Me­la­nia

La mu­jer que rechaza la mano de Trump

AR - - PERSONAJE - Por ANA SAN­TOS

¿Es­tra­te­gia pa­ra de­mos­trar al mun­do que es mu­cho más que la es­po­sa ex­mo­de­lo del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos o una ma­ne­ra de ven­gar­se pú­bli­ca­men­te de su ma­ri­do por sus des­ma­nes? Pro­ba­ble­men­te, am­bas.

Po­co des­pués de las ocho de la tar­de del día de las elec­cio­nes, cuan­do el ines­pe­ra­do triun­fo de Do­nald Trump pa­re­cía con­fir­mar­se, Do­nald Trump Jr. le di­jo a un ami­go que su pa­dre pa­re­cía ha­ber vis­to un fan­tas­ma y Me­la­nia es­ta­ba llo­ran­do, y no de ale­gría pre­ci­sa­men­te. Ella es­ta­ba se­gu­ra de que su ma­ri­do no se con­ver­ti­ría en pre­si­den­te y po­drían vol­ver a al­mor­zar dis­cre­ta­men­te. Per­der se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos. Per­der era ga­nar”.

Así des­cri­be la amar­ga vic­to­ria pre­si­den­cial el pe­rio­dis­ta Mi­chael Wolff en Fi­re and Fury: in­si­de the Trump White Hou­se (tra­du­ci­do en Es­pa­ña co­mo Fue­go y fu­ria: en las

en­tra­ñas de la Ca­sa Blan­ca de Trump), el li­bro que na­rra la tras­tien­da de su pri­mer año de man­da­to. Al­gu­nos lo han ta­cha­do de po­co fia­ble y el pre­si­den­te in­ten­tó por to­dos los me­dios evi­tar su pu­bli­ca­ción, pe­ro eso so­lo ha con­se­gui­do dis­pa­rar sus ven­tas y con­ver­tir­lo en un bes­tse­ller pla­ne­ta­rio.

LI­BER­TAD PA­RA ME­LA­NIA

Lo cier­to es que no ha­ce fal­ta te­ner un to­po en la Ca­sa Blan­ca pa­ra atre­ver­se a afir­mar que Me­la­nia Trump nun­ca deseó ser la pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos. Ni tam­po­co ser un ex­per­to en len­gua­je no ver­bal pa­ra in­tuir que la re­la­ción en­tre Do­nald y ella es una bom­ba de re­lo­je­ría a pun­to de es­ta­llar. De he­cho, las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de la pa­re­ja son ana­li­za­das con lupa por­que ca­si siem­pre de­pa­ran ‘mo­men­ta­zos’ que dan más que ha­blar que los in­cen­dia­rios tuits del pre­si­den­te. Y es que la ima­gen de Me­la­nia re­cha­zan­do la mano de su es­po­so, en un ae­ro­puer­to y con las cá­ma­ras por tes­ti­go, lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en un clá­si­co. La pri­me­ra vez fue en ma­yo de 2017, na­da más des­cen­der del Air For­ce One en Is­rael, cuan­do ella dio lar­gas a Do­nald con un buen ma­no­ta­zo. La se­gun­da lle­gó po­cos días des­pués, en Roma, y la ter­ce­ra fue ha­ce unas se­ma­nas, cuan­do Do­nald, bus­can­do el con­tac­to con Me­la­nia, se en­con­tró con la man­ga de su abri­go ama­ri­llo es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­da. En es­ta oca­sión era so­lo el co­lo­fón a una tem­po­ra­da ho­rri­bi­lis pa­ra la pri­me­ra da­ma. Aca­ba­ba de sa­ber­se que los abo­ga­dos de Do­nald Trump pa­ga­ron 105.000 eu­ros a la ac­triz porno Stormy Da­niels pa­ra tra­tar de ocul­tar el af­fai­re que ini­cia­ron en 2006, mien­tras Me­la­nia se re­cu­pe­ra­ba del na­ci­mien­to de su hi­jo Ba­rron y él par­ti­ci­pa­ba en un tor­neo de golf. Fue ra­zón más que su­fi­cien­te pa­ra que ella can­ce­la­ra en el úl­ti­mo mo­men­to su asis­ten­cia a la cum­bre de Da­vos y des­co­nec­tar unos días en su man­sión de Flo­ri­da o pa­ra que am­bos lle­ga­ran en co­ches se­pa­ra­dos al Con­gre­so el día del so­lem­ne dis­cur­so del es­ta­do de la Unión. “So­mos muy in­de­pen­dien­tes”, sue­le ex­cu­sar­se Me­la­nia. O tal vez so­lo pre­ten­día pa­gar­le con la mis­ma mo­ne­da por la lar­ga lis­ta de des­plan­tes que co­men­za­ron el día en que lle­ga­ron a la Ca­sa Blan­ca y él ni si­quie­ra es­pe­ró a que des­cen­die­ra del co­che con un re­ga­lo de Tiffany en las ma­nos.

