¿La sin­ce­ri­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­da?

Por Ma­ri­bel Ver­dú y San­tia­go Se­gu­ra.

AR - - SUMARIO - Por ANA SANTOS. Fo­tos PA­TRI­CIA GALLEGO

Ma­ri­bel Ver­dú (Ma­drid, 1970) es co­mo un te­rre­mo­to de mag­ni­tud cua­tro. De esos que pro­vo­can un tem­blor a su pa­so pe­ro sin te­ner que la­men­tar da­ños. Lle­ga pun­tual a la ci­ta y en­se­gui­da sa­ca el mó­vil pa­ra gra­bar un ví­deo del lo­cal, un an­ti­guo ci­ne X re­con­ver­ti­do en es­pa­cio cul­tu­ral y de ocio de (des)cui­da­da de­co­ra­ción. “Me fli­pa es­te si­tio”, afir­ma mien­tras avan­za a pa­so li­ge­ro pa­ra­pe­ta­da tras el te­lé­fono. Se vis­te en dos mi­nu­tos –“es­te va­que­ro es in­creí­ble, ¿de qué mar­ca es?”, le pre­gun­ta a la es­ti­lis­ta– y es­pe­ra a que lle­gue San­tia­go Se­gu­ra mien­tras cua­dra la agen­da con su re­pre­sen­tan­te. Un tra­ba­jo de in­ge­nie­ría, te­nien­do en cuen­ta que Ver­dú tra­ba­ja más que nun­ca, y eso es mu­cho de­cir en una ac­triz que em­pe­zó con 13años y acu­mu­la más de 60 tí­tu­los en su fil­mo­gra­fía. En 2017 ro­dó tres pe­lí­cu­las, Sin ro­deos, Su­per­ló­pez y

Ola de crí­me­nes, y aho­ra le es­pe­ra una pro­mo­ción de vér­ti­go. Además, to­da­vía es­tá re­co­gien­do los fru­tos de la ma­ra­vi­llo­sa Car­men de Abra­ca­da­bra y se le acu­mu­lan las ce­re­mo­nias de pre­mios. Una pe­lí­cu­la de Pa­blo Ber­ger que la ha con­ver­ti­do en la in­tér­pre­te con más no­mi­na­cio­nes a los Go­ya –on­ce ve­ces can­di­da­ta y dos ‘ca­be­zo­nes’ en ca­sa– y le ha per­mi­ti­do de­mos­trar que tie­ne una ve­na có­mi­ca has­ta aho­ra des­apro­ve­cha­da. San­tia­go Se­gu­ra (Ma­drid, 1965) lle­ga tar­de y pi­de dis­cul­pas de to­das las ma­ne­ras ima­gi­na­bles. Por­que San­tia­go es for­mal y se­rio, co­mo buen có­mi­co. Ma­ri­bel le ri­ñe con la bo­ca pe­que­ña y él aguan­ta el cha­pa­rrón; co­mo si se hu­bie­ran in­ter­cam­bia­do los pa­pe­les. Pe­ro Se­gu­ra es el di­rec­tor y Ver­dú la pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta de Sin ro­deos. Un cam­bio to­tal de re­gis­tro pa­ra un hom­bre acos­tum­bra­do a re­ven­tar la taquilla con sus cin­co To­rren­te y que aho­ra nos sor­pren­de con es­ta co­me­dia fe­mi­nis­ta en la que una mu­jer ma­du­ra, har­ta de li­diar con un ma­ri­do cal­zo­na­zos, un je­fe es­tú­pi­do, una her­ma­na in­fan­ti­loi­de y una ami­ga de­ma­sia­do ego­cén­tri­ca, in­gie­re una pó­ci­ma mi­la­gro­sa y ex­plo­ta di­cien­do “sin ro­deos” to­do lo que pien­sa.

For­máis una pa­re­ja cu­rio­sa. ¿Os ha­béis des­cu­bier­to en Sin ro­deos o ya eráis vie­jos ami­gos?

