El film que re­tra­ta a Ton­ya Har­ding.

Una pe­lí­cu­la re­tra­ta a la po­lé­mi­ca cam­peo­na olím­pi­ca Ton­ya Har­ding, la vi­lla­na de las pis­tas de hie­lo.

AR - - SUMARIO -

Do­mi­nó el pa­ti­na­je con un es­ti­lo úni­co. Ca­rác­ter, fuer­za y des­tre­za la con­vir­tie­ron en una de las rei­nas de es­te de­por­te, has­ta ha­cer­se con la me­da­lla de pla­ta en el cam­peo­na­to mun­dial de Mú­nich en 1991. Ton­ya Har­ding fue una atle­ta con agallas, brus­ca y or­di­na­ria, pro­ta­go­nis­ta de al­gu­nas ra­bie­tas y sa­li­das de tono que mu­chos acha­ca­ron a la du­ra in­fan­cia de ma­los tra­tos que vi­vió. Pe­ro te­nía una ri­val que, al con­tra­rio que ella, se ha­bía con­ver­ti­do en una de las no­vias de Amé­ri­ca: Nancy Ke­rri­gan era una be­lle­za ele­gan­te, ama­ble y siem­pre bien ves­ti­da. “Nancy era una prin­ce­sa, y yo un mon­tón de mier­da”, lle­gó a de­cir Har­ding.

Aho­ra un fil­me, Yo, Ton­ya, nos cuen­ta su vida y uno de los ma­yo­res es­cán­da­los del de­por­te, del que fue pro­ta­go­nis­ta. En 1994, mien­tras Nancy en­tre­na­ba pa­ra cla­si­fi­car­se pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno, fue ata­ca­da por un hom­bre que le gol­peó las ro­di­llas con una ba­rra de hie­rro. El agre­sor fue un ami­go del ma­ri­do de Ton­ya, de mo­do que la pa­ti­na­do­ra se vio in­vo­lu­cra­da en una cons­pi­ra­ción pa­ra aca­bar con su ri­val. Ton­ya tu­vo que de­jar el pa­ti­na­je y aca­bó sien­do ol­vi­da­da, has­ta hoy. Es­ta his­to­ria de pe­lí­cu­la lle­ga al cine el 23 de fe­bre­ro es­plén­di­da­men­te in­ter­pre­ta­da por Mar­got Rob­bie.

Arri­ba, la ver­da­de­ra Ton­ya Har­ding. A la iz­quier­da, la ac­triz Mar­got Rob­bie ca­rac­te­ri­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.