Ce­cil Bea­ton

FUN­DA­CIÓN CA­NAL DE MA­DRID MUES­TRA OBRA DE CE­CIL BEA­TON, EL GRAN RE­TRA­TIS­TA DEL SI­GLO XX.

AR - - SUMARIO -

El fo­to­grá­fo que me­jor re­tra­tó a Au­drey Hep­burn.

Su fa­ci­li­dad pa­ra lo­grar imá­ge­nes so­fis­ti­ca­das y cap­tar co­mo po­cos la ele­gan­cia y la fas­ci­na­ción de un Holly­wood dorado y una jet set es­plén­di­da le lle­vó a ser con­si­de­ra­do uno de los más gran­des re­tra­tis­tas del si­glo XX. El ‘to­que Bea­ton’ era lo que to­dos que­rían. Fue así co­mo an­te su cá­ma­ra des­fi­la­ron al­gu­nos de los per­so­na­jes más re­le­van­tes de su épo­ca, en­tre otros Co­co Cha­nel, Twiggy, Mick Jagger, Jean Paul Sar­tre, Mar­lon Bran­do, Ma­rilyn Mon­roe, Au­drey Hep­burn o la mis­mí­si­ma rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra. Es­tas tres úl­ti­mas fue­ron de las po­cas afor­tu­na­das que se sal­va­ron de ser des­tro­za­das por la mor­daz len­gua de un ar­tis­ta que no ama­ba a sus mo­de­los y que fue bau­ti­za­do co­mo Ma­li­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas por el es­cri­tor y ci­neas­ta Jean Coc­teau. De he­cho, más de tres dé­ca­das des­pués de su muer­te en 1980, se pu­bli­ca­ron sus dia­rios per­so­na­les, en los que ha­bla­ba del mal alien­to de Da­lí, del ros­tro “de ter­ne­ro” de Gra­ce Kelly o de la vul­ga­ri­dad de Eli­za­beth Tay­lor, que tan­to odia­ba. Sin em­bar­go, se des­hi­zo en ha­la­gos ha­cia Isa­bel II, de quien des­ta­có su au­tén­ti­co en­can­to y su se­re­ni­dad y mag­ne­tis­mo, Ma­rilyn Mon­roe, esa “si­re­na he­cha reali­dad”, y Au­drey Hep­burn, “una mu­jer in­te­li­gen­te, me­lan­có­li­ca pe­ro en­tu­sias­ta, sin­ce­ra pe­ro de­li­ca­da, se­gu­ra sin arro­gan­cia, y tier­na sin sen­ti­men­ta­lis­mo”. A ella fue a quien vis­tió (sí, tam­bién fue es­ti­lis­ta) pa­ra la pe­lí­cu­la My Fair Lady, gra­cias a la cual ga­nó dos Os­car, al me­jor ves­tua­rio y a la di­rec­ción ar­tís­ti­ca, en 1964. Me­re­ce­dor de un ter­cer Os­car por el ves­tua­rio de la fa­bu­lo­sa Gi­gi, en 1958, Bea­ton fue un aman­te de la be­lle­za preo­cu­pa­do por atra­par­la en to­da su di­men­sión. De ella dis­fru­ta­re­mos en la mues­tra Mitos del

si­glo XX, que reúne más de cien de sus re­tra­tos y se al­za co­mo una de las me­jo­res ex­po­si­cio­nes de 2018.

Con­de­co­ra­do en 1956 co­mo caballero de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, Bea­ton fue mu­cho más de lo que su­ge­ría su per­fil eli­tis­ta y es­nob. El cro­nis­ta de la al­ta so­cie­dad y los sue­ños dorados tam­bién fue un fa­bu­lo­so re­por­te­ro y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue ca­paz de re­ve­lar en sus imá­ge­nes la pro­fun­di­dad más frá­gil del al­ma hu­ma­na. Su­ya es una de las más im­por­tan­tes fo­to­gra­fías de la con­tien­da, la de una ni­ña he­ri­da en un hos­pi­tal abra­za­da a un mu­ñe­co, por­ta­da de la re­vis­ta Li­fe. Y aun­que la mues­tra no se ocu­pa de es­ta fa­ce­ta, me­re­ce la pe­na co­no­cer­la pa­ra ahon­dar en la mi­ra­da de un hom­bre que su­po ver lo que un ros­tro es­con­de.

Del 31 de ma­yo al 19 de agos­to en la Fun­da­ción Ca­nal de Ma­drid.

BEA­TON, QUE SO­LÍA HAB R MAL DE LOS PER­SO­NA­JES QUE RETRATABA, LLE­GÓ A SER BAU­TI­ZA­DO CO­MO ‘MA­LI­CIA EN EL PAÍS DE S MARAVIL S’.

La ba­ro­ne­sa Fiona Thys­sen-Bor­ne­mis­za ves­ti­da de Ni­na Ric­ci, en 1966.

Gala y Sal­va­dor Da­lí, en 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.