San­tia­go: Nos co­no­ce­mos des­de ha­ce más de vein­te años, pe­ro so­lo de ver­nos en al­gún fes­ti­val o por ami­gos co­mu­nes. ¡Y coin­ci­di­mos una vez tra­ba­jan­do en la se­rie Can­gu­ros, allá por los no­ven­ta!

Ma­ri­bel: Eso di­ces tú, pe­ro yo no me acuer­do… San­tia­go: Ya, a ti te da­ba igual, pe­ro pa­ra mí era la bom­ba. ¡Tra­ba­jar con Ma­ri­bel Ver­dú!

Ma­ri­bel: Me ha pa­sa­do lo mis­mo con Antonio de la To­rre, que in­ter­vino en un epi­so­dio, pe­ro yo no lo re­cuer­do. En mi de­fen­sa he de de­cir que la se­rie du­ró mu­cho tiem­po y en­tra­ba y sa­lía mu­cha gen­te… ¿Des­de el pri­mer mo­men­to pen­sas­te en Ma­ri­bel co­mo pro­ta­go­nis­ta?

San­tia­go: ¡Por su­pues­to! Yo no me va­na­glo­rio de ser un gran di­rec­tor de ac­to­res, más bien de adies­trar ani­ma­les, y so­lo una in­tér­pre­te co­mo Ma­ri­bel po­día dar vi­da a una mu­jer co­mo Paz.

Ma­ri­bel: ¡An­da que es ton­to el ‘di­re’!... En se­rio, an­tes de man­dar­me el guion San­tia­go me pi­dió que vie­ra

Sin fil­tro, la pe­lí­cu­la chi­le­na en la que es­tá ba­sa­da Sin ro­deos, y me en­can­tó. Sobre to­do por­que me pa­re­ció muy real. A mi personaje le pa­san mu­chas co­sas con las que es muy fá­cil iden­ti­fi­car­se o em­pa­ti­zar. ¿Quién no ha in­ten­ta­do so­lu­cio­nar un pro­ble­ma con In­ter­net y ha aca­ba­do dis­cu­tien­do a gri­tos? Es co­mo Día de fu­ria, la pe­lí­cu­la de Michael Dou­glas, pe­ro en vez de con una es­co­pe­ta se com­ba­te con la pa­la­bra, y con pa­la­bras se pue­de ha­cer más da­ño que con na­da en es­ta vi­da. Se­ría co­mo un sue­ño que pu­die­ras de­cir a to­do el mun­do lo que pien­sas y al día si­guien­te na­die lo re­cor­da­ra, co­mo si se hu­bie­ran to­ma­do un Rohy­pnol o una de esas dro­gas que te ha­cen per­der la me­mo­ria. Pa­re­ce que no ha pa­sa­do na­da pe­ro tú ya te has desaho­ga­do, ¿no? ¿Os ha­béis en­con­tra­do al­gu­na vez en una si­tua­ción tan lí­mi­te co­mo las de la pe­lí­cu­la?

San­tia­go: ¡Y quién no! To­dos he­mos su­fri­do a ese ami­go que quie­res ma­tar o a ese je­fe que te nin­gu­nea.

Ma­ri­bel: Yo no ten­go ami­gos que no me apor­tan na­da por­que a los ami­gos los es­co­jo yo. Sí re­cuer­do un di­rec­tor al que aguan­té es­toi­ca­men­te du­ran­te to­do el ro­da­je, pe­ro el úl­ti­mo día lo co­gí por ban­da y le can­té las cua­ren­ta: “Me en­can­ta­ría vol­ver a tra­ba­jar con­ti­go pe­ro que se­pas que es­to, es­to y es­to es in­to­le­ra­ble”. Y me lo agra­de­ció mu­cho, por­que vol­vió a lla­mar­me. Creo que si di­ces las co­sas de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da pue­des ser de gran ayu­da.

