El Ins­ta­gram más tierno

AR - - SUMARIO - Por RE­DAC­CIÓN AR

El de la pe­que­ña Pe­pi­ta Mo­la.

Pe­pi­ta aca­ba de cum­plir tres años y ya cuen­ta con más de 214.000 fo­llo­wers que se­gui­mos su día a día a tra­vés de Ins­ta­gram. De­trás es­tá su ma­dre, Fa­bio­la Arro­yo Ozo­res, y su lu­cha par­ti­cu­lar por crear con­cien­cia so­cial y nor­ma­li­zar el sín­dro­me de Down.

El 21 de ma­yo de 2015 nos sor­pren­dió a to­dos no­so­tros con un cro­mo­so­ma ex­tra, el T21. Aho­ra sa­be­mos que es­to la con­vier­te en al­guien ex­tra­es­pe­cial. Ella ha cam­bia­do nues­tro mun­do de la for­ma más po­si­ti­va po­si­ble”. Ese es el leit­mo­tiv de la cuen­ta de Ins­ta­gram de @pe­pi­ta­mo­la, una sim­pá­ti­ca ru­bi­ta de son­ri­sa con­ta­gio­sa y tra­vie­sos ojos azu­les que cum­plió tres años el pa­sa­do mes de ma­yo. Du­ran­te to­do es­te tiem­po, la he­mos vis­to cre­cer, ju­gar con sus her­ma­nos y sus pri­mos, su pri­mer via­je a la pla­ya, su pri­mer día de guar­de... co­mo cual­quier otra ni­ña de su edad. De­trás de es­ta cuen­ta, que ate­so­ra ya más de mil pu­bli­ca­cio­nes y 214.000 se­gui­do­res, es­tá su ma­dre, Fa­bio­la Arro­yo Ozo­res: “De­ci­dí abrir­la pa­ra crear con­cien­cia so­cial y nor­ma­li­zar el sín­dro­me de Down. Quie­ro que to­do el mun­do vea la nor­ma­li­dad, que es una her­ma­na más en la fa­mi­lia y una ni­ña fe­liz”, de­cla­ra.

TO­DOS SO­MOS DI­FE­REN­TES

“A tra­vés de Pe­pi­ta me gus­ta­ría apor­tar mi gra­ni­to de are­na trans­mi­tién­doos el mis­mo men­sa­je de so­li­da­ri­dad, in­clu­sión y nor­ma­li­dad”, es­cri­bía Fa­bio­la en el post que col­gó con mo­ti­vo del Día Mun­dial de las Per­so­nas con Sín­dro­me de Down, el pa­sa­do 21 de mar­zo: “Creo que to­dos los que es­ta­mos aquí he­mos apren­di­do que Pe­pi­ta y to­das las per­so­nas con sín­dro­me de Down son au­tén­ti­cas y di­fe­ren­tes, pe­ro a la vez ma­ra­vi­llo­sas y es­pe­cia­les, con unas ca­pa­ci­da­des ex­tra­or­di­na­rias de amor y ri­sas. Tam­bien he­mos apren­di­do a mi­rar sin pre­jui­cios. Por es­ta y mu­chas más lec­cio­nes me sien­to una afor­tu­na­da por ser su ma­dre”. Y es que pre­ci­sa­men­te ese es el men­sa­je que más se re­pi­te en sus pu­bli­ca­cio­nes: có­mo Pe­pi­ta ha cam­bia­do su uni­ver­so y el de to­dos los que la ro­dean. Así, Fa­bio­la lle­va ya “más de mil posts en­se­ñán­do­le al mun­do lo fe­li­ces que so­mos gra­cias a ella”, co­mo re­co­no­cía al es­cri­bir el nú­me­ro 1.001.

Re­cien­te­men­te, la em­pre­sa Neo­lith ha ele­gi­do a Pe­pi­ta co­mo em­ba­ja­do­ra de su mar­ca. La fir­ma cas­te­llo­nen­se do­na­rá par­te de sus be­ne­fi­cios a fi­nal de año a la Fun­da­ción Pe­pi­ta­mo­la, cu­yo ob­je­ti­vo es lu­char por la nor­ma­li­za­ción e in­te­gra­ción de las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes y ex­tra­or­di­na­rias, co­mo Pe­pi­ta. Por­que sí, es cier­to, Pe­pi­ta mo­la, y mu­cho.

Quie­ro que to­do el mun­do vea la nor­ma­li­dad, que es una her­ma­na más en la fa­mi­lia y una ni­ña fe­liz”

Pe­pi­ta en imá­ge­nes de la cam­pa­ña de la fir­ma Neo­lith, de la que es em­ba­ja­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.