Un to­que de ale­gría

Tu ho­gar se lle­na de co­lor.

AR - - SUMARIO - Por SAN­DRA MUÑOZ Fo­tos PA­BLO SA­RA­BIA Rea­li­za­ción MERCEDES RUIZ-MA­TEOS

En una ca­sa uni­fa­mi­liar si­tua­da en una co­lo­nia del cen­tro de Ma­drid, la in­terio­ris­ta Inés Be­na­vi­des en­con­tró el lu­gar per­fec­to pa­ra crear su ho­gar: una vi­vien­da con es­pa­cios diá­fa­nos, ale­gre, vi­tal y jo­ven, con mue­bles úni­cos di­se­ña­dos por ella mis­ma y obras de ar­te ma­gis­tral­men­te es­co­gi­das. Ca­da es­tan­cia trans­mi­te ar­mo­nía, ele­gan­cia y buen gus­to, pe­ro tam­bién “fun­cio­na­li­dad, las ca­sas tie­nen que ser agra­da­bles, fá­ci­les de vi­vir, y es­ta me iden­ti­fi­ca to­tal­men­te”, ex­pli­ca Inés. El edi­fi­cio se cons­tru­yó en 1929 y en los años se­ten­ta se le aña­die­ron dos plan­tas más. Cuan­do lo ad­qui­rió, ha­ce quin­ce años, lle­va­ba una dé­ca­da des­ha­bi­ta­do y es­ta­ba en pé­si­mas con­di­cio­nes, así que lle­vó a ca­bo una re­for­ma in­te­gral, pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia, que res­pe­tó so­lo las fa­cha­das ex­te­rio­res. Las dos pri­me­ras plan­tas, to­tal­men­te diá­fa­nas, al­ber­gan el co­me­dor, la co­ci­na, el sa­lón y el des­pa­cho. En la se­gun­da se si­túan las ha­bi­ta­cio­nes de sus hi­jos y un sa­lón pa­ra ellos, y en la úl­ti­ma, abier­to a una es­pec­ta­cu­lar te­rra­za, es­tá el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con ves­ti­dor y cuar­to de ba­ño.

PIE­ZAS ICÓ­NI­CAS

Las pin­ce­la­das de co­lor es­tán pre­sen­tes en to­das las es­tan­cias, y crean am­bien­tes fres­cos y ale­gres, don­de ape­te­ce com­par­tir y vi­vir: “La ba­se es el blan­co, y sobre él he aña­di­do to­ques de to­nos vi­vos pa­ra dar fuer­za, ale­gría y per­so­na­li­dad. Pa­ra es­ta ca­sa me gus­tan es­pe­cial­men­te los na­ran­jas y fre­sas”, cuen­ta Inés. El me­jor ejem­plo de ello es el sa­lón, don­de el sue­lo de ma­de­ra, las pa­re­des li­sas blan­cas y el gran so­fá en L cru­do per­mi­ten que los co­ji­nes na­ran­jas, azu­les, fre­sas y vio­le­tas sean pro­ta­go­nis­tas ab­so­lu­tos, jun­to con una de las pie­zas icó­ni­cas de Inés Be­na­vi­des, un Cubb fuc­sia, ori­gi­nal asien­to o me­si­ta au­xi­liar pa­ra cu­yo di­se­ño se ins­pi­ró en una la­ta de re­fres­co aplas­ta­da y ti­ra­da en el sue­lo. La me­sa de cen­tro tam­bién es­tá fir­ma­da por ella y, en la pa­red, una bal­da de ma­de­ra mues­tra una ma­ra­vi­llo­sa colección de ja­rro­nes de ce­rá­mi­ca. En el co­me­dor, las es­cul­tu­ras col­gan­tes en to­nos áci­dos son el con­tra­pun­to per­fec­to pa­ra la me­sa in­gle­sa es­ti­lo

arts & crafts y la lám­pa­ra ne­gra de Lind­sey Adel­man. Y en el re­ci­bi­dor, la hi­le­ra de si­llas ad­qui­ri­das en un mer­ca­di­llo y la­ca­das en dis­tin­tos to­nos son to­do un can­to al op­ti­mis­mo. Las obras de ar­te tam­bién jue­gan un pa­pel re­le­van­te: “En ca­sa dis­fru­ta­mos mu­cho del ar­te y es­co­gi­mos las obras sin pen­sar en un si­tio con­cre­to.

Compramos los cua­dros que nos gus­ta­ban y lue­go les fui­mos bus­can­do su ubi­ca­ción”, cuen­ta Be­na­vi­des. To­dos en­con­tra­ron su si­tio, y lle­na­ron de emo­ción ca­da uno de los rin­co­nes. La del pin­tor co­ru­ñés Ma­nuel Fa­cal bri­lla en el co­me­dor; el cua­dro de gran for­ma­to de Si­mon Ed­mond­son que ad­qui­rie­ron en la ga­le­ría Mi­chel Sos­ki­ne jue­ga un pa­pel re­le­van­te en una de las zo­nas de tra­ba­jo, y el de Es­te­ban Vi­cen­te, pro­ce­den­te de la ga­le­ría Elvira Gon­zá­lez, atrae to­das las mi­ra­das en el hall. Men­ción apar­te me­re­ce la es­cul­tu­ra de Juan Antonio Palomo, que rei­na en el pa­tio ajar­di­na­do.