Nin­guno de los dos pa­re­céis de los que ne­ce­si­tan in­ge­rir una pó­ci­ma pa­ra de­cir la ver­dad.

Ma­ri­bel: Yo he cam­bia­do. An­tes me pre­gun­ta­ban qué opi­na­ba de un ves­ti­do y si no me gus­ta­ba de­cía que era ho­rro­ro­so y me que­da­ba tan an­cha. Era de ‘la ver­dad an­te to­do’, pa­sa­se lo que pa­sa­se, y me he da­do cuen­ta de que ha­cer da­ño por­que sí es una ton­te­ría. Me­jor es­tar ca­lla­da, es de sen­ti­do co­mún, pe­ro cuan­do es­toy con gen­te de con­fian­za re­co­noz­co que ten­go me­nos fil­tro.

San­tia­go: Hoy en día la sin­ce­ri­dad no es­tá bien va­lo­ra­da. La gen­te pre­gun­ta al­go y so­lo es­pe­ra que le res­pon­das lo que quie­re es­cu­char. “¿Qué tal es­tás?”. “Re­gu­lar, por­que se ha muer­to mi ma­dre…”. “Ah, va­le, pe­ro ¿es­tás bien?”. Es pu­ro for­ma­lis­mo, a na­die le in­tere­sa real­men­te lo que te pa­sa o lo que sien­tes... ¿Nos iría me­jor si fué­ra­mos más fran­cos?

San­tia­go: No sé has­ta qué pun­to se­ría po­si­ti­vo. La sin­ce­ri­dad pue­de ser muy da­ñi­na, muy ofen­si­va.

Ma­ri­bel: De­pen­de. Por ejem­plo, si voy a ver a un com­pa­ñe­ro al tea­tro y me pre­gun­ta: “¿Qué te ha pa­re­ci­do?”. Si no me ha gus­ta­do na­da no se lo di­go, por­que sé que le amar­go la no­che. Por eso yo no pre­gun­to nun­ca, por­que soy cons­cien­te de que me ex­pon­go a que me di­gan la ver­dad y tam­po­co me gus­ta que me in­te­rro­guen por­que a ve­ces no pue­do evi­tar de­cir lo que pien­so.

San­tia­go: Hay ma­ti­ces. Si al­guien te mues­tra dos ves­ti­dos y te pre­gun­ta cuál te gus­ta más le di­ces la ver­dad, pe­ro si ya es­táis en el co­che ca­mino de una fies­ta y te co­men­ta: “¿Có­mo me que­da es­te tra­je?”, no te que­da otra que de­cir: “Es­tu­pen­do”. Pe­ro se­gu­ra­men­te a al­gún ami­go o familiar le ha­ría­mos un gran fa­vor si le abrié­ra­mos los ojos. Ma­ri­bel: Es cier­to. Yo veo al­gu­nas per­so­nas por ahí que pien­so: “¿No ha­brá na­die que le di­ga a es­te…?”. La ver­dad es que hay mu­cha gen­te que es­tá des­ubi­ca­da. San­tia­go, ¿có­mo se pa­sa de di­ri­gir To­rren­te 5 a ha­cer

Sin ro­deos, una co­me­dia que ca­si po­dría ca­li­fi­car­se de ro­mán­ti­ca?

San­tia­go: Yo creo que so­lo hi­ce To­rren­te pa­ra que la gen­te me qui­sie­ra, pe­ro co­mo la pri­me­ra pe­lí­cu­la tu­vo tan­to éxi­to…

