En Es­pa­ña 7,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das ter­mi­nan ca­da año en el cu­bo de la ba­su­ra

En el mun­do ca­da año 1.600 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da ter­mi­nan en la ba­su­ra, de los cua­les 7,7 mi­llo­nes co­rres­pon­den a Es­pa­ña, lo que nos con­vier­te en el sép­ti­mo país de la Unión Eu­ro­pea que más co­mi­da des­per­di­cia. Fren­te a es­ta reali­dad ga­na en­te­ros

ARAL - - SUMARIO - Por Car­men Mén­dez

Se­gún se de­ta­lla en el in­for­me de The Bos­ton Con­sul­ting Group “Tac­kling 1.6-bi­llion-ton food loss and was­te cri­sis”, ca­da año se pier­den o des­per­di­cian en el mun­do 1.600 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos con un va­lor apro­xi­ma­do de 1.200 mi­lo­nes de dó­la­res; un ter­cio de la can­ti­dad to­tal de ali­men­tos pro­du­ci­dos, equi­va­len­tes a diez ve­ces la ma­sa de la is­la de Man­hat­tan. Es­ta­mos an­te un pro­ble­ma mun­dial crí­ti­co ya que las ci­fras de es­te uso in­de­bi­do ma­si­vo de los re­cur­sos no ha­ce más que cre­cer: BCG es­ti­ma que pa­ra 2030 la pér­di­da y el des­per­di­cio anual de ali­men­tos al­can­za­rá los 2.100 mi­llo­nes de to­ne­la­das por un va­lor de 1.500 mllo­nes de dó­la­res. Es­te desas­tre que su­po­ne tan­to des­per­di­cio tie­ne im­pli­ca­cio­nes de gran al­can­ce. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción y el Ins­ti­tu­to de Re­cur­sos Mun­dia­les re­pre­sen­ta el 8% de las emi­sio­nes mun­dia­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y ade­más, mien­tras gran par­te del su­mi­nis­tro mun­dial de ali­men­tos se pier­de, mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do es­tán des­nu­tri­das. An­te es­te pa­no­ra­ma la ONU en sus ‘Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble’ plan­tea re­du­cir a la mi­tad la pér­di­da y el des­per­di­cio de ali­men­tos pa­ra 2030. Un enor­me desafío pa­ra el que las em­pre­sas y ad­mi­nis­tra­cio­nes se es­tán pre­pa­ran­do, dan­do ya pa­sos al fren­te. Des­pués de ana­li­zar la ca­de­na de va­lor de la ali­men­ta­ción, des­de la pro­duc­ción has­ta la co­mer­cia­li­za­ción y el con­su­mo, BCG ha iden­ti­fi­ca­do de­ter­mi­nan­tes del pro­ble­ma del des­per­di­cio de co­mi­da que, si se abor­dan de for­ma con­ve­nien­te, po­drían re­du­cir el va­lor de es­tos des­per­di­cios en ca­si 700 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que re­pre­sen­ta­ría un gran pro­gre­so pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Se­gún BCG es­tos cin­co de­ter­mi­nan­tes se­rían: con­cien­cia­ción, in­fra­es­truc­tu­ra de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, efi­cien­cia de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, co­la­bo­ra­ción y le­gis­la­ción. Las em­pre­sas que desem­pe­ñan un papel im­por­tan­te en la ca­de­na de va­lor de los ali­men­tos pue­den ser ca­ta­li­za­do­res del cam­bio. Con­se­guir avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en la re­so­lu­ción de es­te pro­ble­ma re­quie­re el com­pro­mi­so y la ac­ción coor­di­na­da de con­su­mi­do­res, go­bier­nos, ONG, agri­cul­to­res, pro­duc­to­res y em­pre­sas. De no ser así, “la mag­ni­tud del pro­ble­ma se­gui­rá cre­cien­do mien­tras desa­rro­lla­mos nues­tras so­lu­cio­nes”, afir­ma Sha­li­ni Un­ni­krish­nan, Part­ner & Ma­na­ging Di­rec­tor de la ofi­ci­na de BCG en Chica­go.

