Pier­nas fa­bu­lo­sas

¿Pre­pa­ra­da pa­ra des­cu­brir­las? Si la res­pues­ta es ‘no’, hay que pa­sar a la ac­ción. Te con­ta­mos có­mo com­ba­tir la pe­sa­dez y la ma­la cir­cu­la­ción en tiem­po ré­cord.

AR - - SUMARIO - Por AMOR SÁEZ

Pre­pá­ra­te pa­ra des­cu­brir­las.

Pe­sa­dez, hin­cha­zón, ara­ñi­tas vas­cu­la­res… ¿te sue­na? El ca­lor ra­len­ti­za nues­tra cir­cu­la­ción ve­no­sa y afec­ta al es­ta­do de nues­tras pier­nas. De he­cho, sie­te de ca­da diez mu­je­res se que­jan de su as­pec­to y pe­sa­dez, se­gún des­ve­la el II Es­tu­dio Cin­fa

Sa­lud. “So­bre la he­ren­cia ge­né­ti­ca, la edad y los cam­bios hor­mo­na­les no po­de­mos in­fluir, pe­ro sí po­de­mos to­mar me­di­das en la ali­men­ta­ción o con­tra el se­den­ta­ris­mo”, ase­gu­ra Ra­quel Vi­cen­te, far­ma­céu­ti­ca y coor­di­na­do­ra de for­ma­ción de Abo­ca (abo­ca.com). Sea lo que sea que te preo­cu­pa, aquí en­con­tra­rás al­ter­na­ti­vas pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

PIER­NAS CANSADAS, PE­SA­DEZ

¿Quién no ha te­ni­do la sen­sa­ción de que las pier­nas pe­san el do­ble al ter­mi­nar la jor­na­da? Es­ta sen­sa­ción tie­ne una ex­pli­ca­ción: “Con la lle­ga­da del ca­lor, la bom­ba mus­cu­lar que te­ne­mos en la pan­to­rri­lla, y que es la res­pon­sa­ble de pro­du­cir con­trac­cio­nes pa­ra ha­cer re­tor­nar la san­gre des­de los pies has­ta el co­ra­zón, no es ca­paz de tra­ba­jar al mis­mo rit­mo, se ra­len­ti­za, y la pe­sa­dez se acu­mu­la en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res”, apun­ta Ra­quel. Pue­des me­jo­rar­lo con una die­ta ba­ja en sal e hi­dra­tos de car­bono sim­ples –bo­lle­ría y re­fres­cos– y ri­ca en ver­du­ras y fru­tas an­ti­oxi­dan­tes, co­mo fre­sas, arán­da­nos, re­mo­la­cha y pi­mien­tos. Un tru­co que fun­cio­na es acos­tar­se bo­ca arri­ba y co­lo­car un co­jín ba­jo las pier­nas pa­ra ele­var­las li­ge­ra­men­te. Y, siem­pre, ter­mi­na tu du­cha con un cho­rro de agua fría de aba­jo-arri­ba.

EN CA­BI­NA. La cá­ma­ra de va­cío in­ter­mi­ten­te Va­cu­med, que ge­ne­ra una se­rie de pre­sio­nes rít­mi­cas que di­la­tan las ar­te­rias, venas y va­sos lin­fá­ti­cos, me­jo­ra el re­torno ve­no­so, fa­vo­re­ce el dre­na­je y ali­via la pe­sa­dez (des­de 50 €, gru­poar­se­nal.org).

TO­BI­LLOS HINCHADOS

Pa­sar mu­chas ho­ras de pie o sen­ta­da, o to­mar an­ti­con­cep­ti­vos, cor­ti­coi­des o an­ti­in­fla­ma­to­rios pue­de fa­vo­re­cer la re­ten­ción de lí­qui­dos a la al­tu­ra de los to­bi­llos. “Es­to su­ce­de por­que los va­sos lin­fá­ti­cos, que fun­cio­nan co­mo de­pu­ra­do­ra del or­ga­nis­mo, se co­lap­san y no dan abas­to pa­ra ab­sor­ber los lí­qui­dos que cir­cu­lan por nues­tro cuer­po”, ex­pli­ca la far­ma­céu­ti­ca. ¿La pri­me­ra me­di­da pre­ven­ti­va? “Evi­tar la ro­pa muy ce­ñi­da, la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al sol y los ba­ños de­ma­sia­do ca­lien­tes. Ade­más, pue­des lle­var pues­tas unas me­dias de com­pre­sión que ape­nas se no­tan y ma­sa­jean los to­bi­llos”. Un error bas­tan­te co­mún cuan­do los ve­mos hinchados es li­mi­tar el con­su­mo de agua, cuan­do en reali­dad se ha­ce más ne­ce­sa­rio au­men­tar la in­ges­ta. “No es una con­tra­dic­ción: cuan­to más lí­qui­do re­ci­be nues­tro or­ga­nis­mo, más rá­pi­da­men­te lo eli­mi­na, y cuan­to me­nos tie­ne, más re­tie­ne. Po­de­mos pro­bar con in­fu­sio­nes diu­ré­ti­cas de dien­te de león o co­la de ca­ba­llo, que apor­tan un plus de be­ne­fi­cios”. Los ma­sa­jes as­cen­den­tes, de to­bi­llos a mus­los, con cre­mas re­fres­can­tes a ba­se de rus­co, ham­ma­me­lis y men­tol, tie­nen una ac­ción ve­no­sa fa­vo­ra­ble.

