Lo­gís­ti­ca: Có­mo pro­te­ger la ca­de­na de su­mi­nis­tro

Las em­pre­sas de to­do el mun­do es­tán em­pe­zan­do a sen­tir in­se­gu­ri­dad so­bre el fu­tu­ro de sus ca­de­nas de su­mi­nis­tro. Con las gran­des eco­no­mías, co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do, re­vi­san­do sus cláu­su­las co­mer­cia­les, los acuer­dos her­mé­ti­cos al­can­za­dos ha­ce año

ARAL - - SUMARIO - Luís Pardo CONS EJERO DE LEGADO | SAGE IBE­RIA

Du­ran­te los úl­ti­mos 50 años, el co­mer­cio ha su­fri­do una trans­for­ma­ción sin pre­ce­den­tes fru­to de la glo­ba­li­za­ción que, le­jos de traer el caos, nos ha brin­da­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des. El con­su­mi­dor me­dio puede ac­ce­der a una gran va­rie­dad de pro­duc­tos, a pre­cios re­du­ci­dos y con un ni­vel de co­mo­di­dad que hu­bie­ra si­do inima­gi­na­ble pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Só­lo en 2017, Es­ta­dos Uni­dos im­por­tó bie­nes por va­lor de 2.300 mi­llo­nes de dó­la­res, con prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses de su lis­ta de so­cios de mer­ca­do.

La rein­ven­ción del mer­ca­do glo­bal

Un con­su­mi­dor cual­quie­ra puede com­prar, cual­quier día, un pro­duc­to ma­nu­fac­tu­ra­do en Chi­na, a tra­vés de un Mar­ket­pla­ce on­li­ne ra­di­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos, con par­tes pro­du­ci­das en Tai­wán, que con­ten­gan me­ta­les de las mi­nas de Ru­sia re­fi­na­dos en una fá­bri­ca de la In­dia. Ni si­quie­ra las em­pre­sas de ta­ma­ño más mo­des­to se apo­yan ya en un úni­co pro­vee­dor. Por el con­tra­rio, ha­cen ne­go­cio con un gran nú­me­ro de pe­que­ños pro­vee­do­res que les per­mi­ten ma­xi­mi­zar sus aho­rros y tra­ba­jar con ma­yor fle­xi­bi­li­dad. Es­to es lo que lla­ma­mos el efec­to Wal­mart, un fe­nó­meno por el que se han re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los pre­cios pe­ro ha au­men­ta­do la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos. Por ejem­plo, una em­pre­sa pro­duc­to­ra de pan­ta­lo­nes va­que­ros ele­gi­ría im­por­tar el al­go­dón del mer­ca­do en el que más ba­ra­to se ofer­te es­ta ma­te­ria, pa­ra ser co­si­da en el país con me­nor cos­te de la mano de obra. Pa­ra el con­su­mi­dor, es­to sig­ni­fi­ca com­prar al me­nor cos­te; y pa­ra los ne­go­cios, ob­te­ner un ma­yor mar­gen. La com­pra­ven­ta de pro­duc­tos in­ter­me­dios, es de­cir, aque­llos que se usan pa­ra la fa­bri­ca­ción de bie­nes pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal, su­po­ne más de la mi­tad del co­mer­cio mun­dial. Las em­pre­sas han lo­gra­do na­ve­gar por la red de en­la­ces tras­la­dan­do las car­gas más com­ple­jas a la tec­no­lo­gía, lo que per­mi­te la ge­ne­ra­ción de efi­cien­cias im­pen­sa­bles en el pa­sa­do.

So­bre­vi­vien­do a la dis­rup­ción

Aún así, las re­com­pen­sas y be­ne­fi­cios pro­ve­nien­tes de la glo­ba­li­za­ción no es­tán exen­tas de ries­go. Por ejem­plo, un hu­ra­cán en Viet­nam o un cor­te de elec­tri­ci­dad en Chi­na po­dría fá­cil­men­te cos­tar­le mi­llo­nes de dó­la­res a una em­pre­sa ubi­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, re­tra­san­do sus ope­ra­cio­nes du­ran­te se­ma­nas. En 2017, un ci­be­ra­ta­que a los puer­tos eu­ro­peos cau­só re­tra­sos pro­lon­ga­dos en el trans­por­te de car­gas ma­rí­ti­mas en to­do el mun­do, lo que afec­tó tam­bién a em­pre­sas si­tua­das fue­ra del con­ti­nen­te eu­ro­peo. De la mis­ma for­ma que es­tos acon­te­ci­mien­tos im­pre­de­ci­bles, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca puede