Yo era de las que de­cían la ver­dad pa­sa­se lo que pa­sa­se pe­ro me he da­do cuen­ta de que ha­cer

da­ño por­que sí es una ton­te­ría” Ma­ri­bel Ver­dú Hoy en día la sin­ce­ri­dad no es­tá bien va­lo­ra­da. La gen­te so­lo es­pe­ra que le res­pon­das lo que quie­re

es­cu­char: es pu­ro for­ma­lis­mo” San­tia­go Se­gu­ra

A un di­rec­tor le can­té las cua­ren­ta y me lo agra­de­ció, por­que vol­vió a lla­mar­me. Si di­ces las co­sas de for­ma ci­vi­li­za­da pue­de ser de gran ayu­da” Ma­ri­bel Ver­dú

Es­ta so­cie­dad si­gue sien­do muy machista y las mu­je­res, por re­gla ge­ne­ral, su­fren mu­cho más que los hom­bres. Es un gé­ne­ro mal­tra­ta­do” San­tia­go Se­gu­ra

Ma­ri­bel: A mí me en­can­ta cuan­do di­ces que has he­cho Sin ro­deos pa­ra que las po­bres chi­cas que iban a ver To­rren­te arras­tra­das por sus no­vios sean aho­ra las que les lle­ven a ellos al ci­ne.

San­tia­go: Es una bue­na ven­gan­za y, además, dul­ce, por­que ellos tam­bién se lo van a pa­sar bien. La ver­dad es que los hom­bres no sa­len muy bien pa­ra­dos…

Ma­ri­bel: ¡Y las mu­je­res tam­po­co!

San­tia­go: Ellos no que­dan muy bien aquí, pe­ro en

To­rren­te… Es cu­rio­so que la gen­te pen­sa­ra que en­ton­ces las mu­je­res se lle­va­ban la peor par­te cuan­do los hom­bres sa­lían re­tra­ta­dos co­mo ma­chis­tas, al­cohó­li­cos, za­fios… Nun­ca has ocul­ta­do que tu ob­je­ti­vo co­mo di­rec­tor es en­tre­te­ner.

San­tia­go: Es que pa­ra mí el ci­ne tie­ne que trans­mi­tir al­go po­si­ti­vo, en­tre­te­ni­do. Es lo que yo pi­do co­mo es­pec­ta­dor.

Ma­ri­bel: ¿Sa­bes lo que de­cía el ge­nial guio­nis­ta Ra­fael Az­co­na? Que el pri­mer man­da­mien­to de­be­ría ser: “No abu­rri­rás”. Y da igual si ha­bla­mos de un li­bro, una pe­lí­cu­la o una obra de tea­tro. In­clu­so de un dis­cur­so, co­mo es ese mo­men­to en una ce­re­mo­nia cuan­do al­guien ga­na un pre­mio y suel­ta una pe­ro­ra­ta tan abu­rri­da que pien­sas: “Si lo lle­go a sa­ber no le vo­to”.

San­tia­go: Es que, aun­que la vi­da es se­ria, no hay que to­már­se­la de­ma­sia­do en se­rio. Pe­ro tras la apa­rien­cia de co­me­dia, Sin ro­deos es muy crí­ti­ca con mu­chas co­sas.

San­tia­go: Yo siem­pre di­go que una co­me­dia pue­de es­con­der el mis­mo men­sa­je que una pe­lí­cu­la de Ken Loach, pe­ro…

Ma­ri­bel: ¡Co­mo una de Kean Loach! Me en­can­ta… San­tia­go: La di­fe­ren­cia es que cuan­do veo una de Ken Loach me sien­to co­mo has­tia­do. Me es­tá ser­mo­nean­do con un men­sa­je cla­rí­si­mo. Pe­ro ¿por qué una pe­lí­cu­la tie­ne que ser una so­la co­sa? Sin ro­deos es una co­me­dia li­ge­ra y en­tre­te­ni­da, pe­ro tie­ne una crí­ti­ca bru­tal con­tra to­do ese en­torno que pue­de ma­cha­car a una per­so­na y, con­cre­ta­men­te, a una mu­jer. Tú la ca­li­fi­cas co­mo “una co­me­dia em­po­de­ra­da”.

