La ar­tis­ta que vi­ve en un psi­quiá­tri­co.

Con­fie­sa que cuan­do era pe­que­ña su ma­dre la tra­tó tan mal que hoy se­ría en­car­ce­la­da por ello. Aho­ra to­do el mun­do se rin­de an­te el he­chi­zo de los es­pa­cios in­fi­ni­tos y los lunares de es­ta pin­to­ra y es­cul­to­ra ja­po­ne­sa.

AR - - SUMARIO - Por PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Na­ció en Mat­su­mo­to (Ja­pón) en 1929 y du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­da su vida no ha de­ja­do de pin­tar lunares, a tra­vés de los que tra­ta de es­ca­par de sus mie­dos, se­gún con­fie­sa. Su in­fan­cia fue es­pe­cial­men­te du­ra: a la ex­pe­rien­cia de su re­clu­ta­mien­to con

13 años pa­ra co­ser pa­ra­caí­das du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, al­go que la mar­ca­ría de por vida y que la con­vir­tió en una ac­ti­vis­ta a fa­vor de la paz, hay que su­mar­le el su­fri­mien­to cau­sa­do por su en­fer­me­dad men­tal. Ya por aquel en­ton­ces pa­de­cía de alu­ci­na­cio­nes de­bi­do a lo que lla­man un ‘pro­ce­so de des­per­so­na­li­za­ción’, y se veía en­vuel­ta en imá­ge­nes ob­se­si­vas, las mis­mas que apa­re­cen en sus obras y que la lle­va­ron a re­cluir­se vo­lun­ta­ria­men­te en una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca en 1977: “Cuan­do era ni­ña mi ma­dre no sa­bía que es­ta­ba en­fer­ma, así que me pe­ga­ba por­que ha­bla­ba co­mo una lo­ca. Me tra­tó tan mal que hoy se­ría en­car­ce­la­da por ello”, cuen­ta en el li­bro que aho­ra pu­bli­ca la edi­to­rial Phai­don. Su ar­te, al que se de­di­ca en cuer­po y al­ma, es en cier­to mo­do una au­to­te­ra­pia con la que ga­na en es­ta­bi­li­dad y con la que de­ja sa­lir su an­sie­dad: “Des­de los cin­co años he es­ta­do pin­tan­do des­de la ma­ña­na has­ta la no­che. In­clu­so hoy, no hay un

so­lo día en que no pin­te. Aún di­bu­jo lunares en to­das par­tes”, de­cla­ró du­ran­te la inau­gu­ra­ción de su pro­pio mu­seo en To­kio el pa­sa­do mes de oc­tu­bre. El he­chi­zo de sus mun­dos in­fi­ni­tos (In­fi­nity Mi­rro­red Rooms) es tan gran­de que hoy por hoy es una de las ar­tis­tas me­jor va­lo­ra­das en el mun­do. Mues­tra de ello es el car­tel de en­tra­das ago­ta­das pa­ra los pró­xi­mos me­ses que cuel­ga del Yayoi Kusama Mu­seum.

PIN­TAR PA­RA DES­APA­RE­CER

Esos mun­dos in­fi­ni­tos an­te los que nos sen­ti­mos diluidos pro­po­nen jus­to eso, la des­apa­ri­ción, al­go que Kusama ha desea­do des­de que era ni­ña, des­de que su ma­dre la obli­ga­ra a es­piar a su adúl­te­ro pa­dre, mo­ti­vo por el que tam­bién sien­te cier­ta aver­sión por el se­xo. Es cu­rio­so pen­sar que su tra­ba­jo re­afir­me su de­seo de ser in­vi­si­ble, y que sin em­bar­go sea lo que le ha da­do no­to­rie­dad y con­ver­ti­do en una fi­gu­ra más que re­co­no­ci­da.

Po­dría­mos de­cir que to­do co­men­zó en el ve­rano de 1958, cuan­do Kusama lle­gó a Man­hat­tan con más de mil di­bu­jos y muy po­co di­ne­ro. Fue en­ton­ces cuan­do la ar­tis­ta co­men­zó a in­tro­du­cir­se real­men­te en el mun­do del ar­te y afian­zó su fir­ma, amén de fa­mi­lia­ri­zar­se con mu­chas de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to y el pop, in­clui­dos Frank Ste­lla, Ad Rein­hardt, Bar­nett New­man y Andy War­hol. Su des­tre­za pa­ra las ha­bi­li­da­des so­cia­les, su ta­len­to y ori­gi­na­li­dad hi­cie­ron el res­to y, tan so­lo die­ci­ocho me­ses des­pués, tu­vo su pri­me­ra exposición in­di­vi­dual. En los se­sen­ta, Kusama ya aban­de­ra­ba el po­ten­te mo­vi­mien­to so­cio­cul­tu­ral que ex­pe­ri­men­ta­ba la es­ce­na nor­te­ame­ri­ca­na y crea­ba obras pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­be­li­cis­tas.

Aún hoy, a sus 88 años, la ar­tis­ta de es­pí­ri­tu hip­pie si­gue abo­gan­do in­can­sa­ble por la paz en el mun­do: “Voy a se­guir lu­chan­do por un mun­do sin bom­bas nu­clea­res, sin gue­rras ni te­rro­ris­mo. Pe­lee­mos jun­tos por ello”.

Fue tam­bién du­ran­te la dé­ca­da de los se­sen­ta cuan­do la ja­po­ne­sa co­men­zó a rea­li­zar pe­lí­cu­las, en­tre las que des­ta­ca La au­to­des­truc­ción de Kusama, fil­me que ob­tu­vo nu­me­ro­sos pre­mios y su­pu­so un pa­so de gi­gan­te pa­ra su re­co­no­ci­mien­to a ni­vel mun­dial. Tras ello, el hu­ra­cán de los lunares fue imparable.

SU PRO­PIA FIR­MA DE MO­DA

No po­de­mos de­jar de men­cio­nar las apor­ta­cio­nes de la ar­tis­ta al mun­do de la mo­da, cam­po en el que irrum­pe por vez pri­me­ra cuan­do co­men­zó a aña­dir lunares a sus ki­mo­nos pa­ra lu­cir­los en las fies­tas. Por su­pues­to, siem­pre lla­ma­ba la aten­ción. ¿Que me­jor vehícu­lo que la ro­pa pa­ra mo­ver el ar­te? En 1968, re­gis­tró su mar­ca, Kusama Fas­hion Com­pany Ltd., y em­pe­zó a pro­du­cir tex­ti­les es­tam­pa­dos y pren­das. ¿Lo úl­ti­mo? Su mag­ní­fi­ca co­lec­ción en 2012 pa­ra Louis Vuit­ton, pa­ra la que creó una exi­to­sa co­lec­ción de za­pa­tos, ac­ce­so­rios, jo­yas y ves­tua­rio: “Creo que la mo­da es muy im­por­tan­te pa­ra los se­res hu­ma­nos por­que a tra­vés de ella la gen­te se pue­de sen­tir fe­liz y emo­cio­nar­se”, re­fle­xio­na. No po­de­mos es­tar más de acuer­do con una mu­jer que, sin du­da, nos fas­ci­na y enamo­ra con to­do lo que ha­ce.

1 ● 2 4

4 1. Es­cul­tu­ra Flo­wers That Bloom at Mid­night, 2009. 2. Por­ta­da del li­bro de­di­ca­do a Yayoi Kusama pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Phai­don. 3. Es­ca­pa­ra­te que mues­tra la co­la­bo­ra­ción que en 2012 la unió a Louis Vuit­ton. 4. De­ta­lle de la ins­ta­la­ción In­fi­nity...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.