Aquí es­tá mi pa­raí­so

Hay lu­ga­res má­gi­cos que con­si­guen que vol­va­mos a co­nec­tar con no­so­tros mis­mos. Destinos don­de el es­trés del día a día de­ja pa­so al dis­fru­te y re­car­ga­mos pi­las ca­si sin dar­nos cuen­ta. Sie­te per­so­na­jes nos han des­ve­la­do cuál es su Val­ha­la par­ti­cu­lar.

AR - - SUMARIO - Por Mª ÁN­GE­LES ARA­GO­NE­SES

Sie­te per­so­na­jes nos cuen­tan cuá­les son sus lu­ga­res de re­lax.

QUIQUE DACOSTA “Ibi­za y Ja­ran­di­lla de la Ve­ra me per­mi­ten re­en­con­trar­me y sen­tir­me li­bre”

Co­mo es­toy muy cen­tra­do en mi ofi­cio y mis ne­go­cios, uno de mis sue­ños es en­con­trar re­fu­gios que me per­mi­tan des­co­nec­tar de mi día a día y re­car­gar pi­las. Mis destinos ha­bi­tua­les son Ibi­za, For­men­te­ra y Ja­ran­di­lla de la Ve­ra, mi pue­blo na­tal. Trans­mi­ten un buen ro­llo tre­men­do. Son los pa­raí­sos que he cons­trui­do, he­mos cons­trui­do, con mi pa­re­ja y mis hi­jos. Son nues­tro lu­gar de re­fu­gio. Me atra­pa la sen­sa­ción de li­ber­tad a la que me so­me­to y me so­me­ten. Son si­tios que me per­mi­ten re­en­con­trar­me y sen­tir­me li­bre. Son un au­tén­ti­co an­tí­do­to.

Pa­ra mí co­ci­nar no es un tra­ba­jo. Ten­go dos hi­jos y co­cino pa­ra ellos ca­da día, y lo ha­go co­mo un ac­to de amor. Cuan­do es­toy de va­ca­cio­nes, los pri­me­ros días sue­lo pre­pa­rar co­sas muy sen­ci­llas: car­ne y ver­du­ras a la plan­cha... Tra­to de bus­car esa par­te de­tox de mi día a día. Pe­ro cuan­do ya lle­vo un tiem­po de va­ca­cio­nes, me pon­go en mo­do ‘com­pli­car­me la vi­da’. Em­pie­zo a in­vi­tar gen­te a ca­sa, a per­so­nas que voy co­no­cien­do, me pon­go en ‘mo­do co­ci­ne­ro’, que es lo que soy. Ade­más, yo sue­lo co­ci­nar men­tal­men­te. Su­pon­go que es lo mis­mo que un mú­si­co ha­ce pa­ra com­po­ner. En oca­sio­nes, cuan­do es­toy de va­ca­cio­nes, me des­pier­to a me­dia­no­che con ideas que, se­gu­ra­men­te, con el tra­ba­jo dia­rio no apa­re­ce­rían. A ve­ces se lo di­go a mi gen­te: ‘Ne­ce­si­to más días li­bres pa­ra que me sal­gan más pla­tos’.

CRIS­TI­NA PEDROCHE “Pa­ra des­can­sar y des­co­nec­tar so­lo ne­ce­si­to a mi ma­ri­do y un si­tio en el que se co­ma bien”

Mis va­ca­cio­nes idea­les son en cual­quier lu­gar don­de pue­da des­can­sar y des­co­nec­tar.

Pa­ra eso so­lo ne­ce­si­to a mi ma­ri­do –el chef Da­vid Muñoz– y que se co­ma bien. El lu­gar no es tan im­por­tan­te co­mo la com­pa­ñía –re­co­no­ce la ac­triz y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, aho­ra em­ba­ja­do­ra de la fir­ma Ipa­ne­ma–. Via­jar es co­no­cer otras cul­tu­ras, otros mo­dos de vi­da... pa­ra mí im­pli­ca en­ri­que­cer­me y ma­du­rar. Yo an­tes en ve­rano siem­pre bus­ca­ba pla­ya y no ha­cer na­da, des­can­sar al cien por cien. Aho­ra ten­go otras in­quie­tu­des y bus­co otras co­sas, co­mo, por ejem­plo, co­mer bien. Cuan­do via­jo, sue­lo bus­car los me­jo­res res­tau­ran­tes, y cuan­do di­go me­jo­res no me re­fie­ro so­lo a los más ca­ros y con es­tre­lla, sino a aque­llos don­de va la gen­te que vi­ve allí. In­ten­to huir de lo más tu­rís­ti­co.