La ma­la on­da en­tre los Trump vie­ne de le­jos. Me­la­nia ape­nas se de­jó ver du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral y ce­dió to­do el pro­ta­go­nis­mo a Ivan­ka, la hi­ja fa­vo­ri­ta del can­di­da­to. El he­cho de que la ex­mo­de­lo se atre­vie­ra a dar un dis­cur­so en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na y re­sul­ta­ra ser un pla­gio de otro pro­nun­cia­do por Mi­che­lle Oba­ma tam­po­co ayu­dó mu­cho. Por no ha­blar de las ve­ces en que Do­nald la obli­ga­ba a to­mar la pa­la­bra en un mi­tin con una vio­len­ta ac­ti­tud que con­ge­la­ba el am­bien­te. Pe­ro cuan­do se hi­zo más evi­den­te fue du­ran­te la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra. Si da­mos por bueno el re­frán que di­ce: “La ca­ra es el es­pe­jo del al­ma”, el ros­tro de Me­la­nia lo de­cía to­do. Ella per­ma­ne­cía hie­rá­ti­ca co­mo una es­ta­tua y so­lo es­bo­za­ba una son­ri­sa for­za­da cuan­do su ma­ri­do se da­ba la vuel­ta bus­can­do la apro­ba­ción fa­mi­liar. Una es­ce­na que fue car­ne de me­mes y pro­pi­ció la cam­pa­ña vir­tual #FreeMe­la­nia (‘li­ber­tad pa­ra Me­la­nia’).

SU HIS­TO­RIA DE AMOR

Sin du­da, Do­nald Trump, de 71 años, es el pre­si­den­te más pin­to­res­co de to­da la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Ni si­quie­ra el ac­tor Ro­nald Rea­gan o Ba­rack Oba­ma, el pri­mer man­da­ta­rio ne­gro, die­ron tan­tos ti­tu­la­res en su pri­mer año de man­da­to. De he­cho, an­tes de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca Do­nald Trump ya era un vie­jo co­no­ci­do de la opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na y un per­so­na­je im­pres­cin­di­ble de la es­ce­na neo­yor­qui­na. Em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio,

pro­mo­tor de Miss Uni­ver­so, pro­ta­go­nis­ta del reality El apren­diz, mu­je­rie­go y bo­ca­zas, ha­bía es­ta­do ca­sa­do dos ve­ces –con Iva­na Trump y con Marla Ma­ples– y te­nía cua­tro hi­jos cuan­do co­no­ció a Me­la­nia Knauss, 24 años más jo­ven que él. Era 1998 cuan­do am­bos coin­ci­die­ron en una fies­ta or­ga­ni­za­da por Pao­lo Zam­po­lli, pro­pie­ta­rio de una agencia de mo­de­los, en el Kit Kat Club de Man­hat­tan. Do­nald se fi­jó en Me­la­nia y le pi­dió su nú­me­ro de te­lé­fono, pe­ro ella se ne­gó a dár­se­lo por­que el mag­na­te iba acom­pa­ña­do de su enési­ma con­quis­ta, Celina Mi­del­fart, he­re­de­ra no­rue­ga de una com­pa­ñía cos­mé­ti­ca que años an­tes ha­bía te­ni­do sus más y sus me­nos con el prín­ci­pe Haa­kon de No­rue­ga. “Hu­bo mu­cha quí­mi­ca en­tre no­so­tros, pe­ro su fa­ma no me im­pre­sio­nó. Que­ría sa­ber cuá­les eran sus in­ten­cio­nes”, de­cla­ró Me­la­nia en una en­tre­vis­ta. Do­nald des­ple­gó sus do­tes de con­quis­ta­dor y en 2005 se ca­sa­ron en una ce­re­mo­nia mul­ti­tu­di­na­ria al más pu­ro es­ti­lo Trump, en la que des­ta­có la asis­ten­cia del ma­tri­mo­nio Clin­ton, por aquel en­ton­ces ‘ami­gos’ del em­pre­sa­rio y re­cep­to­res de sus más que ge­ne­ro­sas do­na­cio­nes. Sí, la vi­da da mu­chas vuel­tas.

