Cam­bio de pla­nes

To­dos los días to­ma­mos de­ci­sio­nes, la ma­yo­ría den­tro de nues­tra zo­na de con­fort, pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do va­mos más allá? Es­tas dos di­se­ña­do­ras nos cuen­tan có­mo vi­vie­ron sus mo­men­tos más tras­cen­den­ta­les y su­pie­ron sa­car­les ven­ta­ja.

AR - - SUMARIO - Por IVÁN IGLE­SIAS Fo­tos JUAN CAR­LOS MAU­RI/ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Mu­je­res que se han rein­ven­ta­do.

SEN­TIR NER­VIOS ES NOR­MAL. EN VEZ DE L MAR­LO ‘IN­SE­GU­RI­DAD’, LLÁ­MA­LO ‘EMO­CIÓN’

Sa­bes có­mo se lla­ma téc­ni­ca­men­te cuan­do un or­de­na­dor se que­da pen­san­do y no avan­za (ni re­tro­ce­de )? Pa­rá­li­sis del aná­li­sis. Y ese es pre­ci­sa­men­te el tér­mino que se uti­li­za tam­bién en psi­co­lo­gía cuan­do una per­so­na se que­da in­mo­vi­li­za­da en la fa­se de re­fle­xión y nun­ca lle­ga a to­mar una de­ter­mi­na­ción. Por­que tan pe­li­gro­so es to­mar­se cier­tos asun­tos a la li­ge­ra co­mo dar­le a to­do de­ma­sia­da im­por­tan­cia.

La pe­rio­dis­ta y em­pre­sa­ria Suzy Welch se ha he­cho fa­mo­sa gra­cias a su fór­mu­la 10-10-10 pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes. La idea se le ocu­rrió cuan­do tu­vo que com­pa­gi­nar su fa­ce­ta co­mo em­pre­sa­ria de éxi­to y la de ma­dre de cua­tro hi­jos. “¿Voy a un even­to so­cial o me que­do en ca­sa des­can­san­do?”. An­tes de de­can­tar­nos por una op­ción, Welch pro­po­ne que pa­se­mos el fil­tro del tiem­po. Si me voy al even­to, ¿me sen­ti­ré mal en los pró­xi­mos 10 mi­nu­tos? ¿Me re­per­cu­ti­rá en los si­guien­tes 10 me­ses? ¿Me acor­da­ré den­tro de 10 años?

Ocu­rre que nues­tra men­te tien­de a exa­ge­rar los di­le­mas. En mu­chos ca­sos, las op­cio­nes son cla­ras, pe­ro no siem­pre. Hay mo­men­tos cla­ve en que, bien por­que lo he­mos bus­ca­do, bien por­que ha ve­ni­do así, te­ne­mos que re­ajus­tar nues­tros pla­nes y sa­lir de la zo­na de con­fort.

Y no es ma­lo. Te­ne­mos que de­jar de ir siem­pre con el pi­lo­to au­to­má­ti­co y atre­ver­nos con nue­vos re­tos y ex­pe­rien­cias. “Pa­ga­mos un pre­cio muy al­to por nues­tro fra­ca­sos y es un obs­tácu­lo enor­me en nues­tro cre­ci­mien­to”, ase­gu­ra John Gard­ner en su li­bro, Au­to­re­no­va­ción. “Es­to pro­vo­ca que nues­tra per­so­na­li­dad no se desa­rro­lle y no per­mi­ta la ex­plo­ra­ción y la ex­pe­ri­men­ta­ción. No hay apren­di­za­je sin di­fi­cul­tad”.

Sa­lir de la zo­na de con­fort es com­pli­ca­do por su pro­pia de­fi­ni­ción, aun­que tam­bién apor­ta mu­chas co­sas bue­nas. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Ap­plied

Cog­ni­ti­ve Psy­cho­logy ana­li­zó a un gru­po de es­tu­dian­tes que ha­bía pa­sa­do un se­mes­tre fue­ra de su país. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que ob­tu­vie­ron una pun­tua­ción más al­ta en di­fe­ren­tes ejer­ci­cios de crea­ti­vi­dad, su­pe­rior a la que ha­bían de­mos­tra­do an­tes y a la de otros jó­ve­nes que no ha­bían pa­sa­do esa ex­pe­rien­cia.

Su­pe­rar una si­tua­ción de es­trés nos ha­ce más fuer­tes. Sen­tir ner­vios es al­go na­tu­ral, en vez de lla­mar­lo ‘in­se­gu­ri­dad’ pue­des lla­mar­lo ‘emo­ción’. Lo ló­gi­co se­rá que bus­ques mil ex­cu­sas pa­ra no ha­cer­lo: “Mi vi­da es­tá bien co­mo es­tá”, “Pa­ra qué me voy a me­ter en ese lío”, “Ya soy de­ma­sia­do ma­yor”. Es so­lo mie­do. Las re­so­lu­cio­nes arries­ga­das no tie­nen que ver con la edad. Pien­sa que, se­gún For­bes, la edad pro­me­dio de las per­so­nas más po­de­ro­sas del mun­do es 61 años. Per­so­nas que es­tán siem­pre to­man­do gran­des de­ci­sio­nes y ex­plo­ran­do los lí­mi­tes de la zo­na de con­fort. ¿Por qué no atre­ver­se a so­ñar con otra vi­da o a me­jo­rar la que tie­nes?

