Y to­do ello, ade­más, en un mo­men­to en que en Es­pa­ña es­tá­ba­mos en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca. No era fá­cil, pe­ro me pa­re­ció que era la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go tam­bién por la so­cie­dad en un mo­men­to muy com­pli­ca­do. Era mi for­ma de apor­tar mi gra­ni­to de are­na”, ase­gu­ra Ana Pla­za.

Y su nom­bra­mien­to su­pu­so el pri­mer cam­bio pa­ra la con­fe­de­ra­ción: se con­ver­tía así en la pri­me­ra mu­jer en ocu­par la se­cre­ta­ría general en la his­to­ria de CEOE. Pre­ci­sa­men­te, la igual­dad y la pro­mo­ción de la mu­jer en pues­tos di­rec­ti­vos son dos de los fo­cos en los que la con­fe­de­ra­ción ha pues­to un es­pe­cial én­fa­sis du­ran­te los úl­ti­mos años, den­tro del mar­co del pro­gra­ma Promociona (ya en su quin­ta edi­ción), des­ti­na­do a pro­mo­ver la pre­sen­cia de mu­je­res en los co­mi­tés de di­rec­ción de las em­pre­sas co­mo pa­so pre­vio a los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción: “Po­de­mos pen­sar que al­gu­nos sec­to­res son más igua­li­ta­rios que otros por te­ner más por­cen­ta­je de mu­je­res en­tre sus tra­ba­ja­do­res. Pe­ro real­men­te no es así si es­tas no es­tán en los pues­tos di­rec­ti­vos, en la to­ma de de­ci­sión. Y es­te es el re­to real: traer la igual­dad de gé­ne­ro a la par­te al­ta de la pi­rá­mi­de de de­ci­sión de las em­pre­sas”, afir­ma Ana Pla­za.

GE­MA AZ­NAR

Mary Kay

“MU­JER DI­REC­TI­VA HA­CE QUE LOS EQUI­POS SEAN MÁS COOPE­RA­TI­VOS Y ES ME­NOS JE­RÁR­QUI­CA QUE EL HOM­BRE”

La di­rec­to­ra de general de Mary Kay Es­pa­ña ase­gu­ra que su ma­yor éxi­to pro­fe­sio­nal es sen­tir­se apa­sio­na­da ca­da día con lo que ha­ce. Li­cen­cia­da en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, y con un Ad­van­ced Ma­na­ge­ment Pro­gram en ESA­DE, Ge­ma Az­nar ha de­di­ca­do gran par­te de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal al mun­do de la ban­ca, sin sos­pe­char que ter­mi­na­ría en un sec­tor que (aun­que co­no­cía más bien po­co), siem­pre le ha­bía atraí­do de for­ma es­pe­cial: el mun­do de la be­lle­za. “Fue un re­to apa­sio­nan­te el po­der tra­ba­jar en una com­pa­ñía que me per­mi­te ayu­dar a que otras mu­je­res al­can­cen sus sue­ños pro­fe­sio­na­les”.

Ge­ma se de­fi­ne co­mo una mu­jer de­ter­mi­na­da, es­tra­té­gi­ca y re­so­lu­ti­va en su fa­ce­ta pro­fe­sio­nal y re­co­no­ce ser par­te de una nue­va ge­ne­ra­ción de di­rec­ti­vas que no sien­ten ha­ber re­nun­cia­do a na­da por al­can­zar sus me­tas pro­fe­sio­na­les, sino que han es­co­gi­do li­bre­men­te y apos­ta­do por aque­llo que que­rían

Mª DO­LO­RES DAN­CAU­SA

Ban­kin­ter “DE­BE­MOS PAR­TI­CI­PAR EN LOS ÓR­GA­NOS DE DE­CI­SIÓN DE S EM­PRE­SAS AL MIS­MO NI­VEL QUE LOS HOM­BRES, PE­RO POR NUESTRA PRO­PIA VA­LÍA”

con­se­guir: “Me sien­to to­tal­men­te rea­li­za­da co­mo mu­jer, co­mo pro­fe­sio­nal y co­mo ma­dre. La cla­ve es­tá en ha­cer lo que te gus­ta, en ser muy or­ga­ni­za­da y en te­ner un buen equi­po, en el tra­ba­jo y en ca­sa”.