San­tia­go: Sí, por­que es­ta so­cie­dad

si­gue sien­do muy machista y las mu­je­res, por re­gla ge­ne­ral, su­fren mu­cho más que los hom­bres. Es un gé­ne­ro mal­tra­ta­do y en es­ta pe­lí­cu­la la pro­ta­go­nis­ta se re­be­la con­tra to­do eso.

Ma­ri­bel: El otro día leí una en­tre­vis­ta con el es­cri­tor Juan Jo­sé Mi­llás, al que ad­mi­ro mu­cho, en la que de­cía que to­da­vía exis­ten esos au­to­bu­ses con asien­tos di­fe­ren­tes pa­ra blan­cos y pa­ra ne­gros, pe­ro tras­la­da­do a hom­bres y mu­je­res. Pa­re­ce men­ti­ra que hoy en día per­sis­tan al­gu­nas co­sas.

San­tia­go: A ve­ces en el ro­da­je te­nía que atar en cor­to a Ma­ri­bel, por­que, aun­que es una gran ac­triz que con­si­gue lo que se pro­pon­ga, se le es­ca­pa­ba esa per­so­na­li­dad tan fuer­te que tie­ne.

Ma­ri­bel: Es que ha­bía si­tua­cio­nes en las que me sa­lía esa ve­na de: “Es­to yo no lo so­por­ta­ría”. En Abra­ca­da­bra tam­bién in­ter­pre­ta­bas a una mu­jer que se plan­ta­ba y rom­pía con to­do. Es­tá cla­ro que te ven co­mo una per­so­na fuer­te…

Ma­ri­bel: Car­men es de los pa­pe­les más bo­ni­tos que he he­cho en mi vi­da. En un mo­men­to tan com­pli­ca­do co­mo el que vi­vi­mos, es un can­to a la va­len­tía y la li­ber­tad. San­ti vino al es­treno y me abra­zó emo­cio­na­do. Fue un mo­men­to muy es­pe­cial.

San­tia­go: A mí me gus­tó mu­cho y, sobre to­do, ese fi­nal tan po­si­ti­vo. Ma­ri­bel es­tá en ra­cha; bueno, ¡lle­va to­da la vi­da en ra­cha!

Ma­ri­bel: ¡Ca­si co­mo tú!

Sin ro­deos se es­tre­na en un mo­men­to en el que es­ta­mos asis­tien­do a un mo­vi­mien­to glo­bal de reivin­di­ca­cio­nes fe­me­ni­nas.

San­tia­go: Sí, y yo me ale­gra­ría mu­cho si es­ta pe­lí­cu­la apor­ta­ra al­go. Pe­ro lo que siem­pre me da mie­do de es­tos fe­nó­me­nos es que sean co­mo un tsu­na­mi que lue­go se que­da en na­da. A mí me gus­ta­ría que no hu­bie­ra mar­cha atrás. Por­que en teo­ría ca­si na­die se re­co­no­ce co­mo machista pe­ro en las reunio­nes de hom­bres se di­cen unas co­sas tre­men­das. Y pa­ra con­se­guir una igual­dad real se­ría ne­ce­sa­rio que no­so­tros tam­bién nos ofen­dié­ra­mos al es­cu­char­las.

Ma­ri­bel: San­tia­go es un fe­mi­nis­ta de ver­dad. Su so­cia en la pro­duc­to­ra es una mu­jer y tra­ba­ja ro­dea­do de mu­je­res.

San­tia­go: Siem­pre he si­do así pe­ro por pu­ro egoís­mo. Si tu­vié­ra­mos una pre­si­den­ta del Go­bierno…

La ver­dad, ¡qué suer­te han te­ni­do tus hi­jas con un pa­dre co­mo tú!

San­tia­go: ¡Qué suer­te la mía! ¿Qué hu­bie­ra he­cho yo con dos ni­ños? ¿Lle­var­los al fút­bol? ¡Qué ho­rror! En la pe­lí­cu­la tam­bién hay una fuer­te crí­ti­ca a las re­des so­cia­les.