89 mi­llo­nes de to­ne­la­das aca­ban en la ba­su­ra en la UE

El des­per­di­cio ali­men­ta­rio se ori­gi­na por di­fe­ren­tes cau­sas en los paí­ses ri­cos, los re­si­duos pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de los con­su­mi­do­res, mien­tras que, en los paí­ses en de­sa­rro­llo se con­cen­tra en los pro­ce­sos de pro­duc­ción. De acuer­do con los au­to­res del in­for­me de BCG, el pro­ble­ma es que la lu­cha con­tra el des­per­di­cio ali­men­ta­rio se abor­da de ma­ne­ra frag­men­ta­da y la res­pues­ta glo­bal es li­mi­ta­da y cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te an­te la mag­ni­tud del pro­ble­ma. En la Unión Eu­ro­pea se desechan anual­men­te 89 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da en buen es­ta­do. El 42% de to­do ese des­per­di­cio ali­men­ta­rio se pro­du­ce en los ho­ga­res, sien­do Es­pa­ña el sép­ti­mo país que más co­mi­da desecha con 7,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año y una me­dia de 76 ki­los por per­so­na y año, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca, y Ali­men­ta­ción. El des­per­di­cio me­dio por ho­gar -con 2,7 per­so­nas de me­dia- es de 1,3 kg/se­ma­na. Así, los ho­ga­res es­pa­ño­les ti­ran en un año 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que son vá­li­dos pa­ra el con­su­mo. Pa­ra el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra “el des­per­di­cio de ali­men­tos es­tá re­la­cio­na­do esen­cial­men­te con ma­los há­bi­tos de com­pra y con­su­mo, así co­mo por la ges­tión y ma­ni­pu­la­ción inade­cua­da de los ali­men­tos”. Las em­pre­sas, ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y fuer­zas po­lí­ti­cas son cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de adap­tar­se y an­ti­ci­par­se an­te las nue­vas de­man­das so­cia­les con me­di­das con­cre­tas pa­ra ha­cer fren­te al cre­cien­te vo­lu­men de des­per­di­cio ali­men­ta­rio que se ge­ne­ra en los paí­ses desa­rro­lla­dos. De apro­bar­se en Es­pa­ña la ley que in­cen­ti­va la do­na­ción de los ex­ce­sos de pro­duc­ción a ban­cos de ali­men­tos y ONGs, en lí­nea con lo es­ta­ble­ci­do ya en Ita­lia, el sec­tor del gran con­su­mo ten­drá, ade­más, por de­lan­te el re­to de re­vi­sar par­te de sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, eti­que­ta­do y con­ser­va­ción; así co­mo sus pro­to­co­los de ges­tión de ali­men­tos desecha­dos.

Den­tro de la agen­da del Go­bierno

La preo­cu­pa­ción cre­cien­te por el des­pil­fa­rro ali­men­ta­rio se pu­so de ma­ni­fies­to du­ran­te el VI Pun­to de

