“LA CAR­NE DE CER­DO, PRO­TA­GO­NIS­TA IN­DIS­CU­TI­BLE DE LAS ME­SAS ES­PA­ÑO­LAS”

ARAL - - ESTUDIO DE MERCADO - Alberto He­rranz DI­REC­TOR DE IN­TER­PORC

Es­pa­ña es uno de los paí­ses con ma­yor tra­di­ción en la ela­bo­ra­ción y con­su­mo de la car­ne de cer­do y sus ela­bo­ra­dos, no en vano -y tal y co­mo di­ce el re­frán- ‘del cer­do se apro­ve­cha to­do, has­ta los an­da­res’, ofre­cien­do una gran di­ver­si­dad de pro­duc­tos con be­ne­fi­cio­sas ca­rac­te­rís­ti­cas nu­tri­cio­na­les, que los ha­cen ocu­par un lu­gar pri­vi­le­gia­do en las me­sas es­pa­ño­las. Des­de los años 60 el con­su­mo de car­ne en Es­pa­ña ha ex­pe­ri­men­ta­do un im­por­tan­te au­men­to in­fluen­cia­do por las sig­ni­fi­ca­ti­vas tras­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, de­mo­grá­fi­cas y so­cio­cul­tu­ra­les, que han im­pli­ca­do con­si­de­ra­bles mo­di­fi­ca­cio­nes en la es­truc­tu­ra de la die­ta y del con­su­mo ali­men­ta­rio de los es­pa­ño­les, has­ta el pun­to de que hoy la car­ne de cer­do es la más con­su­mi­da en nues­tro país. So­lo en el úl­ti­mo año el con­su­mo en el ho­gar de car­nes trans­for­ma­das, en su in­men­sa ma­yo­ría ba­sa­das en car­ne de cer­do, su­peró las 500.000 to­ne­la­das, lo que su­pu­so un in­cre­men­to en vo­lu­men del 1,5% res­pec­to al año an­te­rior. Pe­ro si ade­más te­ne­mos en cuen­ta el gas­to, el com­por­ta­mien­to es aún más po­si­ti­vo ya que ha cre­ci­do más de un 2,7% res­pec­to al año an­te­rior, al­can­zan­do los 4,5 mi­llo­nes de eu­ros. Por ti­pos de pro­duc­tos, las pre­fe­ren­cias del con­su­mi­dor es­pa­ñol es­tán en­ca­be­za­das por los ja­mo­nes en tér­mi­nos de va­lor (co­pan­do el 30% del va­lor de los pro­duc­tos cár­ni­cos co­mer­cia­li­za­dos) y por los fiam­bres co­ci­dos en tér­mi­nos de vo­lu­men, que su­po­nen más del 16%. A es­tos da­tos ha­bría que aña­dir el ca­nal de hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, don­de sin du­da el ja­món se­rrano y los co­ci­dos y cu­ra­dos ocu­pan un papel de­ter­mi­nan­te. El sec­tor por­cino apor­ta el 43% del con­su­mo cár­ni­co to­tal de Es­pa­ña y el 48% del gas­to to­tal en car­ne de los es­pa­ño­les. Es­to se tra­du­ce en que el por­cino de ca­pa blan­ca ha sa­bi­do sa­tis­fa­cer los va­lo­res que el con­su­mi­dor de­man­da: sa­lud, sos­te­ni­bi­li­dad, in­no­va­ción y ca­li­dad. El con­su­mi­dor es­pa­ñol re­co­no­ce el exi­gen­te mo­de­lo de pro­duc­ción del sec­tor por­cino, que le ha lle­va­do a con­tar con los más al­tos es­tán­da­res en ca­li­dad y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Asi­mis­mo, a una exi­gen­te nor­ma­ti­va y con­trol, se su­ma un sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad de la gran­ja a la me­sa que es un ejem­plo mun­dial y que ase­gu­ra que cual­quier pro­duc­to cár­ni­co que lle­ga al con­su­mi­dor lo ha­ce con ga­ran­tías sa­ni­ta­rias de pri­mer ni­vel. Eso no so­lo lo sa­be el con­su­mi­dor es­pa­ñol, lo sa­ben los más de 130 mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les en los que es­tá pre­sen­te la car­ne de cer­do es­pa­ñol, don­de va­lo­ran de ma­ne­ra prio­ri­ta­ria to­dos es­tos as­pec­tos, que se­gui­rán sien­do la cla­ve pa­ra se­guir con­quis­tan­do los pa­la­da­res de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.