SÍ, HAY VI­DA TRAS EL DI­VOR­CIO

AR - - INSPIRACIÓN - Por Ele­na Za­rra­lu­qui

He cre­ci­do ro­dea­da de abo­ga­dos y, so­bre to­do, muy in­fluen­cia­da por mi pa­dre, Luis Za­rra­lu­qui Sán­chez-Ez­na­rria­ga, el re­fe­ren­te in­cues­tio­na­ble del de­re­cho de fa­mi­lia en nues­tro país.

Él no so­lo me ha en­se­ña­do a ser abo­ga­da de fa­mi­lia, sino que tam­bién me ha trans­mi­ti­do su in­te­rés por la his­to­ria. Pen­sé que se­ría una bue­na idea es­tu­diar la evo­lu­ción de los pro­ce­sos ma­tri­mo­nia­les ana­li­zan­do las di­fe­ren­cias en­tre las dis­tin­tas cul­tu­ras. Que­ría es­cri­bir un li­bro que de una for­ma ame­na mos­tra­ra es­ta evo­lu­ción del de­re­cho de fa­mi­lia des­de el pun­to de vis­ta de la mu­jer, por­que sí que es ver­dad que las mu­je­res lo he­mos te­ni­do muy di­fí­cil. Cuen­to la his­to­ria de 15 mu­je­res que han pa­sa­do por pro­ce­sos ma­tri­mo­nia­les, se­pa­ra­cio­nes le­ga­les o de he­cho, nu­li­da­des y di­vor­cio, pro­ce­sos le­ga­les di­fe­ren­tes pe­ro que con­lle­van los mis­mos efec­tos con­se­cuen­cia de la rup­tu­ra de un ma­tri­mo­nio. A pe­sar de que en el des­pa­cho ten­go más clien­tes hom­bres que mu­je­res, pen­sé que se­ría una bue­na for­ma de ho­me­na­jear­las, y por eso se lo de­di­co a ellas.

La ma­yo­ría de las pro­ta­go­nis­tas pa­sa­ron por se­pa­ra­cio­nes trau­má­ti­cas y tu­vie­ron que lu­char pa­ra re­co­brar el res­pe­to de las so­cie­da­des en las que vi­vían, des­de la an­ti­gua Ro­ma a la Eu­ro­pa me­die­val o la Alemania na­zi. Leo­nor de Aqui­ta­nia, Urra­ca de Cas­ti­lla, Ca­ta­li­na de Ara­gón, Ani­ta Del­ga­do, la em­pe­ra­triz So­ra­ya o Lady Di… Las pro­ta­go­nis­tas de mi li­bro son mu­je­res va­lien­tes, con una tre­men­da con­cien­cia del de­ber, bien po­lí­ti­co, bien fa­mi­liar, que su­pie­ron afron­tar es­tos di­fí­ci­les mo­men­tos. To­das me han sor­pren­di­do enor­me­men­te, pe­ro saber que In­grid Berg­man fue­se ca­paz de re­nun­ciar a sus hi­jos pa­ra no me­ter­los en me­dio de la ba­ta­lla cam­pal que Ros­se­lli­ni ini­ció con­tra ella me ha pa­re­ci­do no so­lo muy ge­ne­ro­so, sino de una bon­dad ex­tre­ma. Veo en el des­pa­cho a diario có­mo los hi­jos en­fren­tan a los pa­dres de una for­ma en­car­ni­za­da, y muy po­ca gen­te es ca­paz de an­te­po­ner los in­tere­ses de sus hi­jos a los su­yos pro­pios co­mo hi­zo es­ta mu­jer. En ge­ne­ral, to­dos los per­so­na­jes ele­gi­dos son mu­je­res va­lien­tes, ca­pa­ces de en­fren­tar­se a su mun­do, a su épo­ca, por te­ner paz. De Oc­ta­via la Me­nor, por ejem­plo, me cau­ti­vó su bon­dad. Fue ca­paz de edu­car a los hi­jos que ha­bían te­ni­do Mar­co An­to­nio y Cleo­pa­tra jun­to a los su­yos pro­pios. Y Urra­ca de Cas­ti­lla es un ejem­plo de esas mu­je­res fuer­tes que a lo lar­go de la his­to­ria se han su­ble­va­do con­tra los con­ven­cio­na­lis­mos y las im­po­si­cio­nes, con­tra la opre­sión de un ma­chis­mo pri­mi­ti­vo que so­lo uti­li­za­ba el ma­tri­mo­nio co­mo ins­tru­men­to de las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas.

Leo­nor de Aqui­ta­nia tu­vo una vi­da in­creí­ble, dig­na de los cantares de los ju­gla­res. Fue la mu­jer más in­flu­yen­te de la Edad Me­dia, dos ve­ces rei­na y una de las pri­me­ras fe­mi­nis­tas de la his­to­ria. Re­bel­de y trans­gre­so­ra, sus detractores fue­ron te­jien­do una le­yen­da ne­gra so­bre ella, pe­ro vi­vió pa­ra de­fen­der sus de­re­chos y los de sus hi­jos.

Ca­ta­li­na de Ara­gón, su­ma­men­te cul­ta, in­te­li­gen­te, de­fen­so­ra de los de­re­chos de la mu­jer, fue una ade­lan­ta­da a su tiem­po. Mu­chos his­to­ria­do­res pien­san que si hu­bie­se po­di­do ejer­cer el po­der en In­gla­te­rra o en Es­pa­ña, en vez de su her­ma­na Jua­na, ha­bría si­do una go­ber­nan­te ex­tra­or­di­na­ria, dig­na hi­ja de los Reyes Ca­tó­li­cos. Fue va­le­ro­sa has­ta en el cam­po de ba­ta­lla, ca­paz de po­ner­se la ar­ma­du­ra y su­bir a su ca­ba­llo –es­tan­do em­ba­ra­za­da– pa­ra po­ner­se al man­do de las tro­pas y de­fen­der a su país con­tra los es­co­ce­ses.