EN CA­BI­NA. En­der­mot­hé­ra­pie

To­bi­llos Li­ge­ros, de LPG, se lle­va a ca­bo por pro­fe­sio­na­les con un ca­be­zal pa­ten­ta­do que prac­ti­ca un ma­sa­je me­cá­ni­co que ac­ti­va el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y el dre­na­je lin­fá­ti­co. Mo­vi­li­za ca­si un li­tro de agua por se­sión (des­de 50 €, en­der­mo­lo­gie.es).

HOR­MI­GUEO EN LOS PIES

An­tes muer­ta que ba­jar­te de tus ta­co­nes o re­nun­ciar a esas san­da­lias tan chic, pe­ro eso pa­sa fac­tu­ra. “Lle­var un cal­za­do que opri­ma el pie, con un ta­cón de­ma­sia­do al­to o com­ple­ta­men­te plano, ha­ce que la sue­la ve­no­sa plan­tar, la ‘al­moha­di­lla’ que im­pul­sa el re­torno ve­no­so ha­cia arri­ba al ca­mi­nar se en­tu­mez­ca, y pro­vo­ca ca­lam­bres y hor­mi­gueo en los pies. Si te­ne­mos la cos­tum­bre de cru­zar las pier­nas opri­mi­mos las ar­te­rias y blo­quea­mos la cir­cu­la­ción”. La so­lu­ción es no usar un ta­cón de más de tres cen­tí­me­tros.

EN CA­BI­NA. El Mé­to­do Go­doy aú­na ma­sa­je de cue­llo y dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual en las pier­nas pa­ra ac­ti­var la lin­fa, ejer­ci­cios con pier­nas y pies, y ven­da­jes de con­ten­ción pa­ra con­se­guir una re­duc­ción del pro­ble­ma (des­de 90 €, cen­tro­vod­der.com).

ARA­ÑAS VAS­CU­LA­RES Y VARICES

Des­de las pri­me­ras se­ña­les en las pier­nas, las ara­ñas vas­cu­la­res de­ben ser tra­ta­das, y cuan­to an­tes me­jor. “Son di­la­ta­cio­nes de los va­sos ca­pi­la­res, de co­lor ro­ji­zo o vio­le­ta, in­do­lo­ras, y en la fa­se ini­cial cla­ra­men­te re­ver­si­bles”, ase­gu­ra Eduar­do Gon­zá­lez, doc­tor en far­ma­cia (cin­fa.com). “Apar­te de dor­mir con las pier­nas li­ge­ra­men­te ele­va­das y apli­car un cho­rro de agua fría en la du­cha al fi­na­li­zar, con­vie­ne adop­tar un ri­tual de ma­sa­je dia­rio, por la ma­ña­na y por la no­che, con po­ma­das que con­ten­gan plan­tas pro­tec­to­ras de los va­sos, co­mo el cas­ta­ño de in­dias, la cen­te­lla asiá­ti­ca y la vid ro­ja”. Si esas ara­ñas vas­cu­la­res se han con­ver­ti­do en varices, do­lo­ro­sas y abul­ta­das, de tono ver­do­so o azu­la­do, y que sue­len sa­lir en la ca­ra in­ter­na de la pier­na, ha lle­ga­do el mo­men­to de con­sul­tar ca­da ca­so con­cre­to con el es­pe­cia­lis­ta, pues­to que la so­lu­ción, pro­ba­ble­men­te, sea ya qui­rúr­gi­ca.

EN CA­BI­NA. Las ve­ni­tas más fi­nas se sua­vi­zan con Es­cle­ro­sis Quí­mi­ca, una es­pu­ma coa­gu­lan­te que se in­yec­ta en los mi­cro­ca­pi­la­res (des­de 500 €, doc­to­ra­bar­ba.com). Las grue­sas se tra­tan con Lá­ser En­do­ve­no­so Coo­lTouch cu­ya fi­bra óp­ti­ca se in­tro­du­ce en la ve­na (des­de 2.000 €/pier­na, iml.es).

TUS ALIA­DOS EN CA­SA 1. Re­duc­tor dre­nan­te de pier­nas de So­ma­to­li­ne, 36,90 €. 2. Ve­na­livIn­vi­si­ble de Cin­fa, 25 €. 3. DreamyLegs de Ger­mai­ne de Ca­puc­ci­ni,39,25 €. 4. Gel pier­nas cansadas de Mi Re­bo­ti­ca, 16,95 €. 5. Lo­ción pier­nas cansadas de Ma­ría D’Uol,38,50 €. 6. Co­ol Legs de Glo910,248,90 €. 7. Black Leg Mas­que de Mar­ga­ret Dabbs, 58,50 €. 8. Fi­sioVen Bio­gel de Abo­ca, 14,60 €. 9. Fi­sioVen Plus cáp­su­lasde Abo­ca, 19,90 €. 10. Vei­no­fluxVi­ti­ven de Ar­kop­har­ma, 8,90 €.2

1345678109

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.