Los nue­vos há­bi­tos de con­su­mo pi­san el ace­le­ra­dor

ARAL - - SUMARIO - Ve­ró­ni­ca Va­len­cia WORLDPAN EL USAG E SEC­TOR DI REC­TOR | KAN­TAR WORLDPANE L ve­ro­ni­ca.va­len­[email protected]­tar­world­pa­nel.com

Con sus al­tos y sus ba­jos, se­gui­mos asis­tien­do a una me­jo­ra de los in­di­ca­do­res so­cio­eco­nó­mi­cos. Uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos, la ta­sa de des­em­pleo, ha des­cen­di­do en cin­co pun­tos por­cen­tua­les en só­lo dos años has­ta el 15%; y aun­que se­gui­mos es­tan­do le­jos de otras re­fe­ren­cias en Eu­ro­pa co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia o in­clu­so Ita­lia, se plan­tea un es­ce­na­rio más po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor.

En e ste con­tex­to de me­jo­ría, aun­que par­cial, ca­bría es­pe­rar que la eco­no­mía do­més­ti­ca tam­bién se vea fa­vo­re­ci­da en al­gún mo­do. Lo cier­to es que, a pe­sar de que el mer­ca­do de Gran con­su­mo de­cre­ce en vo­lu­men a ra­zón de -1,5%, el va­lor de las com­pras si­gue cre­cien­do en un +0,9% im­pul­sa­do por la ali­men­ta­ción en­va­sa­da, de­mos­tran­do que el ho­gar es­pa­ñol es­tá dis­pues­to a pa­gar más por pro­duc­tos con un va­lor aña­di­do. El efec­to de es­te com­por­ta­mien­to de com­pra so­bre el con­su­mo en el ho­gar es di­rec­to. En el úl­ti­mo año, las oca­sio­nes de con­su­mo de ali­men­tos y be­bi­das se ci­fran en 46.799 mi­llo­nes, li­ge­ra­men­te por de­ba­jo de 2017 (-0,1%). El va­lor me­dio por oca­sión se si­túa en 1,40€ y cre­ce en +1,7%, lo que sig­ni­fi­ca que, aun­que hay un me­nor con­su­mo de ali­men­tos y be­bi­das en ca­sa, el va­lor me­dio es más al­to y tie­ne una evo­lu­ción po­si­ti­va en el cor­to pla­zo.

El con­su­mo mo­ti­va­do ex­clu­si­va­men­te por sa­lud ya no es su­fi­cien­te

El con­cep­to sa­lud en ali­men­ta­ción es com­ple­jo y di­ná­mi­co. Com­ple­jo por­que no hay una úni­ca va­ria­ble que pue­da ex­pli­car­lo; y di­ná­mi­co por­que la for­ma que tie­ne el con­su­mi­dor de in­ter­pre­tar­la (y por tan­to de de­man­dar­la a los fa­bri­can­tes) es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción. Nues­tros es­tu­dios ac­ti­tu­di­na­les y de com­por­ta­mien­to nos per­mi­ten dar luz so­bre las di­ná­mi­cas aso­cia­das a es­te con­cep­to sa­lu­da­ble. Por ejem­plo, hay una cre­cien­te pre­dis­po­si­ción de los con­su­mi­do­res ha­cia pro­duc­tos ali­men­ti­cios que ayu­den al man­te­ni­mien­to de su es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud. En la úl­ti­ma en­cues­ta so­bre es­ti­los de vi­da, un 51% de los en­tre­vis­ta­dos de­cla­ra­ba una pre­fe­ren­cia de com­pra de pro­duc­tos ba­jos en sal si es­tos se en­con­tra­ban dis­po­ni­bles (+1,3 p.p. res­pec­to 2016), y un 28,3% afir­ma­ba con­su­mir pro­duc­tos que le ayu­da­sen a pre­ve­nir en­fer­me­da­des (+0,9 p.p.). Si aten­de­mos al com­por­ta­mien­to de con­su­mo, las ca­te­go­rías sa­lu­da­bles (ca­te­go­rías de ali­men­tos que so­bre­in­de­xan en su elec­ción de con­su­mo por un mo­ti­vo de sa­lud) es­tán lo­gran­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en cuo­ta de con­su­mo en el lar­go pla­zo y lo ha­cen de for­ma trans­ver­sal a per­fi­les de con­su­mi­dor y momentos de con­su­mo. En 2018, tres de ca­da diez oca­sio­nes de con­su­mo en el ho­gar in­vo­lu­cran ca­te­go­rías sa­lu­da­bles

“EN LA ÚL­TI­MA EN­CUES­TA SO­BRE ES­TI­LOS DE VI­DA, UN 51% DE LOS EN­TRE­VIS­TA­DOS DE­CLA­RA­BA UNA PRE­FE­REN­CIA DE COM­PRA DE PRO­DUC­TOS BA­JOS EN SAL SI ES­TOS SE EN­CON­TRA­BAN DIS­PO­NI­BLES”

(618 mi­llo­nes de oca­sio­nes de con­su­mo in­cre­men­ta­les des­de el 2012). Sin em­bar­go, el aná­li­sis de es­tas ca­te­go­rías sa­lu­da­bles por dri­ver de con­su­mo po­ne de ma­ni­fies­to un au­men­to en su con­su­mo mo­ti­va­do por otros atri­bu­tos co­mo el “con­ve­nien­ce” o el “en­joy­ment” (sa­bor y pla­cer). Es de­cir, ca­te­go­rías muy aso­cia­das al con­cep­to sa­lud que se es­tán con­su­mien­do por otros mo­ti­vos. Lo que re­fuer­za nues­tra con­clu­sión de que la bús­que­da de la sa­lud en sí mis­ma no es su­fi­cien­te, tie­ne que acom­pa­ñar­se de otros be­ne­fi­cios. Es­ta bús­que­da que va más allá de lo sa­lu­da­ble es aún más in­ten­sa cuan­do se tra­ta de co­mi­das y cenas en ca­sa (que re­pre­sen­tan la mi­tad de las oca­sio­nes to­ta­les de con­su­mo se­ma­nal en el ho­gar), don­de dos de ca­da cin­co oca­sio­nes de con­su­mo se­ma­na­les de pla­tos son por “en­joy­ment” y es el úni­co mo­ti­vo que cre­ce en el lar­go pla­zo (3,6% TAM2/2018 vs 2012).

