Apor­tar va­lor en ocho mi­nu­tos

ARAL - - SUMARIO -

ga­rra­fas de agua. El be­ne­fi­cio más re­le­van­te pa­ra el con­su­mi­dor es sin du­da el aho­rro de tiem­po y la prac­ti­ci­dad. Hoy en día en­con­trar la for­ma de re­par­tir nues­tro tiem­po en­tre tra­ba­jo, fa­mi­lia, ocio y otras afi­cio­nes es to­do un lo­gro, mo­ti­vo por el cual es tan im­por­tan­te en­con­trar una so­lu­ción que nos per­mi­ta des­ha­cer­nos de las ta­reas me­nos ape­te­ci­bles. Pues bien, es­tas sus­crip­cio­nes res­pon­den pre­ci­sa­men­te a esa ne­ce­si­dad, per­mi­tién­do­nos aho­rrar tiem­po en com­pras re­pe­ti­ti­vas y cu­ya ex­pe­rien­cia es po­co in­tere­san­te. En es­te ti­po de ser­vi­cio la cla­ve del éxi­to es la en­tre­ga pun­tual y la re­po­si­ción per­fec­ta de ar­tícu­los. Una en­tre­ga tar­día o la fal­ta de stock no son acep­ta­bles, ya que si el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del clien­te es op­ti­mi­zar su tiem­po és­te de­be po­der con­fiar ple­na­men­te en la mar­ca. De he­cho, el ob­je­ti­vo fi­nal de la mar­ca de­be­ría ser con­se­guir que el sus­crip­tor se ol­vi­de de es­ta sus­crip­ción y que la mer­can­cía lle­gue a su des­tino pun­tual y co­rrec­ta­men­te. Pe­ro ade­más, el con­su­mi­dor de­be po­der ajus­tar su sus­crip­ción ade­cuán­do­se a sus cir­cuns­tan­cias y ne­ce­si­da­des: por ejem­plo si ne­ce­si­ta me­nos pa­ña­les por­que su hi­jo ya es más ma­yor o ne­ce­si­ta au­men­tar la can­ti­dad de ga­rra­fas de agua que re­ci­be. El hí­bri­do per­fec­to: la ces­ta de ali­men­tos. La sus­crip­ción a una ces­ta de ali­men­tos se­ma­nal es la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre los dos pri­me­ros con­cep­tos. Por un la­do, el fi­nal de la ar­dua ta­rea de com­prar en un su­per­mer­ca­do lleno de gen­te pa­ra pen­sar qué pro­duc­to ele­gir, y por otro la­do la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad, a ve­ces or­gá­ni­cos. El aho­rro de tiem­po, la prac­ti­ci­dad, el reabas­te­ci­mien­to, el res­pe­to de las fe­chas de en­tre­ga, así co­mo el efec­to sor­pre­sa, la ori­gi­na­li­dad y la ca­li­dad; to­dos es­tos cri­te­rios son im­por­tan­tes a la ho­ra de ele­gir es­te mo­de­lo de ne­go­cio. Sin du­da al­gu­na, el au­ge de la sus­crip­ción a ser­vi­cios de en­tre­ga a do­mi­ci­lio es par­te de una ten­den­cia ca­da día más gran­de: el fin de la in­dus­tria y la lle­ga­da de una eco­no­mía de ser­vi­cios. Sin em­bar­go, uno de los prin­ci­pa­les de­sa­fíos a los que se en­fren­tan las com­pa­ñías que se han uni­do a es­ta mo­da, es ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de su mo­de­lo te­nien­do en cuen­ta el cos­te. ¿Có­mo in­cluir o no el pre­cio de la en­tre­ga en el pre­cio de los pro­duc­tos ofre­ci­dos al con­su­mi­dor? ¿A qué um­bral lle­gar pa­ra ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad de su ac­ti­vi­dad? Si hay al­go 100% se­gu­ro en to­do es­to, es que hoy en día has­ta los pro­duc­tos son con­si­de­ra­dos ser­vi­cios, y la con­fian­za en la mar­ca es im­pres­cin­di­ble pa­ra el con­su­mi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.