Aun­que no ten­go un per­so­na­je fa­vo­ri­to, sí que es ver­dad que el per­so­na­je de Eu­la­lia de Bor­bón me gus­ta mu­cho. Su va­len­tía a la ho­ra de en­fren­tar­se a la so­cie­dad de su mo­men­to me re­cuer­da a mi abue­la pa­ter­na, que, aun­que, por su­pues­to, a otro ni­vel, se se­pa­ró en un mo­men­to en Es­pa­ña y en un en­torno en el que no era fá­cil to­mar esa de­ci­sión. Ca­si to­das me han sor­pren­di­do por su va­len­tía al en­fren­tar­se a la so­cie­dad de su mo­men­to. Ne­ga­ti­va­men­te lo ha he­cho Mag­da Goeb­bels. Es in­creí­ble que su pa­dras­tro y su pri­mer no­vio fue­ran ju­díos, que ella lle­va­se la es­tre­lla de Da­vid en su abri­go y lue­go fue­ra ca­paz de ase­si­nar a sus hi­jos.

Bar­ba­ra Hut­ton, por otra par­te, no su­po en­con­trar la fe­li­ci­dad a pe­sar de te­ner tan­tos ma­ri­dos. No su­po ele­gir nunca bien y, cuan­do lo hi­zo, con Cary Grant, no su­po man­te­ner­lo. Fue una mu­jer dé­bil que aca­bó arrui­na­da y so­la. Es­te per­so­na­je me ha de­mos­tra­do lo im­por­tan­te que es te­ner una ac­ti­tud co­rrec­ta an­te la vi­da. Creo que la em­pe­ra­triz So­ra­ya fue tam­bién una mu­jer ge­ne­ro­sa, ca­paz de re­nun­ciar a su vi­da, su ma­ri­do, su amor, por un in­te­rés po­lí­ti­co su­pe­rior. ¿El pre­cio que pa­ga­ron por vi­vir su vi­da fue de­ma­sia­do al­to? Aun­que pue­da pa­re­cer que sí, creo que en la vi­da hay que te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te las ad­ver­si­da­des. Y no ca­be du­da de que la rup­tu­ra de un ma­tri­mo­nio, de una fa­mi­lia, es al­go du­rí­si­mo, pe­ro si se afron­ta con va­len­tía, hon­ra­dez y po­si­ti­vis­mo es una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra ser fe­liz.

Hoy en día, el di­vor­cio es una po­si­bi­li­dad de reha­cer una vi­da ro­ta, una nue­va opor­tu­ni­dad. Pe­ro no siem­pre fue así. De he­cho, aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te que te­ne­mos, pe­ro no po­de­mos es­tar an­cla­dos en una re­la­ción de pa­re­ja que no fun­cio­na. No so­lo por no­so­tros, sino por nues­tros hi­jos, a los que creo de­be­mos edu­car con nues­tro ejem­plo. ¿Qué men­sa­je van a re­ci­bir ellos si sus re­fe­ren­tes en la vi­da tie­nen una re­la­ción ho­rri­ble, es­tán an­cla­dos en un ma­tri­mo­nio in­fe­liz y no son ca­pa­ces de sa­lir de esa re­la­ción? Aho­ra bien, la evo­lu­ción so­cial de­be con­lle­var una res­pues­ta ju­rí­di­ca acor­de, y es­tá cla­ro que es­ta úl­ti­ma lle­va un rit­mo di­fe­ren­te, mu­cho más len­to.

Leo­nor de Aqui­ta­nia, Urra­ca de Cas­ti­lla, la em­pe­ra­triz So­ra­ya, Lady Di… de to­das ellas, hom­bres y mu­je­res, de­be­mos apren­der que hay mo­men­tos en la vi­da en que es im­por­tan­te dejar de la­do nues­tros in­tere­ses par­ti­cu­la­res y pen­sar en los que nos ro­dean. Re­cor­dar más ese prin­ci­pio bá­si­co de no ha­cer al otro lo que no te gus­ta­ría que te hi­cie­ran a ti. Y te­ner siem­pre una ac­ti­tud cons­truc­ti­va, po­si­ti­va an­te los pro­ble­mas. Ese es el men­sa­je a las mu­je­res que se en­cuen­tren hoy en esa si­tua­ción: que sean va­lien­tes y pien­sen en su fu­tu­ro a lar­go plazo. El cor­to pue­de ser muy du­ro, pe­ro to­do de­pen­de de la ac­ti­tud con la que se en­fren­ten a ello.

La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te que te­ne­mos, pe­ro no po­de­mos es­tar an­cla­dos en una re­la­ción que no fun­cio­na

1. Lady Di, pro­ba­ble­men­te, una de las di­vor­cia­das más fa­mo­sas del si­glo XX.2. Bar­ba­ra Hut­ton, en la por­ta­da del li­bro Di­vor­cia­dascon his­to­ria (ed. La Es­fe­ra de los Li­bros).3. In­grid Ber­man lle­gó a re­nun­ciar a sus hi­jos pa­ra ale­jar­los de los pro­ble­mas con su ex­ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.