SU PAR­TI­CU­LAR SUE­ÑO AME­RI­CANO

Pe­ro si Do­nald es im­pul­si­vo, pro­vo­ca­dor y ex­hi­bi­cio­nis­ta, Me­la­nia es­tá en las an­tí­po­das. Dis­cre­ta y tí­mi­da, de­tes­ta ser el cen­tro de aten­ción. Tan­to, que es un com­ple­to enig­ma, un mis­te­rio por re­sol­ver. De ella ape­nas se sa­be que nació ha­ce 47 años co­mo Me­la­ni­ja Knavs en No­vo Mes­to, an­ti­gua Yu­gos­la­via y ac­tual­men­te Es­lo­ve­nia, pe­ro se tras­for­mó en Me­la­nia Knauss al lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos. Su pa­dre, Vik­tor, era miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y ven­de­dor de co­ches, y su ma­dre, Ama­li­ja, tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa tex­til. Gra­cias a ella, Me­la­nia y su her­ma­na Ines, dos años ma­yor, siem­pre iban im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­das y co­men­za­ron a in­tere­sar­se por la moda. Me­la­nia se tras­la­dó a Liu­blia­na –ac­tual ca­pi­tal de Es­lo­ve­nia– pa­ra es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro aban­do­nó la ca­rre­ra cuan­do se cru­zó en su ca­mino el fo­tó­gra­fo Sta­ne Jer­ko, que le pro­pu­so tra­ba­jar co­mo mo­de­lo. Por aquel en­ton­ces ella sa­lía con el jo­ven Pe­ter Bu­toln, con el que se de­ja­ba ver pa­sean­do en Ves­pa y bai­lan­do en al­gu­na dis­co­te­ca, pe­ro no se le co­no­ce otro ‘no­vio’ has­ta la apa­ri­ción de Trump. Po­co des­pués Me­la­nia que­dó se­gun­da en el con­cur­so Fa­ce of the Year de una re­vis­ta, y eso la ani­mó a tras­la­dar­se a Mi­lán con su her­ma­na, que so­ña­ba con ser di­se­ña­do­ra. Gra­cias a su 1,80 de es­ta­tu­ra y su mi­ra­da fe­li­na, Me­la­nia tra­ba­jó co­mo mo­de­lo en Fran­cia e Ita­lia has­ta que a fi­na­les de los no­ven­ta se ins­ta­ló en Nue­va York y pro­ta­go­ni­zó re­por­ta­jes de moda, cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y un so­na­do des­nu­do pa­ra la re­vis­ta GQ que si­gue dán­do­le que­bra­de­ros de ca­be­za. El diario Daily Mail afir­mó que en aque­lla épo­ca la mo­de­lo tam­bién ejer­ció la pros­ti­tu­ción, pe­ro re­cien­te­men­te ha te­ni­do que in­dem­ni­zar­la por di­fa­ma­ción por una can­ti­dad que po­dría ron­dar los dos mi­llo­nes y me­dio de eu­ros. Otro me­dio des­ta­pó que Me­la­nia te­nía un her­ma­nas­tro, De­nis Ci­geln­jak, fru­to de una re­la­ción de su pa­dre an­te­rior a su ma­tri­mo­nio y que Vik­tor Knavs siem­pre ha­bía ig­no­ra­do has­ta que se vio pre­sio­na­do a re­co­no­cer­lo.

Al con­ver­tir­se en se­ño­ra de Trump en 2005 y traer al mun­do a Ba­rron un año más tar­de, aban­do­nó com­ple­ta­men­te su pro­fe­sión y co­men­zó a ejer­cer el pa­pel de per­fec­ta es­po­sa de po­ten­ta­do neo­yor­quino.

EL DI­NE­RO NO DA LA FE­LI­CI­DAD

Fue en­ton­ces cuan­do Me­la­nia se ins­ta­ló en un trí­plex de la Trump To­wer de de­co­ra­ción ver­sa­lles­ca, ins­ta­ló a sus pa­dres y her­ma­na en pro­pie­da­des de su ma­ri­do cer­ca­nas a su do­mi­ci­lio y se de­di­có a “ha­cer Pi­la­tes y leer re­vis­tas”, sus afi­cio­nes fa­vo­ri­tas se­gún de­cla­ró a la re­vis­ta Peo­ple. Po­co des­pués pro­bó for­tu­na co­mo di­se­ña­do­ra con la fir­ma de jo­ye­ría Me­la­nia Ti­me­pie­ces & Je­welry, con es­ca­so éxi­to. Pe­ro ella no le pe­día más a su lu­jo­sa vi­da y, mu­cho me­nos, ser la pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos. Con­cre­ta­men­te, la úni­ca de la his­to­ria na­ci­da en el ex­tran­je­ro si ex­cep­tua­mos a la sex­ta, Loui­sa Adams, bri­tá­ni­ca pe­ro de pa­dre es­ta­dou­ni­den­se.

