“ALIMENTANDO AL CU­BO DE LA BA­SU­RA”

ARAL - - A FONDO -

En Es­pa­ña ama­mos la co­mi­da, es al­go que nos une y que for­ma gran par­te de nues­tra cul­tu­ra. Siem­pre es­tá pre­sen­te en cual­quier ce­le­bra­ción, ya sea en una ce­na con ami­gos en ca­sa, en una co­mi­da de em­pre­sa, un cum­plea­ños, bo­da… En­ton­ces ¿có­mo puede ser que un to­tal de 7,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos se ti­ren a la ba­su­ra ca­da año en nues­tro país? Ima­gi­na 190 bar­cos co­mo el Ti­ta­nic amon­to­na­dos uno en­ci­ma de otro, ¡po­ne los pe­los de pun­ta! Los es­pa­ño­les aún no so­mos cons­cien­tes del vo­lu­men to­tal que es­to su­po­ne. A to­dos nos sur­gen du­das so­bre el des­tino de la co­mi­da que no se ven­de, quién no se ha alo­ja­do en un ho­tel y ha pen­sa­do… ¿qué ha­rán con to­da la co­mi­da que so­bra del buffet? o quién no ha pa­sa­do a úl­ti­ma ho­ra por de­lan­te de un es­ca­pa­ra­te de una pas­te­le­ría o tien­da de co­mi­da pre­pa­ra­da y ha vis­to gran can­ti­dad de co­mi­da que no se ha ven­di­do. To­dos sa­be­mos que esa co­mi­da no se puede ven­der al día si­guien­te, pe­ro ¿real­men­te so­mos cons­cien­tes de qué ocu­rre tras el cie­rre de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos? Siem­pre nos que­da el con­sue­lo de pen­sar en la idea de que to­da esa co­mi­da se do­na a los más necesitados, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no es del to­do así. Es cier­to que a pe­sar de que la ley es­pa­ño­la no fa­vo­re­ce a la do­na­ción, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en otros paí­ses co­mo Ita­lia, hay es­ta­ble­ci­mien­tos que sí do­nan par­te de su co­mi­da, pe­ro la­men­ta­ble­men­te de­bi­do a asun­tos sa­ni­ta­rios, ca­de­na de frío, lo­gís­ti­ca… es­to no es via­ble ha­cer­lo to­dos los días ni con to­dos los ali­men­tos pro­du­ci­dos. En­ton­ces, ¿qué pa­sa con la co­mi­da que no se puede do­nar? muy sen­ci­llo… va a la ba­su­ra. No creo que por par­te de los con­su­mi­do­res se ha­ga oí­dos sor­dos a es­te pro­ble­ma, sim­ple­men­te opino que el des­co­no­ci­mien­to y la fal­ta de in­for­ma­ción jue­gan un gran papel en to­da es­ta his­to­ria. Afor­tu­na­da­men­te, po­co a po­co em­pie­zan a sur­gir ini­cia­ti­vas e ins­ti­tu­cio­nes que le de­cla­ran la gue­rra al des­per­di­cio de ali­men­tos y pro­mue­ven com­por­ta­mien­tos más sos­te­ni­bles. En mi ca­so, es­te re­to fue lo que hi­zo que me em­bar­ca­se en el pro­yec­to de lan­zar Too Good To Go en Es­pa­ña, un mo­vi­mien­to eu­ro­peo pre­sen­te en más de 9 paí­ses y de ori­gen danés que com­ba­te el des­per­di­cio de ali­men­tos des­de ha­ce más de 2 años. Se ma­te­ria­li­za en una app que per­mi­te a es­ta­ble­ci­mien­tos ven­der el ex­ce­den­te de co­mi­da que no se ha ven­di­do du­ran­te el día y, a usua­rios, po­der sal­var es­ta co­mi­da de ca­li­dad a un pre­cio muy re­du­ci­do. En Too Good To Go, te­ne­mos una mi­sión muy cla­ra y es que co­mi­da pro­du­ci­da sea igual a co­mi­da con­su­mi­da. Pon­dre­mos mu­cho em­pe­ño en in­for­mar y con­cien­ciar pa­ra con­se­guir que nues­tro país se una a la lis­ta de paí­ses sos­te­ni­bles que ya com­ba­ten el des­per­di­cio de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.