“BRI­TISH EXIT”

ARAL - - NEWS -

En los úl­ti­mos me­ses una pa­la­bra nue­va ha en­tra­do de lleno en nues­tro vo­ca­bu­la­rio co­ti­diano: Bre­xit. El acró­ni­mo de “Bri­tish Exit”, una me­ta po­lí­ti­ca per­se­gui­da por al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos, gru­pos ci­vi­les y per­so­nas in­di­vi­dua­les del Reino Uni­do pa­ra sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, que aho­ra pen­de co­mo una es­pa­da de Da­mo­cles so­bre el co­ra­zón del con­ti­nen­te.

Sa­lir del es­pa­cio co­mu­ni­ta­rio es un de­re­cho de los Es­ta­dos miem­bros re­co­no­ci­do en el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do Eu­ro­peo que nun­ca an­tes se ha­bía ejer­ci­do pe­ro que Reino Uni­do ha co­mu­ni­ca­do que ini­cia­rá for­mal­men­te a prin­ci­pios de 2017, tras los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­dum de ju­nio que in­cli­nó la ba­lan­za a fa­vor del Bre­xit. Des­de ese mo­vi­mien­to, el país ten­drá dos años, co­mo mí­ni­mo, pa­ra ne­go­ciar el acuer­do y lle­var a ca­bo una sa­li­da con to­das las con­se­cuen­cias. De en­tra­da, el de­seo rup­tu­ris­ta bri­tá­ni­co ya ha pro­vo­ca­do la di­mi­sión de su pri­mer mi­nis­tro, Da­vid Ca­me­ron, y la en­tra­da pa­ra asu­mir el car­go de The­re­sa May.

En nues­tro ám­bi­to in­for­ma­ti­vo aun­que, de mo­men­to, hay más in­cer­ti­dum­bre que cer­te­zas so­bre lo que pue­de aca­bar pa­san­do, lo pre­de­ci­ble es que el Bre­xit trai­ga una com­pli­ca­ción de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre el Reino Uni­do y el blo­que co­mu­ni­ta­rio. Las áreas más afec­ta­das se­rían la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de pro­duc­tos ali­men­ta­rios, la le­gis­la­ción y eti­que­ta­do de ali­men­tos, así co­mo el con­trol ofi­cial y los sis­te­mas de aler­ta rá­pi­da ac­tua­les. El prin­ci­pal te­mor del sec­tor agroa­li­men­ta­rio es­pa­ñol se de­ri­va de la evo­lu­ción del ti­po de cam­bio de la li­bra fren­te al eu­ro y de la po­si­ción ex­por­ta­do­ra que pue­den adop­tar otros paí­ses com­pe­ti­do­res. El aban­dono del bar­co de la UE por los bri­tá­ni­cos po­dría afec­tar es­pe­cial­men­te a sec­to­res co­mo el del vino, el hor­to­fru­tí­co­la o el cár­ni­co. En tan­to, al­gu­nos ana­lis­tas ha­blan tam­bién del sal­to atrás que la des­co­ne­xión bri­tá­ni­ca pue­de su­po­ner pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co en Eu­ro­pa.

Aho­ra mis­mo, exis­ten va­rios ban­dos den­tro de la UE. De un la­do los eu­ro­peís­tas, con Fran­cia e Ita­lia a la ca­be­za, que pro­pug­nan avan­zar en la in­te­gra­ción con­ven­ci­dos de que ha­ce fal­ta más unión pa­ra sal­var a Eu­ro­pa. La fac­ción eu­ro­es­cép­ti­ca que apues­ta, mien­tras, por des­an­dar par­te del ca­mino y de­vol­ver com­pe­ten­cias a los paí­ses, en­ca­be­za­da por Hun­gría y Po­lo­nia. Y otros es­ta­dos, co­mo Ale­ma­nia, han adop­ta­do un pa­pel con­ci­lia­dor, fren­te a las fuer­zas cla­ra­men­te eu­ró­fo­bas, a las que el Bre­xit ha da­do alas.

En es­ta te­si­tu­ra, los lí­de­res eu­ro­peos bus­can es­tos días en­con­trar un re­vul­si­vo que sa­que de la pa­rá­li­sis a la UE y con­ju­re el “efec­to con­ta­gio” del “Bri­tish Exit”, a la vez que ayu­de a re­cu­pe­rar la ero­sio­na­da con­fian­za de los ciu­da­da­nos en el pro­yec­to. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, ha ha­bla­do in­clu­so de “una cri­sis exis­ten­cial” a la que hay que po­ner re­me­dio en los pró­xi­mos me­ses y la ur­gen­cia de mar­car una agen­da rea­lis­ta con una vi­sión cla­ra de lo que pue­de ser el ini­cio de un nue­vo ci­clo pa­ra Eu­ro­pa.

Sin du­da, la UE es­tá en una en­cru­ci­ja­da crí­ti­ca en la que los Es­ta­dos miem­bros tie­nen la obli­ga­ción de es­for­zar­se pa­ra re­con­quis­tar el es­pí­ri­tu fun­da­cio­nal de la in­te­gra­ción eu­ro­pea.... Y, en el ca­so con­cre­to de Es­pa­ña, ¿por qué no?, apro­ve­char una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra re­vin­di­car un ma­yor pa­pel den­tro del seno de la UE, más acor­de con su nue­vo lu­gar de cuar­ta economía de la Unión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.