San­tia­go: Es que ¡có­mo es ese mo­men­to en el que hay cin­co per­so­nas en una ce­na y to­dos es­tán mi­ran­do el mó­vil! Pues nos va­mos ca­da uno a nues­tra ca­sa y nos man­da­mos what­sapps, ¿no? El otro día es­ta­ba con unos ami­gos y les di­je: “Guar­da­mos el te­lé­fono y el pri­me­ro que lo sa­que pa­ga la cuen­ta”. La gen­te se re­pri­me, cla­ro, pe­ro siem­pre hay al­guno que no lo pue­de so­por­tar…

Ma­ri­bel: A mí lo que me pa­re­ce te­rri­ble es el te­ma de los se­gui­do­res y los li­kes. Hay mu­chas mar­cas y pro­duc­to­ras que los va­lo­ran más que el ta­len­to a la ho­ra de con­tra­tar a al­guien.

San­tia­go: Además, esos se­gui­do­res son to­tal­men­te fic­ti­cios por­que yo ten­go tres mi­llo­nes y me­dio en Twit­ter e ima­gí­na­te si fue­ran to­dos al ci­ne a ver es­ta pe­lí­cu­la. Tam­bién se re­tra­ta a una so­cie­dad que pri­ma la ju­ven­tud por en­ci­ma de la ex­pe­rien­cia. San­tia­go: Y cuan­do ha­bla­mos de mu­je­res la discriminación es mu­cho ma­yor.

Ma­ri­bel: To­da­vía me re­sul­ta más pa­té­ti­co el te­ma de la be­lle­za. El otro día, en la ga­la de los pre­mios Fe­roz, me emo­cio­né mu­chí­si­mo con el dis­cur­so de Adel­fa Cal­vo, la ga­na­do­ra co­mo me­jor ac­triz se­cun­da­ria. Rei­vin­di­ca­ba a las mu­je­res que ya han cum­pli­do cin­cuen­ta y quie­ren se­guir so­ñan­do y cri­ti­ca­ba que a las ac­tri­ces se nos juz­ga­ra por la edad, el pe­so y el fí­si­co, en cla­ra de­sigual­dad fren­te a los ac­to­res.

San­tia­go: Es que la vi­da real no es­tá lle­na de top mo­dels. ¿Y aho­ra qué pla­nes te­néis? ¿Ma­ri­bel se va a abo­nar a la co­me­dia de por vi­da y San­tia­go nos va a vol­ver a sor­pren­der con otra pe­lí­cu­la reivin­di­ca­ti­va?

San­tia­go: Yo no soy de ha­cer pla­nes, pre­fie­ro de­jar­me lle­var por lo que la vi­da me va­ya de­pa­ran­do ca­da mo­men­to. Por eso no ha­go tea­tro. Me gus­ta, pe­ro me ago­bia­ría mu­cho sa­ber lo que es­ta­ré ha­cien­do den­tro de un año.

Ma­ri­bel: Pues yo lo amo, en­tre otras co­sas, pre­ci­sa­men­te por eso. Con es­ta vi­da tan in­ten­sa que lle­va­mos, un po­co de ru­ti­na re­sul­ta te­ra­péu­ti­ca. Y el tea­tro es co­mo el Ave: sa­bes que a las ocho se abre el te­lón, a las diez se cie­rra y el res­to del día pue­des ha­cer lo que te dé la ga­na: que­dar con tu gen­te, en­tre­nar, ir al ci­ne a las cua­tro, que es mi sesión favorita… ¡Y sí, es­toy fe­liz ha­cien­do co­me­dia des­pués de me­dia vi­da in­ter­pre­tan­do dra­mo­nes!

San­tia­go po­sa con cha­que­ta de Adolfo Do­mín­guez. Ma­ri­bel con jer­sey de Ds­qua­red2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.