NA­TU­RA­LE­ZA AN­TI­ES­TRÉS

AR - - EN CONTACTO - PA­QUI CAS­TELLS

Mi re­cuer­do más fe­liz de la in­fan­cia es cuan­do pi­sé por pri­me­ra vez un bos­que. La sen­sa­ción de cal­ma, li­be­ra­ción y ale­gría que me in­va­dió fue úni­ca. Des­de en­ton­ces, no exis­te pa­ra mí un lu­gar más hermoso y te­ra­péu­ti­co que la na­tu­ra­le­za. In­clu­so ha si­do mi gran apo­yo en los mo­men­tos más du­ros, mi com­pa­ñe­ro fiel y mi tem­plo sa­gra­do. Por eso, me ha en­can­ta­do vues­tro ar­tícu­lo Ba­ños

de bos­que con­tra el es­trés. Me sien­to to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­da. En­tien­do que ese día, de ni­ña, ro­dea­da de la na­tu­ra­le­za, se me ac­ti­va­ron los sen­ti­dos y en­tré en co­ne­xión con ella. Cual­quier par­que o jar­dín pue­de ser­vir­nos igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.