Ja­pón, por ejem­po, es un des­tino ideal. Se co­me bien, es una cul­tu­ra que me en­can­ta, la gen­te es su­per­ama­ble... No me im­por­ta­ría re­pe­tir es­te año otra vez, pe­ro creo que bus­ca­re­mos un des­tino don­de no ha­ya­mos es­ta­do nun­ca.

Lo cier­to es que Lon­dres se ha con­ver­ti­do en mi re­fu­gio, aun­que siem­pre el mo­ti­vo del via­je es de tra­ba­jo por el res­tau­ran­te que te­ne­mos allí. Aun­que tra­ba­je­mos to­do el fin de se­ma­na, siem­pre sa­ca­mos un hue­co pa­ra co­no­cer al­gún si­tio nue­vo, pa­ra ir al ci­ne, al tea­tro o a dar una vuel­ta. Me gus­ta mu­cho el am­bien­te, y la gen­te es ma­ra­vi­llo­sa. Creo que es un des­tino muy ase­qui­ble por los bi­lle­tes de vue­lo, aun­que lue­go la ciu­dad es un po­co más ca­ra, y es­tá muy cer­qui­ta: en dos ho­ras y me­dia es­tás allí. Es una ciu­dad pa­ra co­no­cer sí o sí.

Me en­can­ta co­rrer por Hy­de Park. Ado­ro ese par­que lleno de ar­di­llas su­per­sim­pá­ti­cas. Allí sue­lo le­van­tar­me tem­prano y ha­cer de­por­te, co­rrer por al­gún par­que; lue­go unos es­ti­ra­mien­tos o un po­co de yoga pa­ra equi­li­brar­me. Des­pués me gus­ta dar una vuel­ta por el Soho, ver las tien­das de Ox­ford Cir­cus, y por su­pues­to ce­nar en Stree­tXO Lon­dres. El ra­men de Stree­tXO es es­pec­ta­cu­lar. Y las cro­que­tas de la Pedroche tam­bién me han di­cho que es­tán muy bue­nas. La coc­te­le­ría de Cir­cu­sXO es lo me­jor que pue­des en­con­trar en la City. Tam­bién se me­re­ce una vi­si­ta pa­ra to­mar una co­pa o re­fres­co Sketch: so­lo por los ba­ños con for­ma de hue­vo me­re­ce la pe­na ir.

ADRIÁN (MARLON) “Mi co­ra­zón es­tá di­vi­di­do en­tre Sa­li­nas (As­tu­rias) y Fuer­te­ven­tu­ra”

Es­te ve­rano es­ta­re­mos pro­mo­cio­nan­do nues­tro pri­mer dis­co, Co­sas que no se pa­gan

con di­ne­ro. Es im­pac­tan­te to­do lo que es­ta­mos vi­vien­do. Pe­ro si ten­go unos días li­bres, los re­par­ti­ré en­tre Sa­li­nas (As­tu­rias), Fuer­te­ven­tu­ra y Má­la­ga. Son mis tres si­tios de des­co­ne­xión. Ten­go el co­ra­zón di­vi­di­do, so­bre to­do en­tre Sa­li­nas, mi ca­sa, don­de real­men­te me crié y he vi­di­do to­da mi vi­da, y Fuer­te­ven­tu­ra, don­de vi­ven mi ma­má y mi her­mano y pa­sé una épo­ca muy im­por­tan­te. Má­la­ga lo des­cu­brí con mi chi­ca –la ac­triz Ana Fer­nán­dez– ha­ce dos años y siem­pre quie­ro vol­ver. ¿Un día per­fec­to de va­ca­cio­nes? Mi pa­raí­so es un si­tio con pla­ya, sol y ca­lor­ci­to. Así que se­ría un día que ha­ga mu­cho ca­lor, ba­ñar­me en el mar, ha­cer al­go de surf y or­ga­ni­zar una bar­ba­coa en ca­sa con mi chi­ca y mis ami­gos, que ha­ya una gui­ta­rra y aca­be­mos to­dos can­tan­do, bai­lan­do y to­man­do unas co­pas”.

MEGAN MAXWELL “Fuer­te­ven­tu­ra es un au­tén­ti­co pa­raí­so en la tie­rra”

Mis va­ca­cio­nes idea­les son en la pla­ya, tum­ba­da ba­jo una som­bri­lla, es­cu­chan­do mú­si­ca y le­yen­do un li­bro. Cuan­do via­jo, me en­can­ta co­no­cer si­tios nue­vos y dis­fru­tar de su gas­tro­no­mía, sus gen­tes y sus cos­tum­bres –con­fie­sa la es­cri­to­ra, que aca­ba de lan­zar su úl­ti­mo li­bro El pro­yec­to de mi vi­da

