Pre­su­me de pies

¿Lis­ta pa­ra lu­cir san­da­lias? Si aún no has pues­to a pun­to tu pe­di­cu­ra, no hay pro­ble­ma. He­mos pre­pa­ra­do una guía de pri­me­ros au­xi­lios beauty pa­ra que es­tre­nes tem­po­ra­da con pa­so fir­me.

AR - - SUMARIO - Por SO­NIA GUIJARRO

Guía de pri­me­ros au­xi­lios beauty pa­ra abrir tem­po­ra­da con pa­so fir­me.

PRE­PA­RA LOS BÁ­SI­COS

An­tes de co­men­zar el ri­tual, con­vie­ne ha­cer aco­pio de los ins­tru­men­tos bá­si­cos pa­ra trans­for­mar tus pies en una par­te del cuer­po que desea­rás en­se­ñar. Una li­ma que eli­mi­ne las du­re­zas o bien una pie­dra pó­mez –que cum­ple una fun­ción pa­re­ci­da (y que se uti­li­za siem­pre tras un ba­ño de pies)–, unos ali­ca­tes de pe­di­cu­ra, un em­pu­ja­dor de cu­tí­cu­las pa­ra retirarlas y unas sa­les que ha­gan las fun­cio­nes de ex­fo­lian­te, pa­ra re­for­zar el aca­ba­do fi­nal.

ADIÓS DU­RE­ZAS

Las du­re­zas en la plan­ta de los pies (hi­per­que­ra­to­sis) se pro­du­cen cuan­do esa zo­na se en­gro­sa y for­ma una es­pe­cie de ca­llo­si­dad por cul­pa de un cal­za­do inade­cua­do o por el pe­so que so­por­tan, que ha­ce que la piel reac­cio­ne fa­bri­can­do más que­ra­ti­na pa­ra pro­te­ger las par­tes blan­das. Aho­ra, con los pies al des­nu­do, hay que dar­les un re­pa­so pa­ra sua­vi­zar la piel. “El pri­mer pa­so es su­mer­gir du­ran­te diez mi­nu­tos los pies en un ba­ño de agua ti­bia con sa­les mi­ne­ra­les, pa­ra dis­fru­tar de una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia spa en ca­sa. El ob­je­ti­vo es re­la­jar­los y re­du­cir las to­xi­nas de la piel y re­blan­de­cer las zo­nas muer­tas”, nos ex­pli­can las ex­per­tas de la mar­ca pa­ra uñas CND. Exis­te otra op­ción a las sa­les, que con­sis­te en de­po­si­tar unas go­tas de acei­te esen­cial en el agua. “A con­ti­nua­ción, em­pu­ja­mos las cu­tí­cu­las ha­cia la ba­se. El mo­men­to de se­car la piel es fun­da­men­tal: de­be­mos ha­cer­lo con sua­vi­dad y sin fro­tar, pa­ra eli­mi­nar lue­go las ca­llo­si­da­des con una li­ma es­pe­cí­fi­ca, eléc­tri­ca o ma­nual. Pa­ra com­ple­tar el pro­to­co­lo, no­so­tras re­co­men­da­mos uti­li­zar un ex­fo­lian­te pa­ra uni­fi­car la tex­tu­ra de la piel y de­jar­los pre­pa­ra­dos pa­ra la hidratación in­ten­si­va que ne­ce­si­tan”, aña­den. Y es que cuidar los pies no es so­lo una cues­tión es­té­ti­ca, sino tam­bién de sa­lud. Por el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras y la hu­me­dad, quedan más ex­pues­tos a las in­fec­cio­nes, y por eso hay que en­fa­ti­zar la hi­gie­ne y rea­li­zar, co­mo mí­ni­mo, una pe­di­cu­ras com­ple­ta al mes pa­ra man­te­ner­los li­bres de cé­lu­las muer­tas. He­le­na Lié­ba­nas, ma­ni­cu­ris­ta del cen­tro 20+tres, su­gie­re “los exfoliantes de pies con ba­se de acei­te que, al tiem­po que eli­mi­nan las irre­gu­la­ri­da­des de la piel, la hi­dra­tan, aun­que eso no sig­ni­fi­que que el pri­mer día ten­ga­mos que apli­car una cre­ma in­ten­si­va an­ti­du­re­zas y de­jar­la ac­tuar quince mi­nu­tos”.

MÁ­XI­MA HIDRATACIÓN

Des­pués de po­ner al día la piel de nues­tros pies, con las du­re­zas eli­mi­na­das y la ex­fo­lia­ción he­cha, es im­pres­cin­di­ble hi­dra­tar. He­le­na Lié­ba­nas re­co­mien­da “usar una gra­sa ti­po man­te­ca de ka­ri­té por la no­che o una cre­ma que con­ten­ga cen­te­lla asiá­ti­ca, pa­ra evi­tar grie­tas du­ran­te el día”. Des­de CND, su con­se­jo es uti­li­zar una mas­ca­ri­lla que se ex­tien­de has­ta la par­te ba­ja de la ro­di­lla pa­ra uni­fi­car la tex­tu­ra de la piel. Ade­más, exis­ten cal­ce­ti­nes im­preg­na­dos en gel ul­tra­hi­dra­tan­te con vi­ta­mi­na E, acei­te de jo­jo­ba, aloe ve­ra… que pue­des dejar pues­tos to­da la no­che y que cam­bia­rán el as­pec­to de tus pies a la ma­ña­na si­guien­te sin nin­gún es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.