En­cuen­tro Ae­coc con­tra el Des­per­di­cio Ali­men­ta­rio, que reunió en oc­tu­bre en Ma­drid a más de 250 di­rec­ti­vos, pro­fe­sio­na­les de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, ban­cos de ali­men­tos y aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les y de con­su­mi­do­res im­pli­ca­dos en la bús­que­da de so­lu­cio­nes que ayu­den a re­du­cir es­te pro­ble­ma. Des­de las em­pre­sas, el Go­bierno y las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y el Par­la­men­to se es­tán mo­vien­do di­ver­sas ini­cia­ti­vas de muy dis­tin­to al­can­ce y en­fo­que pa­ra afron­tar es­ta si­tua­ción. La opi­nión ge­ne­ral es que la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da es cla­ve pa­ra ga­nar en efi­ca­cia y con­se­guir com­ba­tir el ti­rar co­mi­da a la ba­su­ra, tal co­mo re­cla­mó du­ran­te el con­gre­so la pre­si­den­ta del Co­mi­té de Ae­coc con­tra el Des­per­di­cio Ali­men­ta­rio, Car­men Co­bián, ha­cien­do un gui­ño al le­ma de la reunión “Jun­tos ali­men­ta­mos so­lu­cio­nes”. En esa lí­nea, el di­rec­tor ge­ne­ral de la In­dus­tria Ali­men­ta­ria del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, Mi­guel He­rre­ro, anun­cia­ba du­ran­te el en­cuen­tro que la lu­cha con­tra el des­per­di­cio de ali­men­tos en­tra­rá en la Agen­da del Cam­bio del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, a pe­ti­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra. He­rre­ro tam­bién des­ta­có la im­por­tan­cia de las jor­na­das de for­ma­ción y di­vul­ga­ción co­mo ac­cio­nes cen­tra­les pa­ra con­cien­ciar a la so­cie­dad de la im­por­tan­cia de lu­char con­tra el des­per­di­cio; el im­pul­so de bue­nas prác­ti­cas y acuer­dos sec­to­ria­les y la adop­ción de la le­gis­la­ción a las nue­vas ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad. El di­rec­tor ge­ne­ral de la In­dus­tria Ali­men­ta­ria in­sis­tió, igual­men­te, en el papel de la in­no­va­ción, la in­ves­ti­ga­ción y la eco­no­mía cir­cu­lar pa­ra el avan­ce en la op­ti­mi­za­ción y el apro­ve­cha­mien­to de ex­ce­den­tes ali­men­ta­rios. El des­per­di­cio de ali­men­tos con­lle­va, ade­más, mal­gas­tar otros re­cur­sos na­tu­ra­les. Se­gún ex­pli­ca­ba du­ran­te la con­vo­ca­to­ria de Ae­coc, Naia­ra Sáez, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción y trans­fe­ren­cia de Ce­ta­qua, el de­rro­che de agua re­la­cio­na­do con el des­per­di­cio ali­men­ta­rio en Es­pa­ña equi­va­le a 131 li­tros por per­so­na y día: la can­ti­dad que en­tra en una ba­ñe­ra en­te­ra de gran­des di­men­sio­nes. En su opi­nión las em­pre­sas de­ben se­guir tra­ba­jan­do pa­ra re­du­cir su des­per­di­cio, así co­mo pa­ra tra­tar de ha­cer un buen uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Un re­to es­pe­cial­men­te re­le­van­te te­nien­do en cuen­ta que, da­do el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, en las pró­xi­mas dé­ca­das va a te­ner que in­cre­men­tar­se en­tre un 50% y un 60% la pro­duc­ción de ali­men­tos. “Si el des­per­di­cio ali­men­ta­rio fue­ra un país, se­ría el ter­ce­ro del mun­do que más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pro­du­ce” apun­ta­ba por su par­te el re­pre­sen­tan­te en Es­pa­ña de la FAO, Ig­na­cio True­ba, en el mar­co del en­cuen­tro de Ae­coc; quien, a pe­sar de ello, se mos­tra­ba op­ti­mis­ta con los avan­ces que

se es­tán pro­du­cien­do en es­ta ma­te­ria, así co­mo con la vo­lun­tad de cam­bio y de sen­si­bi­li­za­ción de la so­cie­dad. El mar­co le­gis­la­ti­vo y las ini­cia­ti­vas au­to­nó­mi­cas que exis­ten en Es­pa­ña en re­la­ción al des­per­di­cio ali­men­ta­rio fue otro de los blo­ques te­má­ti­cos de la reunión. Jo­sé Mª Ca­za­lis, se­na­dor del Gru­po Par­la­men­ta­rio Vas­co, com­par­tió el in­for­me de la po­nen­cia de es­tu­dio so­bre des­per­di­cio ali­men­ta­rio, apro­ba­da re­cien­te­men­te por la Co­mi­sión de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, que re­co­ge con­clu­sio­nes y re­co­men­da­cio­nes pa­ra los di­fe­ren­tes es­la­bo­nes de la ca­de­na ali­men­ta­ria. Y ade­más el even­to con­tó con una me­sa re­don­da en la que par­ti­ci­pa­ron Joan Pi­quer, di­rec­tor ge­ne­ral del Cam­bio Cli­má­ti­co y Ca­li­dad Me­dioam­bien­tal de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na; Ro­sa Isabel Ríos, di­rec­to­ra ge­ne­ral de In­dus­trias y Ca­de­na Agroa­li­men­ta­ria de la Jun­ta de An­da­lu­cía; y Car­mel Mò­dol, di­rec­tor ge­ne­ral de Ali­men­ta­ción, Ca­li­dad e In­dus­trias Agroa­li­men­ta­rias de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, que com­par­tie­ron ini­cia­ti­vas que es­tán im­pul­san­do las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pa­ra fre­nar el des­pil­fa­rro de ali­men­tos.