(ed. Pla­ne­ta)–. Pe­ro mis pla­nes pa­ra es­te ve­rano son ir a Fuer­te­ven­tu­ra... ¡y dis­fru­tar! Ado­ro ir a allí. Hay un ho­tel muy es­pe­cial pa­ra mí en Co­rra­le­jo don­de me en­can­ta des­co­nec­tar en­tre du­nas y pla­yas pa­ra­di­sia­cas. Lo que me atra­pa de ese lu­gar, lo que con­si­gue ha­cer­me vol­ver una y otra vez es su tran­qui­li­dad y el buen ro­llo que trans­mi­te. ¿Có­mo lo des­cri­bi­ría? Po­dría de­cir­se que Fuer­te­ven­tu­ra es un au­tén­ti­co pa­raí­so en la tie­rra don­de me ol­vi­do de to­do y so­lo me per­mi­to en­sar en mí. Mi vi­da, mis há­bi­tos cam­bian ra­di­cal­men­te cuan­do es­toy allí. To­tal­men­te. Allí no tra­ba­jo. Allí no hay ho­ra­rios. Sue­lo leer li­bros que real­men­te me ape­te­ce dis­fru­tar y que du­ran­te el res­to del año no pue­do leer, por mi tra­ba­jo. Un día per­fec­to allí pue­de re­su­mir­se así: pis­ci­na, pla­ya, lectura, mú­si­ca y co­mer lo que me ape­te­ce. Si vais allí, no po­déis de­jar de pro­bar las pa­pás arru­gás con mo­jo”.

SANDRA BARNEDA “Uno de mis destinos fe­ti­che en ve­rano es pi­sar siem­pre aguas por­tu­gue­sas”

Mis va­ca­cio­nes idea­les son re­lax, bue­na com­pa­ñía, a po­der ser pla­ya, un mon­tón de li­bros pa­ra leer y lu­ga­res be­llos que vi­si­tar. Si pue­de ser un lu­gar le­jano, me­jor, por­que des­co­nec­to más... Es­te ve­rano to­can via­jes pe­que­ños pa­ra co­no­cer lu­ga­res de nues­tra tie­rra: Em­por­dà, Ba­lea­res y Ca­na­rias, qui­zás unos días de ru­ta en bi­ci... Cuan­do via­jo me gus­ta des­cu­brir co­sas nue­vas, pai­sa­jes, gen­te. Me apa­sio­na char­lar con des­co­no­ci­dos. Ve­ne­cia –don­de es­tá am­bien­ta­do su úl­ti­mo li­bro, Las

hi­jas del agua (ed. Su­ma de Le­tras)– es uno de mis pun­tos de re­fe­ren­cia en el ma­pa­mun­di y una de las ciu­da­des más má­gi­cas que hay. Pe­ro uno de mis lu­ga­res fe­ti­che en ve­rano es siem­pre pi­sar aguas por­tu­gue­sas: me gus­ta mu­cho su ca­rác­ter. Soy mu­jer de océano. Cuan­do lo vi por pri­me­ra vez di­je: “Es­te es uno de mis lu­ga­res en el mun­do”. La co­mi­da, la paz que se res­pi­ra y gen­te sen­ci­lla que tie­ne una son­ri­sa pa­ra to­do. Es un lu­gar de du­nas sal­va­jes y mar re­vuel­to, pa­ra aque­llos que desean ca­mi­nar ki­ló­me­tros de pla­ya sin ape­nas ver a na­die... y ter­mi­nar en un chi­rin­gui­to con pes­ca­do fres­co que te re­com­po­ne el al­ma. Allí apa­re­ce y no se me bo­rra una son­ri­sa per­ma­nen­te y un sus­pi­rar se­gui­do de: “¡Qué a gus­to es­toy!”.

MAR­TA HAZAS “Soy fiel a San­tan­der, es mi pe­que­ño oasis en el mun­do. Es ca­sa”

Pa­ra mí las va­ca­cio­nes son si­nó­ni­mo de des­can­so, pla­yi­ta, per­der­te en al­gún pa­raí­so, co­mer bien, leer to­do lo que no te da tiem­po du­ran­te el año... Ge­ne­ral­men­te apro­ve­cho pa­ra via­jar. Cuan­do ten­go opor­tu­ni­dad siem­pre in­ten­to co­no­cer si­tios nue­vos. Ten­go pen­dien­te ir a Ja­pón, me ape­te­ce mu­cho –nos cuen­ta la ac­triz, em­ba­ja­do­ra de la fir­ma de za­pa­tos Mer­kal–. La ver­dad es que yo ten­go un pa­raí­so iti­ne­ran­te. La is­la de Jol­vos, en el Ca­ri­be me­xi­cano, fue to­do un des­cu­bri­mien­to, por ejem­plo, y el año pa­sa­do Tai­lan­dia fue... in­creí­ble. Mi pa­raí­so va cam­bian­do se­gún voy ha­cien­do via­jes. Po­dría de­cir­se que me de­jo se­du­cir. En ese sen­ti­do so­lo soy fiel a San­tan­der: es mi pe­que­ño oasis en el mun­do, es ca­sa. Es ese si­tio don­de car­gar pi­las, co­mer bien, tie­nes mon­ta­ña, mar, fa­mi­lia... Cuan­do vie­nes can­sa­do de la vo­rá­gi­ne de Ma­drid, de pron­to allí es la cal­ma... Allí soy Mar­ta to­do el ra­to.