OB­JE­TOS LLE­NOS DE PER­SO­NA­LI­DAD

En ca­da es­tan­cia, con pie­zas vin­ta­ge, de an­ti­cua­rio o di­se­ña­das por ella mis­ma, Inés Be­na­vi­des ha sa­bi­do ha­llar la ecua­ción per­fec­ta: “Ca­si to­dos los mue­bles y obras de ar­te son es­pe­cia­les por­que tie­nen una his­to­ria pa­ra mí: un re­ga­lo, una com­pra úni­ca, al­go que di­se­ñé ins­pi­ra­da por al­gún via­je...”, cuen­ta, y eso se tra­du­ce en un in­te­rio­ris­mo que des­ti­la en­can­to y buen gus­to.

En la bi­blio­te­ca se mez­clan con maes­tría pie­zas de dis­tin­tas épo­cas y es­ti­los. La librería asi­mé­tri­ca es un di­se­ño de ella y des­ta­ca por su mo­vi­mien­to y su ca­pa­ci­dad pa­ra apro­ve­char ca­da rin­cón, sin de­jar ape­nas hue­cos li­bres. De la pa­red con­ti­gua, pa­ne­la­da en ma­de­ra, cuelga un cua­dro de Je­sús So­to, y sobre una cá­li­da al­fom­bra des­can­sa una me­sa es­pa­ño­la de no­gal del si­glo XVII y un trío de pufs Cubb.

La co­ci­na es un es­pa­cio lu­mi­no­so de lí­neas sen­ci­llas y co­lo­res neu­tros, abierta al pa­tio y di­se­ña­da por la propia Inés. Los ar­ma­rios de ce­dro del Lí­bano sin ti­ra­do­res for­man una com­po­si­ción a dis­tin­tas al­tu­ras y, jun­to a una pe­que­ña ba­rra de es­ti­lo in­dus­trial, los pro­ta­go­nis­tas son los ta­bu­re­tes, que apor­tan di­na­mis­mo y per­so­na­li­dad a es­te am­bien­te.

Tam­bién en la pri­me­ra plan­ta se en­cuen­tra una zo­na de es­tar que plas­ma a la per­fec­ción el gus­to ecléc­ti­co de Be­na­vi­des: una pa­red de es­tu­co ve­ne­ciano en ma­rrón al­ber­ga la chi­me­nea y a am­bos la­dos se si­túan dos hor­na­ci­nas en las que se ex­po­nen una colección de pie­zas de cris­tal y dos es­ti­li­za­dos ja­rro­nes de ce­rá­mi­ca en co­lor ver­de. Dos si­llo­nes da­ne­ses y dos asien­tos en na­ran­ja y fuc­sia in­vi­tan a la lec­tu­ra y la con­ver­sa­ción. El es­pa­cio es­tá jun­to a la li­ge­rí­si­ma es­ca­le­ra, con es­truc­tu­ra de ace­ro y cris­tal pa­ra de­jar pa­sar la luz que se cue­la por la claraboya del te­ja­do. Una te­la me­tá­li­ca que ha­ce las ve­ces de ba­ran­di­lla cuelga en una so­la pie­za a lo lar­go de los cin­co pi­sos de la ca­sa.

En la úl­ti­ma plan­ta, con vis­tas a una ma­ra­vi­llo­sa te­rra­za con­ver­ti­da en un oa­sis ur­bano, se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, don­de pri­man la sen­ci­llez y la be­lle­za tran­qui­la. Do­mi­nan los to­nos sua­ves en los tex­ti­les de al­go­dón y lino, con ro­pa de ca­ma de Za­ra Ho­me y cor­ti­nas en co­lor cru­do, que apor­tan fres­cu­ra y ayu­dan a crear un am­bien­te aco­ge­dor sin aca­pa­rar de­ma­sia­do la atención. Las notas de co­lor las po­nen los dos si­llo­nes Luis XVI ta­pi­za­dos en ter­cio­pe­lo tur­que­sa y pis­ta­cho, los co­ji­nes de ale­gre es­tam­pa­do flo­ral y los mar­cos que des­can­san en las es­tre­chas bal­das si­tua­das en la pa­red del ca­be­ce­ro, don­de tam­bién re­po­san cua­dros de Jai­me Be­na­vi­des y Bal­ba Ca­mino.

En es­te pro­yec­to, Inés Be­na­vi­des ha con­se­gui­do al­go más que crear una re­si­den­cia ac­tual y ele­gan­te de­co­ra­da con un sin­fín de pie­zas mag­ní­fi­cas: la ha lle­na­do de ma­gia y la ha con­ver­ti­do en una ca­sa con al­ma en la que desea­mos vi­vir.

La co­ci­na fue cons­trui­da en ce­dro del Lí­bano por un eba­nis­ta.

El co­me­dor, con lám­pa­ra de Lind­sey Adel­man y es­cul­tu­ras col­gan­tes de Inés Be­na­vi­des. En el dor­mi­to­rio, los si­llo­nes Luis XVI de to­nos tur­que­sa y pis­ta­cho po­nen la no­ta de co­lor.

Un es­pa­cio pa­ra la lec­tu­ra, pre­si­di­do por la librería asi­mé­tri­ca di­se­ña­da por Inés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.