LOS JA­VIS

Ja­vier Am­bros­si y Ja­vier Cal­vo son la pa­re­ja del mo­men­to. De­rro­chan sim­pa­tía y au­ten­ti­ci­dad. Son aman­tes de un buen co­ci­do en­tre ami­gos y no pue­den vi­vir sin la son­ri­sa del otro.

AR - - LO MEJOR DE LA VIDA POR - Por DIA­NA MA­TI­LLA

El úl­ti­mo año ha mar­ca­do sus ca­rre­ras. Los Ja­vis son dos de los di­rec­to­res más so­li­ci­ta­dos. Fans de Pe­dro Almodóvar, han con­ver­ti­do su ca­sa en un tem­plo pa­ra ellos y pa­ra sus ami­gos. Lle­na de pie­zas es­pe­cia­les y mo­men­tos úni­cos, las pa­re­des de su pi­so en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Ma­la­sa­ña guar­dan sue­ños y pro­yec­tos fu­tu­ros. Ima­gen de la nue­va cam­pa­ña de Se­ven Up, #TuMi­xMá­sTú, de­fien­den que ser uno mis­mo es la cla­ve pa­ra ser fe­liz. Con un gin-to­nic en mano y cóm­pli­ces en opi­nio­nes y vi­ven­cias –tan­to que a ve­ces pue­den ‘ha­blar’ el uno por el otro–, nos cuen­tan có­mo es­tá sien­do es­te via­je pa­ra ellos y có­mo afron­tan la fa­ma. Enamo­ra­dos de Ja­pón, pe­ro so­bre to­do de Ma­drid, ciu­dad en la que em­pe­zó to­do, se en­cuen­tran mon­tan­do la se­gun­da tem­po­ra­da de Paquita Sa­las, una se­rie am­bien­ta­da en los no­ven­ta (dis­po­ni­ble en Net­flix) que se ha co­ro­na­do co­mo un fe­nó­meno de ma­sas sin pre­ce­den­tes. Pe­ro an­tes de con­sa­grar­se co­mo di­rec­to­res de te­le­vi­sión, se vol­ca­ron en La lla­ma­da, una his­to­ria que lle­va ya cua­tro años en el Tea­tro La­ra tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Y su ver­sión en ci­ne, ga­na­do­ra de un pre­mio Go­ya, lo co­rro­bo­ra con cre­ces. ¿Que ha sig­ni­fi­ca­do La lla­ma­da pa­ra vo­so­tros? Ja­vier Am­bros­si: To­do. Pa­re­ce un po­co mar­ciano de­cir que es una his­to­ria au­to­bio­grá­fi­ca por­que es una obra de mon­jas. Pe­ro en cier­ta ma­ne­ra sí que nos re­fle­ja un po­co a los dos. So­mos per­so­nas que se han te­ni­do que rein­ven­tar y que un día sin­tie­ron la lla­ma­da de al­go di­fe­ren­te. No­so­tros es­tá­ba­mos dán­do­nos con­tra un mu­ro in­ten­tan­do ser ac­to­res, pe­ro un día di­ji­mos: “¿Y si ha­ce­mos al­go di­fe­ren­te? ¿Y si lo crea­mos no­so­tros?”. Fue muy re­ve­la­dor. La his­to­ria ha­bla de nues­tra fi­lo­so­fía

de vi­da, de lo que apli­ca­mos. No era director cuan­do em­pe­cé. Ja­vi tam­po­co, pe­ro, oye, lo es­ta­mos in­ten­tan­do.

Ja­vier Cal­vo: Real­men­te hi­ci­mos una co­sa pa­ra dos días y mi­ra la que se ha mon­ta­do. Nunca pen­sa­mos que se iba a crear es­te es­cán­da­lo, pe­ro al­go den­tro de ti te sue­le de­cir si vas bien o vas mal y yo sen­tía que iba a ser un éxi­to, que iba a ir bien, que iba a fun­cio­nar. Vues­tra fi­lo­so­fia es:" Lo ha­ce­mos y ya ve­mos" Ja­vier C Sí, con to­do en la vi­da.

Ja­vier A Y cuan­do se te ol­vi­da, hay que re­cor­dar­lo. Por eso lo lle­va­mos ta­tua­do. Es muy tris­te te­ner que ha­cer las co­sas pa­ra con­se­guir al­go. Sa­car bue­nas no­tas en el co­le, pa­ra es­tu­diar una ca­rre­ra, pa­ra, pa­ra, pa­ra... Y lo que tú quie­res, ¿qué? Yo pre­fie­ro dis­fru­tar. ¿ Co­mo es un sa­ba­do per­fec­to? Ja­vier C.: En ca­sa. El pla­to que me­jor me sa­le es el co­ci­do ma­dri­le­ño y so­le­mos in­vi­tar a nues­tros ami­gos, bueno, y a Ma­ca­re­na (ri­sas), a co­mer. La so­bre­me­sa du­ra ho­ras: can­ta­mos, ha­bla­mos de to­do... Ellos son la gen­te que nos ha lle­va­do has­ta don­de es­ta­mos. Gen­te ca­ri­ño­sa, ta­len­to­sa, di­ver­ti­da, ca­ris­má­ti­ca, que nos ha que­ri­do in­con­di­cio­nal­men­te y, so­bre to­do, nos ha aguan­ta­do en to­do mo­men­to. Y eso es de agra­de­cer.