Al­gu­na vez me han pe­di­do que hi­cie­ra al­gu­na guía de la ciu­dad. Po­dría de­cir­se que soy la guía Mi­che­lin de San­tan­der [ri­sas]. Te ha­go un pla­na­zo de un fin de se­ma­na en un mo­men­to: las ra­bas de bo­ga­van­te en el Ge­le no os las po­déis per­der, pin­chos en el Ca­ña­dío, ir a vi­si­tar la es­tre­lla que me han pues­to en la ca­lle Te­túan, que ade­más es­tá lle­na de res­tau­ran­tes. Si­tios di­vi­nos pa­ra co­mer, co­mo La Mu­la­ta o El Ma­ru­cho. Tien­das co­mo la Fro­lie, de ro­pa mul­ti­mar­ca, don­de yo com­pro mu­chí­si­mo. Es muy re­co­men­da­ble co­ger el bar­qui­to en la bahía pa­ra cru­zar a las pla­yas del otro la­do, y co­mer en el Ga­león Di­vino. Es­te año aún no sa­be­mos don­de ire­mos de va­ca­cio­nes, pues es­toy con la gi­ra de 5 y ac­ción, que du­ra to­do el ve­rano, gra­ban­do Vel­vet has­ta fi­na­les de ju­lio y en el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal. Así que ten­dre­mos que es­pe­rar has­ta oc­tu­bre: cuan­do to­do el mun­do vuel­ve a la ru­ti­na, nos va­mos no­so­tros. No es­tá na­da mal”.

LO­REN­ZO CAPRILE “Soy muy tro­ta­mun­dos, pe­ro con la edad he apren­di­do que tu pa­raí­so eres tú mis­mo”

No ten­go un si­tio fi­jo de va­ca­cio­nes. De jo­ven­ci­to, La­re­do (Can­ta­bria) fue mi pa­raí­so. Ahí sí que des­co­nec­ta­ba: veía a to­dos los pri­mos, la fa­mi­lia... era un pa­rén­te­sis pre­cio­so. Pe­ro des­de que mu­rie­ron mis abue­los y mi pa­dre no he vuel­to. Des­de en­ton­ces, en agos­to ha­go un gran via­je. He es­ta­do un po­co en to­das par­tes: Ja­pón, Viet­nam, Sin­ga­pur, Cu­ba, Tos­ca­na, Su­dá­fri­ca, Mo­zam­bi­que... Otro año es­tu­ve en In­dia, en un bal­nea­rio ayur­vé­di­co. Des­co­nec­té y vol­ví co­mo nue­vo. Ya te di­go, soy muy tro­ta­mun­dos. Eso sí, soy de de­ci­dir en el úl­ti­mo mo­men­to. Aún ten­go mu­chos destinos pen­dien­tes, Ru­sia, Orien­te Me­dio... Aus­tra­lia es otro des­tino so­ña­do. Aho­ra aca­bo de des­cu­brir To­rre­mo­li­nos y me ha en­can­ta­do: es­tá re­su­ci­tan­do de una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa. Con la edad he apren­di­do que al fi­nal tu pa­raí­so eres tú mis­mo. Po­que si tú no es­tás bien, ya te pue­des ir a las Sey­che­lles a co­mer lan­gos­ta to­das las no­ches que lo vas a pa­sar fa­tal. Pe­ro si es­tás bien con­ti­go mis­mo, aquí mis­mo en Ma­drid pue­des pa­sar un ve­rano ma­ra­vi­llo­so. El pa­raí­so lo te­ne­mos que cul­ti­var no­so­tros.

20

Pla­ya de Ibi­za.

Pa­ra­dor de Ja­ran­di­lla de la Ve­ra (Cá­ce­res).

Es­ta­ción de me­tro Ox­ford Cir­cus (Lon­dres).Res­tau­ran­te Stree­tXO (Lon­dres).Hy­de Park (Lon­dres).

Sandra Barneda en Ve­ne­cia.

Club Il­ha do Arroz (Com­por­ta, Por­tu­gal).

Se­sim­bra (Por­tu­gal).

Pa­seo de Pe­re­da(San­tan­der).Pla­to de ra­bas.Cos­ta de San­tan­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.