Con voz pro­pia: La sus­crip­ción y los ser­vi­cios de en­tre­ga a do­mi­ci­lio, uni­dos pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor

ARAL - - SUMARIO - Jé­rô­me Trais­nel CEO Y CO-FU NDADOR SLI MPAY

La sus­crip­ción a un pro­duc­to y los ser­vi­cios de en­tre­ga a do­mi­ci­lio es­tán hoy en día ín­ti­ma­men­te li­ga­dos. El in­te­rés ge­ne­ra­do en torno a es­ta fór­mu­la re­si­de en la pro­pia en­tre­ga, ya que el pro­duc­to o los pro­duc­tos los eli­ge el usua­rio y es el co­mer­cian­te el que se en­car­ga de to­do lo de­más. El con­su­mi­dor fi­nal tan so­lo se tie­ne que ase­gu­rar de re­ci­bir en ca­sa la mer­can­cía se­lec­cio­na­da pun­tual­men­te, sin em­bar­go, no to­das las ofer­tas de sus­crip­ción y en­tre­ga que ope­ran en el mer­ca­do ofre­cen lo mis­mo ni sa­tis­fa­cen las mis­mas ne­ce­si­da­des. ¿Cuá­les son los dis­tin­tos ti­pos de ser­vi­cio que exis­ten den­tro de es­te mo­de­lo de ne­go­cio en au­ge? A con­ti­nua­ción ex­pli­ca­mos los tres más des­ta­ca­dos: Ca­jas te­má­ti­cas pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca. La ma­yo­ría de la gen­te cuan­do tie­ne que con­cep­tua­li­zar sus­crip­ción y en­tre­ga a do­mi­ci­lio co­mo un to­do, ins­tin­ti­va­men­te pien­sa en las ca­jas te­má­ti­cas de en­tre­ga men­sual a las que mu­chos usua­rios es­tán sus­cri­tos. Ca­jas de to­do ti­po, be­lle­za (Gua­pa­box), mer­chan­di­sing de vi­deo­jue­gos y se­ries (ZBOX) o li­te­ra­rias (Boo­kish), que van en au­men­to. De ca­ra al con­su­mi­dor, el be­ne­fi­cio prin­ci­pal es el he­cho de vi­vir una ex­pe­rien­cia en sí. Es­tas ca­jas es­tán aso­cia­das con el pla­cer, el bie­nes­tar e in­clu­so la cul­tu­ra, y ade­más pro­me­ten nue- vos pro­duc­tos y nue­vas mar­cas pa­ra sor­pren­der al usua­rio. Y es así don­de re­si­de la cla­ve de su éxi­to pre­ci­sa­men­te, en el lla­ma­do ‘efec­to WOW’. Los pri­me­ros me­ses es fá­cil sa­tis­fa­cer y sor­pren­der al sus­crip­tor con nue­vos ha­llaz­gos, pe­ro a la lar­ga ese efec­to se va com­pli­can­do. ¿Có­mo ase­gu­rar­se de re­no­var lo su­fi­cien­te pa­ra fi­de­li­zar a los clien­tes y que siem­pre ten­gan ga­nas de re­ci­bir su ca­ja pa­ra des­cu­brir nue­vos pro­duc­tos? En es­te ca­so, la aso­cia­ción con una mar­ca po­ten­te es esen­cial pa­ra ofre­cer ar­tícu­los ex­cep­cio­na­les, pe­ro tam­bién con nue­vas mar­cas pa­ra po­si­cio­nar la ca­ja co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra sor­pren­der y en­gan­char al con­su­mi­dor. Pe­ro hay otro fac­tor de gran im­por­tan­cia: el pac­ka­ging. El en­va­se don­de vie­nen los pro­duc­tos for­ma par­te de la pro­pia ex­pe­rien­cia del clien­te, que no so­lo va­lo­ra el di­se­ño si no tam­bién que sus pro­duc­tos lle­guen en per­fec­to es­ta­do. Ade­más, la an­sia­da es­pe­ra del usua­rio se puede re­for­zar con al­gu­nos avan­ces com­par­ti­dos en las re­des so­cia­les y adap­tan­do el con­te­ni­do de la ca­ja a momentos pun­tua­les co­mo la Na­vi­dad o las va­ca­cio­nes de ve­rano. Adiós a las com­pras dia­rias. Otra ten­den­cia en au­ge den­tro de es­te ti­po de ser­vi­cios es la en­tre­ga de bie­nes de con­su­mo, co­mo ali­men­tos pa­ra mas­co­tas, pa­ña­les, len­tes de con­tac­to o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.