Ma­no­lo Blah­nik

Un error en su pri­mer des­fi­le le lle­vó, cu­rio­sa­men­te, al éxi­to. Ca­si me­dio si­glo des­pués, el di­se­ña­dor español si­gue crean­do obras de ar­te pa­ra po­ner a nues­tros pies.

AR - - SUMARIO - Por PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

El za­pa­te­ro al que to­das aman.

Yo ha­cía za­pa­tos pa­ra la­gar­tos. Usa­ba pa­pel de bom­bo­nes pa­ra ello. Des­pués, no vol­ví a pen­sar en cal­za­do has­ta mu­cho tiem­po des­pués”. Cuan­do Ma­no­lo Blah­nik re­cuer­da su in­fan­cia, ha­bla de aquel jar­dín don­de ju­ga­ba y que le ha de­ja­do el gus­to por cuidar de las plan­tas, aquel “pa­raí­so” que era su ca­sa en San­ta Cruz de La Pal­ma (Ca­na­rias). Mien­tras lo ha­ce, son­ríe y pien­sa en su pa­dre, “un aus­trohún­ga­ro que pa­re­cía do­mi­nar to­dos los idio­mas”, y en su ma­dre, “ima­gi­na­ti­va y há­bil. Pin­ta­ba, ¿sa­bes? Y tam­bién ha­cía za­pa­tos. Re­cuer­do unos que hi­zo con re­ta­les de chi­fón que te­nía. El efec­to era in­creí­ble”. Aun­que no lo pa­rez­ca por su tra­yec­to­ria, la ob­se­sión de Ma­no­lo no eran los za­pa­tos, sino los pies des­nu­dos, “pe­ro por una cues­tión de be­lle­za; no ex­pe­ri­men­to na­da al ver­los, no soy fe­ti­chis­ta”. Aún hoy ado­ra vi­si­tar mu­seos pa­ra con­tem­plar los de las es­ta­tuas de cor­te he­le­nís­ti­co, so­bre to­do los de Pau­li­na Bo­na­par­te, la Ve­nus Vic­trix de Cá­no­vas que se ex­hi­be en la Villa Borg­he­se (Ro­ma): “Son mis pies fa­vo­ri­tos.

La mo­de­lo Kar­lie Kloss besa al di­se­ña­dor español, del que se sien­te gran ad­mi­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.