Lo son to­do. Es­tán siem­pre ahí. Ja­vier A : MB GBNJMJB FT NVZ JNQPSUBOUF Ja­vier A.: Sí. Y es que es­toy ha­cien­do lo me­jor de la vi­da con ellos: mi pri­me­ra pe­lí­cu­la la pro­ta­go­ni­za mi her­ma­na, a la que no pue­do que­rer más. Es muy especial, cá­li­da, una au­tén­ti­ca es­tre­lla, y no lo di­go por­que sea ella. Mis pa­dres es­tán muy or­gu­llo­sos. Y ade­más la co­di­ri­gió mi no­vio. ¿Qué más se pue­de pe­dir? Creo que na­da. Es un cli­ché eso de que te can­sas de es­tar, de tra­ba­jar con ellos. Si ten­go que ha­cer equi­po pa­ra una pe­lí­cu­la siem­pre ele­gi­ré a mi fa­mi­lia y a mis ami­gos los pri­me­ros.

Ja­vier C: Es lo más im­por­tan­te, pe­ro sí es cier­to que

te­ner una re­la­ción tan es­tre­cha vie­ne con las co­sas bue­nas y las ma­las de la con­fian­za. A no­so­tros nos sa­le me­jor un per­so­na­je cuan­do lo es­cri­bi­mos pa­ra el ac­tor en con­cre­to. Y la re­la­ción no se re­sien­te, se en­ri­que­ce. La gen­te con la que no tra­ba­jo des­gra­cia­da­men­te no la veo. Así que mu­cho me­jor.

¿Un si­tio don­de re­fu­gia­ros? Ja­vier C.:Sin du­da, nues­tro pi­so. Tie­ne un en­can­to especial que nos enamo­ra. La de­co­ra­ción, que es fru­to de mu­chas ho­ras de Pin­te­rest, la ubi­ca­ción... Por ejem­plo, le ten­go especial ca­ri­ño al cua­dro de Mi­chael Jack­son que te­ne­mos col­ga­do en el sa­lón, en­ci­ma de la chi­me­nea, y que da mu­cha vi­da por los co­lo­res. Si es­cu­chais Mary y Su­si pen­sais en...

Ja­vier C.: Nues­tras pe­rri­tas. Me en­can­ta­ría es­tar con ellas aho­ra mis­mo. Las ve­mos muy po­co.

Ja­vier A.: Y úl­ti­ma­men­te las echa­mos mu­cho de me­nos.

Una ciu­dad don­de per­der­se. Ja­vier C.: $ Me gus­tó mu­chí­si­mo Ja­pón. So­bre to­do los ba­res pe­que­ñi­tos don­de so­lo po­dían en­trar cin­co per­so­nas a la vez. Es una cul­tu­ra muy especial. Ja­vier A.: A mí tam­bién me sor­pren­dió, pe­ro me que­do con Ma­drid, con la vi­da que trans­mi­te, las pues­tas de

sol, las fies­tas, los ba­res... Un li­bro que re­co­men­da­riais, Ja­vier C.: Aho­ra mis­mo, Pa­tria, de Fer­nan­do Aram­bu­ru. La for­ma de con­tar la his­to­ria, la tra­ma, los per­so­na­jes, có­mo te en­vuel­ve. La tem­plan­za, la se­re­ni­dad que tie­ne el li­bro... Me pa­re­ce una lec­tu­ra muy re­co­men­da­ble.

Ja­vier A.: " Yo cual­quier co­sa de Za­die Smith. Ade­más, me pa­re­ce que sus re­la­tos tie­nen cier­ta si­mi­li­tud con

La lla­ma­da. Me ins­pi­ra mu­cho. ¿Cual es vues­tro me­jor re­cuer­do?

Ja­vier C.: Cuan­do se es­tre­nó La lla­ma­da, la ova­ción que hu­bo en el ci­ne al aca­bar la pe­lí­cu­la. Ja­vier A.: Fí­ja­te: la pri­me­ra cla­se que hi­ci­mos en OT. Le ten­go mu­cho ca­ri­ño a ese día. No po­deis vi­vir sin... Ja­vier A.: Es­pe­ro que en es­ta coin­ci­da­mos. Yo no pue­do vi­vir sin él, sin su ale­gría las 24 ho­ras del día. Ja­vier C.: Yo tam­po­co.

A la iz­quier­da, Ja­vier Am­bros­si. A la de­re­cha, Ja­vier Cal­vo.

1. Su ca­sa. El apar­ta­men­to de la pa­re­ja. “Es­tá mal que yo lo di­ga, pe­ro creo que vivo en la ca­sa más bo­ni­ta del mun­do”, co­men­ta Am­bros­si. 2. Ma­ca­re­na Gar­cía y Ja­vier Am­bros­si. Los her­ma­nos se abra­zan en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián de 2017. 3. Car­tel...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.