Se ace­le­ran los cam­bios en los há­bi­tos de con­su­mo en el ho­gar

En aná­li­sis pre­vios apun­tá­ba­mos ya una ten­den­cia de cam­bio en la com­po­si­ción de me­nú de co­mi­das prin­ci­pa­les en el ho­gar. El me­nú tra­di­cio­nal de pri­mer pla­to, se­gun­do y pos­tre ve­nía ca­yen­do en vo­lu­men de oca­sio­nes se­ma­na­les de con­su­mo, fren­te a op­cio­nes más deses­truc­tu­ra­das mo­ti­va­das por la con­ve­nien­cia y la ra­pi­dez. Si bien es­ta ten­den­cia se man­tie­ne, lo más des­ta­ca­ble es que es­te cam­bio es­tá evo­lu­cio­nan­do rá­pi­da­men­te en el cor­to pla­zo: en so­lo dos años el pla­to úni­co cre­ce en +3,7 pun­tos por­cen­tua­les en de­tri­men­to del me­nú. Al­gu­nas de las ca­te­go­rías de ali­men­tos que más se es­tán be­ne­fi­cian­do de la ten­den­cia po­si­ti­va del pla­to úni­co son el acei­te, el pan fres­co o los pes­ca­dos y ma­ris­cos.

“IN­CLU­SO LAS CA­TE­GO­RÍAS MÁS MA­DU­RAS TIE­NEN ES­PA­CIO PA­RA CRE­CER SI SON CA­PA­CES DE EN­CON­TRAR NUE­VOS EN­TOR­NOS DE CON­SU­MO ADAP­TA­DO A ES­TAS TEN­DEN­CIAS”

Por su par­te, el en­tran­te es la mo­da­li­dad de pla­to que más caí­da arras­tra en el lar­go pla­zo (-10,6% vs 2012). Es­te cam­bio se acen­túa en los úl­ti­mos tres años, en los que pier­de 470 mi­llo­nes de oca­sio­nes de con­su­mo en el ho­gar, im­pac­tan­do a re­ce­tas (y ca­te­go­rías) fuer­te­men­te apa­lan­ca­das en es­ta mo­da­li­dad co­mo son las en­sa­la­das, las so­pas o las pas­tas. Más allá de la im­por­tan­cia que tie­ne la sa­lud y otros dri­vers en nues­tra elec­ción de ali­men­tos, los con­su­mi­do­res es­ta­mos tran­si­tan­do ha­cia lo que po­dría­mos de­no­mi­nar una ma­yor con­cien­cia­ción ali­men­ta­ria, que en­cuen­tra su ori­gen en ten­den­cias co­mo el ve­ga­nis­mo, ve­ge­ta­ria­nis­mo, fle­xi­ta­ris­mo o bie­nes­tar ani­mal, en­tre otras. Es­tas ten­den­cias, uni­das a una ma­yor pre­va­len­cia de in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias, (que se­gún la Aca­de­mia Eu­ro­pea de Aler­gia e In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca es­ti­ma que afec­ta en torno a dos mi­llo­nes de per­so­nas en Es­pa­ña) es­tán im­pac­tan­do rá­pi­da­men­te el con­su­mo de ca­te­go­rías de pro­duc­tos que po­ten­cial­men­te en­tran en con­flic­to con ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción es­pe­cia­les y/o es­ti­los de vi­da emer­gen­tes. Así por ejem­plo, el nú­me­ro de in­di­vi­duos fle­xi­ta­ria­nos (ve­ge­ta­ria­nos fle­xi­bles que re­du­cen de su die­ta dia­ria el con­su­mo de car­ne, aun­que la con­su­men oca­sio­nal­men­te) cre­ce en 2,4 pun­tos des­de 2014 has­ta el 10,7% de la po­bla­ción. En lí­nea con es­ta ten­den­cia, la evo­lu­ción del con­su­mo se­ma­nal de car­ne y sal­chi­chas es ne­ga­ti­va en los dos úl­ti­mos años. Por con­tra­par­te, las be­bi­das ve­ge­ta­les es­tán ex­pe­ri­men­tan­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do (+47,6% vs 2014) que co­rre­la­cio­na in­ver­sa­men­te con el con­su­mo de le­che de ori­gen ani­mal. Nue­vas op­cio­nes de con­su­mo - por de­ci­sión o por ne­ce­si­dad -, nue­vos me­nús, nue­vas prio­ri­da­des a la ho­ra de ele­gir los ali­men­tos que con­su­mi­mos… la so­cie­dad cam­bia a un rit­mo ver­ti­gi­no­so, y nues­tros há­bi­tos ali­men­ta­rios no es­ca­pan a él. An­te es­te fre­ne­sí, in­clu­so las ca­te­go­rías más ma­du­ras tie­nen es­pa­cio pa­ra cre­cer si son ca­pa­ces de en­con­trar nue­vos en­tor­nos de con­su­mo adap­ta­do a es­tas ten­den­cias; el re­to pa­ra las mar­cas se­rá ha­cer­lo sin per­der el pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.