Y aun­que per­te­ne­ce a un sec­tor ma­yo­ri­ta­ria­men­te di­ri­gi­do por mu­je­res, es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de se­guir fo­men­tan­do el ta­len­to fe­me­nino y la igual­dad en lo re­fe­ren­te a pues­tos di­rec­ti­vos, por­que “bas­ta con ver el nú­me­ro de mu­je­res que di­ri­gen com­pa­ñías o que es­tán en con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción (so­lo el 16 %). Creo que la mu­jer in­tro­du­ce di­fe­ren­tes com­por­ta­mien­tos y es­ti­los de li­de­raz­go que es­tán más orien­ta­dos a la ges­tión de per­so­nas. Ha­ce que los equi­pos sean más coope­ra­ti­vos y es me­nos je­rár­qui­ca que el hom­bre”.

Se sa­be afor­tu­na­da por es­tar de­di­can­do su vida pro­fe­sio­nal a una ac­ti­vi­dad con la que se sien­te rea­li­za­da y de la que real­men­te dis­fru­ta. Cree que te­ner suer­te es im­por­tan­te, pe­ro (co­mo le ocu­rría a Pi­cas­so con la ins­pi­ra­ción) pre­fie­re que la en­cuen­tre tra­ba­jan­do, es­for­zán­do­se ca­da día por lle­gar a nue­vas me­tas.

Mª Do­lo­res Dan­cau­sa (58 años, Bur­gos) lle­va des­de 2010 al fren­te de Ban­kin­ter co­mo con­se­je­ra de­le­ga­da. To­da una res­pon­sa­bi­li­dad que afron­tó des­de el pri­mer mo­men­to con ilu­sión, aun­que era cons­cien­te de que su­po­nía el fi­nal de una eta­pa es­pe­cial­men­te sa­tis­fac­to­ria en su vida: “Era un re­to de gran­des pro­por­cio­nes”, re­co­no­ce: “Sig­ni­fi­ca­ba de­jar atrás una épo­ca de mi vida y de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que ha­bía si­do muy gra­ti­fi­can­te, pe­ro su­po­nía un pa­so enor­me en mi ca­rre­ra que me lle­na­ba de or­gu­llo. Nun­ca he te­ni­do mie­do de afron­tar ese ti­po de re­tos. Siem­pre he sa­bi­do apro­ve­char las bue­nas opor­tu­ni­da­des que me ha de­pa­ra­do la vida”.

Ban­kin­ker, San­tan­der, ING… Al igual que ocu­rre en las em­pre­sas di­gi­ta­les, las gran­des en­ti­da­des ban­ca­rias tam­bién em­pie­zan a apos­tar por un ma­yor nú­me­ro de mu­je­res al fren­te de sus pues­tos de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad: “Es cier­to que el sec­tor de la ban­ca ha es­ta­do ocu­pa­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por hom­bres, so­bre to­do en los ni­ve­les más al­tos”, re­co­no­ce Dan­cau­sa: “Pe­ro eso es al­go que es­tá em­pe­zan­do a cam­biar. Creo que las mu­je­res de­be­mos par­ti­ci­par en los ór­ga­nos de de­ci­sión de las em­pre­sas o de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas al mis­mo ni­vel que los hom­bres, pe­ro por nuestra pro­pia va­lía, no por im­po­si­cio­nes que lle­guen des­de fue­ra”.

SU­SA­NA VO­CES Cha­que­ta de Mos­chino. Va­que­ros de Pe­pe Jeans. Za­pa­tos de Mas­ca­ró. Di­rec­to­ra general de eBay Es­pa­ña e Ita­lia

MA­RÍA DO­LO­RES DAN­CAU­SA Con­se­je­ra de­le­ga­da de Ban­kin­ter Tra­je de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía. Jer­sey de Za­ra. Pen­dien­tes de Uter­qüe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.