Hay quien afir­ma que Do­nald y Me­la­nia es­ta­ban a pun­to de se­pa­rar­se cuan­do el sor­pren­den­te re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les echó por tie­rra sus pla­nes. De ahí que la ex­mo­de­lo se re­sis­tie­ra a aban­do­nar la Gran Man­za­na pa­ra ins­ta­lar­se en la Ca­sa Blan­ca, don­de, por cier­to, se di­ce que duer­men en dor­mi­to­rios se­pa­ra­dos. La idea de asen­tar­se en una ciu­dad tan hos­til co­mo Was­hing­ton, don­de el 93% de los vo­tan­tes se de­can­ta­ron por la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, la de­pri­mía. “Bri­lla más y co­nec­ta me­jor con la gen­te cuan­do es­tá fue­ra de Was­hing­ton. En la ca­pi­tal se sien­te ba­jo pre­sión, no va de com­pras ni sa­le a ce­nar a res­tau­ran­tes; no es­tá fe­liz”, ar­gu­men­ta Ka­te Bro­wer, cro­nis­ta de las pri­me­ras da­mas. El he­cho de te­ner co­mo an­te­ce­so­ra en el car­go a Mi­che­lle Oba­ma, con una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra y una bri­llan­te ca­rre­ra pro­fe­sio­nal a sus es­pal­das, tam­bién le hi­zo un fla­co fa­vor. De he­cho, la ofi­ci­na per­so­nal de Me­la­nia en el ala es­te de la Ca­sa Blan­ca ape­nas con­ta­ba con la mi­tad de em­plea­dos que en la era Oba­ma, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos la pri­me­ra da­ma se es­tá to­man­do más en se­rio su pa­pel y ha rea­li­za­do nue­vos fi­cha­jes. De per­fil ba­jo y tra­di­cio­nal, ya ha de­ja­do cla­ro que las dos cau­sas en las que se va a vol­car son la lu­cha con­tra los opiá­ceos –una epi­de­mia que pro­vo­ca unas 90 muer­tes dia­rias en Es­ta­dos Uni­dos– y el ci­be­ra­co­so a me­no­res. Al­go que ha sor­pren­di­do a los ana­lis­tas po­lí­ti­cos, da­do el pa­pel de ‘ma­tón’ que le gus­ta ejer­cer a Do­nald Trump en las re­des so­cia­les.

DOS NI­ÑOS EN CA­SA

A lo que Me­la­nia si­gue re­sis­tién­do­se es a las en­tre­vis­tas, que con­ce­de con cuen­ta­go­tas. No es de ex­tra­ñar, te­nien­do en cuen­ta que en ellas siem­pre le to­ca de­fen­der, con un in­glés de mar­ca­do acen­to es­la­vo, las sa­li­das de tono de su ma­ri­do. Co­mo cuan­do en 2016, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, vio la luz el ví­deo en el que Trump le de­cía a un pe­rio­dis­ta: “Cuan­do eres fa­mo­so las mu­je­res te de­jan ha­cer­les lo que quie­ras; aga­rrar­las por el co­ño, lo que sea”. “Es un len­gua­je inaceptable, pe­ro son bro­mas tí­pi­cas de ma­chos y así lo in­ter­pre­té yo. A ve­ces di­go que ten­go a dos ni­ños en ca­sa, mi hi­jo y mi ma­ri­do, y sé có­mo ha­blan los hom­bres en al­gu­nas oca­sio­nes”, jus­ti­fi­có an­te las cá­ma­ras de la CNN. Po­co des­pués no le que­dó más re­me­dio que su­bir al es­tra­do en un mi­tin en Wis­con­sin y re­ci­tar una oda a su ma­ri­do: “Es­toy muy or­gu­llo­sa de él. Es tra­ba­ja­dor, ama­ble y tie­ne un gran co­ra­zón. Tam­bién es fuer­te e in­te­li­gen­te; un buen co­mu­ni­ca­dor y ne­go­cia­dor. Es un gran lí­der que di­ce la ver­dad”. Ha­bría que ver si hoy en día, con lo que ha llo­vi­do des­de en­ton­ces, Me­la­nia Trump da­ría el mis­mo dis­cur­so.

EL NI­ÑO DE SUS OJOS “Cuan­do Ba­rron ter­mi­ne la es­cue­la nos ins­ta­la­re­mos en la Ca­sa Blan­ca”.Es­ta es la ra­zón que es­gri­mió Me­la­nia pa­ra que ella y el úni­co hi­jo del ma­tri­mo­nio, de 11 años, per­ma­ne­cie­ran en Nue­va York tras la in­ves­ti­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.