Pri­me­ra Se­ma­na con­tra el Des­per­di­cio de Ali­men­tos

La reunión de Ae­coc tam­bién sir­vió pa­ra pre­sen­tar al­gu­nas de las ac­cio­nes lle­va­das a ca­bo du­ran­te la

úl­ti­ma se­ma­na de sep­tiem­bre en dis­tin­tos pun­tos deEs­pa­ña con mo­ti­vo de la Pri­me­ra Se­ma­na con­tra el Des­per­di­cio de Ali­men­tos, coor­di­na­da por la aso­cia­ción del gran con­su­mo y que con­tó con el apo­yo de ins­ti­tu­cio­nes y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas tan­to na­cio­na­les co­mo au­to­nó­mi­cas. Es­ta ini­cia­ti­va ha par­ti­do con un do­ble ob­je­ti­vo se­gún la res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción de Ae­coc, Nú­ria Pe­dra­za: “po­ner en va­lor los ali­men­tos y ofre­cer in­for­ma­ción y re­co­men­da­cio­nes al con­su­mi­dor pa­ra que ha­ga un buen uso de ellos, evi­tan­do su des­per­di­cio. Y es que cer­ca de la mi­tad de es­te des­per­di­cio en Es­pa­ña se pro­du­ce en los ho­ga­res”. La se­ma­na se reali­zó en el mar­co de la cam­pa­ña “La Ali­men­ta­ción no tie­ne des­per­di­cio” que Ae­coc pu­so en mar­cha en 2012 y en la que par­ti­ci­pan más de 450 com­pa­ñías. Se­gún de­ta­lla Pe­dra­za, “es fru­to del tra­ba­jo de di­fe­ren­tes me­sas coor­di­na­das por Ae­coc en las que se han reuni­do re­pre­sen­tan­tes de los di­fe­ren­tes es­la­bo­nes de la ca­de­na de va­lor. De ese tra­ba­jo sa­lie­ron di­fe­ren­tes lí­neas de ac­tua­ción que du­ran­te 7 días lle­na­ron Es­pa­ña de ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la ali­men­ta­ción pa­ra ayu­dar a los con­su­mi­do­res a re­du­cir el des­per­di­cio ali­men­ta­rio”. A ni­vel ge­ne­ral se reali­zó una gran cam­pa­ña de in­for­ma­ción en di­ver­sos es­ce­na­rios y ca­na­les: pun­tos de ven­ta (dis­tri­bu­ción, mer­ca­dos mu­ni­ci­pa­les…) y lo­ca­les de res­tau­ra­ción; webs, RRSS y fo­lle­tos de la in­dus­tria y la dis­tri­bu­ción; cen­tros de edu­ca­ción pri­ma­ria y co­me­do­res es­co­la­res. Ba­jo el hash­tag #Ali­men­ta­ción­sin­des­per­di­cio se qui­so po­ner én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de que to­da la so­cie­dad se vin­cu­le en la lu­cha con­tra es­te pro­ble­ma. Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos co­mo los de Cas­ti­lla y León, la Jun­ta de An­da­lu­cía o la Xun­ta de Ga­li­cia tam­bién par­ti­ci­pa­ron con ac­tos y ac­ti­vi­da­des. Y chefs de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la, co­mo Juan Ma­ri y Ele­na Ar­zak, Mar­tín Be­ra­sa­te­gui, Pe­dro Su­bi­ja­na, Ene­ko At­xa o los her­ma­nos Ro­ca, apo­ya­ron es­ta lu­cha con­tra el des­per­di­cio. Los chefs se im­pli­ca­ron con men­sa­jes en re­des so­cia­les y, al­gu­nos, tam­bién en sus blogs dan­do con­se­jos pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de ali­men­tos y con ini­cia­ti­vas que ellos ya rea­li­zan en sus res­tau­ran­tes o en su vi­da co­ti­dia­na.

Las cau­sas del des­per­di­cio en la in­dus­tria

Las mer­mas ge­ne­ra­das en el ma­ni­pu­la­do y pro­ce­sa­do in­terno, den­tro de la fa­se de trans­for­ma­ción, jun­to a las de­vo­lu­cio­nes en dis­tri­bu­ción, las ro­tu­ras y la ca­du­ci­dad de los pro­duc­tos ter­mi­na­dos, son las prin­ci­pa­les cau­sas de las pér­di­das y des­per­di­cios que se pro­du­cen en la ca­de­na de pro­duc­ción ali­men­ta­ria, se­gún se des­pren­de del es­tu­dio rea­li­za­do por el Gru­po Ope­ra­ti­vo Go Sa­ve­food, una ini­cia­ti­va co­la­bo­ra­ti­va en la que par­ti­ci­pa el Clus­ter de Ali­men­ta­ción de Eus­ka­di jun­to a aso­cia­cio­nes de in­dus­trias ali­men­ta­rias de ocho Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas.