com­pli­car la ya com­ple­ja red de ries­go con la que con­vi­ven las em­pre­sas. Las em­pre­sas ne­ce­si­ta­rán ser más ági­les y reac­cio­nar rá­pi­da­men­te an­te una ma­yor va­rie­dad de fac­to­res des­co­no­ci­dos si quie­ren so­bre­vi­vir y pros­pe­rar. Si el ac­tual pa­no­ra­ma de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca se ma­ni­fies­ta en for­ma de aran­ce­les más al­tos, con­tro­les fron­te­ri­zos más es­tric­tos o ma­yo­res re­gu­la­cio­nes de sa­lud y se­gu­ri­dad, las em­pre­sas que pla­ni­fi­quen de ma­ne­ra efec­ti­va es­ta­rán en me­jo­res con­di­cio­nes de abor­dar cual­quier dis­rup­ción. Es­te “en­fo­que co­rrec­to” po­dría ser tan­to en tér­mi­nos de co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción de ca­de­nas de su­mi­nis­tro co­mo de ga­ran­ti­zar que ten­gan la mejor tec­no­lo­gía pa­ra so­bre­lle­var es­tas si­tua­cio­nes.

¿Ame­na­za u opor­tu­ni­dad?

Los be­ne­fi­cios de con­tar con una ca­de­na de su­mi­nis­tro ágil y efi­cien­te van más allá de los aho­rros de efi­cien­cia o la rá­pi­da in­ter­ven­ción en los momentos cla­ve. Con el au­men­to del “con­su­mo res­pon­sa­ble”, las em­pre­sas que pue­dan pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre sus pro­pias ca­de­nas de su­mi­nis­tro se ve­rán be­ne­fi­cia­das. En la ac­tua­li­dad, un ter­cio de los con­su­mi­do­res eli­gen com­prar a or­ga­ni­za­cio­nes que ase­gu­ran es­tar ha­cien­do un bien so­cial o am­bien­tal. Las em­pre­sas que pue­den autentificar de ma­ne­ra fiable de dón­de pro­vie­nen sus pro­duc­tos prosperarán en un en­torno en el que, al con­su­mi­dor, ca­da vez más, le preo­cu­pa el con­su­mo de pro­duc­tos de ori­gen éti­co. En lu­gar de ser pe­si­mis­ta acer­ca de có­mo los cam­bios po­ten­cia­les que se ave­ci­nan en el ho­ri­zon­te afec­ta­rán a los ne­go­cios, hay que re­cor­dar que la dis­rup­ción sue­le ve­nir acom­pa­ña­da de opor­tu­ni­da­des. Las em­pre­sas que se po­si­cio­nan y se pre­pa­ran efec­ti­va­men­te pa­ra es­tos cam­bios ob­ten­drán una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Los cam­bios en los aran­ce­les y los acuer­dos co­mer­cia­les pue­den au­men­tar los re­sul­ta­dos de las com­pa­ñías, pe­ro es­tas ven­ta­jas de­pen­den de que las em­pre­sas ten­gan la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra apro­ve­char­las al má­xi­mo, tan­to en tér­mi­nos de tec­no­lo­gía co­mo de ca­pi­tal hu­mano. El cam­bio nun­ca es fá­cil, in­de­pen­dien­te­men­te de los be­ne­fi­cios que con­lle­ve. Cuan­do se tra­ta de fun­cio­na­li­da­des del ne­go­cio, co­mo la ca­de­na de su­mi­nis­tro, que jue­gan un papel fun­da­men­tal en la efi­cien­cia y la ren­ta­bi­li­dad de una em­pre­sa, lo que es­tá en jue­go es aún más im­por­tan­te. Pe­ro al cen­trar­se en las po­si­bles opor­tu­ni­da­des, las em­pre­sas se po­si­cio­nan pa­ra el éxi­to. Po­de­mos es­pe­cu­lar so­bre có­mo se­rá el nue­vo pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co, pe­ro la ver­dad es que na­die puede es­tar real­men­te se­gu­ro de lo que va a pa­sar has­ta que ocu­rra. De lo que sí po­de­mos es­tar se­gu­ros es de que el fu­tu­ro fa­vo­re­ce­rá a las em­pre­sas ági­les y di­ná­mi­cas, que es­tén pre­pa­ra­das pa­ra to­do lo que el mun­do pue­da ofre­cer­les. Pa­ra pros­pe­rar en es­te nue­vo cli­ma eco­nó­mi­co, las em­pre­sas ten­drán que ana­li­zar de ma­ne­ra efec­ti­va el eco­sis­te­ma eco­nó­mi­co y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que és­te ofrez­ca y, así, lo­grar el éxi­to de sus ne­go­cios.

“LAS EM­PRE­SAS QUE PUE­DEN AUTENTIFICAR DE MA­NE­RA FIABLE DE DÓN­DE PRO­VIE­NEN SUS PRO­DUC­TOS PROSPERARÁN EN UN EN­TORNO EN EL QUE PREO­CU­PA EL CON­SU­MO DE PRO­DUC­TOS DE ORI­GEN ÉTI­CO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.