Una ca­sa lle­na de vi­da

Es­pa­cios diá­fa­nos, lí­neas mo­der­nas y co­lo­res muy bien es­co­gi­dos: es­ta vi­vien­da lle­na de luz nos sir­ve de ins­pi­ra­ción pa­ra re­no­var la de­co­ra­ción con pe­que­ños de­ta­lles y mu­cho gus­to.

AR - - SUMARIO - Por SAN­DRA MU­ÑOZ

Pe­que­ños de­ta­lles que nos ins­pi­ran pa­ra re­no­var la de­co­ra­ción.

En una zo­na re­si­den­cial pró­xi­ma a Va­len­cia, los pro­pie­ta­rios de una fir­ma de cal­za­do en­con­tra­ron la ca­sa de sus sue­ños: vo­lú­me­nes am­plios y un es­pa­cio mo­derno, pe­ro cálido a la vez, ca­paz de con­ver­tir­se, gra­cias a un cui­da­do in­terio­ris­mo, en un oasis aco­ge­dor.

La luz jue­ga un pa­pel cru­cial en es­te pro­yec­to que lle­va la fir­ma de Car­los Se­rra, al­ma má­ter del es­tu­dio Mer­ca­der de In­dias. Sus am­bien­tes res­pi­ran fun­cio­na­li­dad, so­brie­dad y ca­li­dez. Y su pa­sión por via­jar se de­ja sen­tir en mu­chos de los ob­je­tos que dan per­so­na­li­dad a ca­da rin­cón: pie­zas an­ti­guas de paí­ses co­mo Ma­rrue­cos, Jor­da­nia, In­dia, Se­ne­gal o Sri Lan­ka que él com­bi­na de ma­ne­ra ma­gis­tral con mue­bles de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo.

En es­ta vi­vien­da, ca­si to­dos los es­pa­cios in­vi­tan al relax y la con­ver­sa­ción. Las gran­des pa­re­des de cris­tal am­plían aún más esa sen­sa­ción de li­ber­tad y gra­cias a los co­lo­res pie­dra, na­tu­ra­les y ver­des el ex­te­rior y el in­te­rior dia­lo­gan y con­vi­ven en per­fec­ta ar­mo­nía. Las obras de ar­te, las plan­tas y los tex­ti­les son el contrapunto per­fec­to pa­ra dar co­lor y ca­li­dez a un es­tu­dia­do mi­ni­ma­lis­mo. Una ecua­ción que enamo­ra.

CO­ME­DOR, ODA AL CRIS­TAL

Es­te es­pa­cio trans­mi­te se­re­ni­dad y ar­mo­nía gra­cias a la ex­qui­si­ta se­lec­ción de pie­zas de­co. El co­me­dor se or­ga­ni­za en torno a la me­sa de no­gal de lí­neas de­pu­ra­das y las si­llas ta­pi­za­das con te­ji­do téc­ni­co y la­ca­das en co­lor pie­dra, a jue­go con la ma­ra­vi­llo­sa al­fom­bra de se­da so­bre la que se ubi­ca el con­jun­to. Una obra de gran ta­ma­ño del pin­tor Ui­so Ale­many fo­ca­li­za la aten­ción, jun­to con la cui­da­da ilu­mi­na­ción de la sa­la: so­bre­sa­len la lám­pa­ra de te­cho, con cin­co lu­ces a di­fe­ren­tes al­tu­ras, y la de so­bre­me­sa, que ayu­da a crear am­bien­te con una sua­ve luz in­di­rec­ta. La de­co­ra­ción con va­si­jas de cris­tal de Mer­ca­der de In­dias en di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de ver­de man­tie­ne ese jue­go con el jar­dín ex­te­rior y apor­ta cal­ma y se­re­ni­dad a es­ta zo­na de es­tar.

1. Lám­pa­ra Ca­lot­ta An­ti­co de 175 €. Lám­pa­ra de so­bre­me­sa de Ka­re, 3 2. Zay­ma Ka­veho­me, 3. 40 €. Ja­rrón en vi­drio de 2,99 €. Ja­rrón en vi­drio trans­pa­ren­te de 2,99 €. H&M, 4. H&M,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.