Apren­dió jun­to a Felipe Va­re­la, pre­sen­tó sus pro­pias co­lec­cio­nes en­ci­ma de la pasarela y tu­vo un gran show­room cer­ca del Mu­seo del Pra­do. Tra­ba­ja­ba de diez a diez y nun­ca pen­só que pu­die­ra vi­vir le­jos del cen­tro de Ma­drid. Pe­ro cuan­do Car­men Halff­ter de­ci­dió que se­ría ma­dre sol­te­ra ya sos­pe­cha­ba que le iba a to­car adap­tar­se a lo que se le ve­nía en­ci­ma: “Con el em­ba­ra­zo cam­bia­ron mu­chas prioridades, y la pri­me­ra era la que es­ta­ba en mi vien­tre. Si te que­das em­ba­ra­za­da sin te­ner pa­re­ja y has de sa­car­lo to­do ade­lan­te, tie­nes que re­plan­tear­te tu vi­da. De he­cho no te­nía ni co­che: me sa­qué el car­né de con­du­cir em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses”.

Lo hi­zo po­co a po­co. Pri­me­ro co­men­zó bus­can­do un ta­ller jus­to en­fren­te de don­de vi­vía por­que que­ría pa­sar to­do el tiem­po po­si­ble con su hi­jo. “Co­gía las me­di­das a una no­via y un mi­nu­to des­pués es­ta­ba dán­do­le el pe­cho a Ser­gio, to­do el día de arri­ba pa­ra aba­jo”. Cuan­do el pe­que­ño co­men­zó a ir al co­le­gio le­jos del cen­tro, se mu­dó a su pri­me­ra ca­sa en las afue­ras “pa­ra fa­ci­li­tar­le a él su vi­da y ser yo la que se mo­vie­se”, pe­ro en­tre tra­yec­to y tra­yec­to se dio cuen­ta de que no le da­ba la vi­da. “Coin­ci­dió con un ex­ce­so de tra­ba­jo du­ran­te dos años se­gui­dos que in­clu­so pu­so en ries­go mi sa­lud. Los gran­des sa­lo­nes de mi show­room im­pre­sio­na­ban a las clien­tas, pe­ro es­ta­ban aca­ban­do con­mi­go”.

Y en­con­tró una ter­ce­ra vía: bus­car una ca­sa que le sir­vie­ra pa­ra vi­vir con su hi­jo, pe­ro que tam­bién fue­ra un buen si­tio pa­ra te­ner un ta­ller de cos­tu­ra. “Lo hi­ce por mi cuen­ta, sin con­sul­tar a na­die, por­que al fi­nal to­do el mun­do te da con­se­jos pe­ro tie­nes que bus­car den­tro de ti lo que real­men­te quie­res. Me pu­se a bus­car en los por­ta­les de al­qui­ler y la pri­me­ra vi­vien­da que vi re­sul­tó ser la ele­gi­da”.

Aho­ra vi­ve y tra­ba­ja en Po­zue­lo de Alar­cón (Or­lan­do Agu­do, 32) y has­ta ahí van sus clien­tas a ha­cer el ves­ti­do de su gran día. “El tra­to es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, mu­cho más fa­mi­liar. A mí siem­pre me ha gus­ta­do re­ci­bir a la gen­te, y aho­ra soy la an­fi­trio­na de mis no­vias, mis ma­dri­nas… nos to­ma­mos un ca­fé y ha­bla­mos co­mo si es­tu­vié­ra­mos en el sa­lón de ca­sa, por­que en reali­dad es don­de es­ta­mos”.

DON­DE NA­CE LA MODA

Las gran­des ca­sas de moda siem­pre lo han he­cho así. De ahí vie­ne su nom­bre, de he­cho. De For­tuny a Lan­vin, los gran­des di­se­ña­do­res re­ci­bían a sus fie­les en sus mai­sons, don­de, ade­más de to­mar me­di­das, or­ga­ni­za­ban des­fi­les y ser­vían de pun­tos de en­cuen­tro de la al­ta so­cie­dad. En­trar en esas ca­sas era una ex­pe­rien­cia úni­ca que com­ple­ta­ba el ma­ra­vi­llo­so pro­ce­so de ha­cer­se un ves­ti­do de no­che o un tra­je de cóc­tel.

En esas ca­sas de moda tra­ba­ja­ban cien­tos de em­plea­dos, des­de pa­tro­nis­tas a cos­tu­re­ras o mo­de­los. En la ca­sa-ta­ller de Car­men Halff­ter son tan so­lo seis per­so­nas. “Pa­ra mi equi­po fue un cam­bio com­pli­ca­do. De re­pen­te, de­jas de tra­ba­jar en el cen­tro de Ma­drid y te tie­nes que tras­la­dar to­dos los días a Po­zue­lo a tra­ba­jar en ca­sa de tu je­fa. Es­tá cla­ro que es un shock. Cuan­do

Car­men, con un ves­ti­do de su pro­pia fir­ma jun­to a su hi­jo. A la iz­quier­da, la zo­na de cos­tu­ra de su ta­ller en Po­zue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.