So­por­ta­da en las con­clu­sio­nes de es­te aná­li­sis, el Clus­ter de Ali­men­ta­ción de Eus­ka­di es­tá es­tu­dian­do la pues­ta en mar­cha de una es­tra­te­gia de re­duc­ción pro­gre­si­va de las pér­di­das y des­per­di­cios en­tre sus in­dus­trias ali­men­ta­rias, sus­ten­ta­da en la po­ten­cia­ción de las tec­no­lo­gías 4.0, la in­no­va­ción y la op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos. Los re­sul­ta­dos de es­te pro­yec­to con­tri­bui­rán a apor­tar in­for­ma­ción a la Pla­ta­for­ma con­tra el Des­pil­fa­rro Ali­men­ta­rio de Eus­ka­di, a la que se han ad­he­ri­do cer­ca de 60 ins­ti­tu­cio­nes y agen­tes sec­to­ria­les de la ca­de­na ali­men­ta­ria vas­ca, en­tre los que se en­cuen­tra el Clus­ter de Ali­men­ta­ción. Pre­sen­ta­da en Bil­bao, la pla­ta­for­ma se com­pro­me­te a dis­mi­nuir la can­ti­dad de ali­men­tos des­per­di­cia­dos en un 50% pa­ra el año 2030. El men­cio­na­do es­tu­dio po­ne de ma­ni­fies­to que, aun­que en la fa­bri­ca­ción tam­bién se pro­du­cen pér­di­das, és­tas se han re­du­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años gra­cias a la op­ti­mi­za­ción y di­gi­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de la in­dus­tria ali­men­ta­ria. Los des­per­di­cios que se ge­ne­ran en la re­cep­ción de las ma­te­rias pri­mas, en la trans­for­ma­ción y en el pro­ce­so de ma­ni­pu­la­do ex­terno y al­ma­ce­na­mien­to se des­ti­nan prin­ci­pal­men­te a la ali­men­ta­ción ani­mal, aun­que tam­bién a desechos y des­car­tes. Es­ta úl­ti­ma vía de des­tino abre una puer­ta a la in­ves­ti­ga­ción y al de­sa­rro­llo de so­lu­cio­nes pa­ra su reapro­ve­cha­mien­to. El Gru­po Ope­ra­ti­vo Go Sa­ve­food —coor­di­na­do por Vi­tar­tis— cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de Clu­sa­ga (Clúster Ali­men­ta­rio de Ga­li­cia), AIAA (Aso­cia­ción de In­dus­trias de Ali­men­ta­ción de Ara­gón), Lan­da­luz (Aso­cia­ción Em­pre­sa­rial de Ali­men­tos de An­da­lu­cía), Asea­cam (Aso­cia­ción Em­pre­sa­rial de In­dus­trias Ali­men­ta­rias de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid), Na­gri­food (Clúster Agroa­li­men­ta­rio de Na­va­rra),

Fe­da­co­va (Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de Agroa­li­men­ta­ción de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na) y el Clúster de Ali­men­ta­ción de Eus­ka­di. Es­ta ini­cia­ti­va se en­mar­ca en el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo Ru­ral 2014-2020, fi­nan­cia­da por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción y el Fon­do Eu­ro­peo Agrí­co­la de De­sa­rro­llo Ru­ral (FEA­DER).

La dis­tri­bu­ción, el es­la­bón que me­nos des­per­di­cia

Co­mo se in­di­ca­ba an­te­rior­men­te, se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, la ma­yo­ría del des­per­di­cio se pro­du­ce en los ho­ga­res -un 42%- se­gui­do de la fa­se de fa­bri­ca­ción y pro­duc­ción de ali­men­tos -39%-, de la hos­te­le­ría -14%- y, fi­nal­men­te, la dis­tri­bu­ción -con un 5%-. Las em­pre­sas agru­pa­das en torno a la pa­tro­nal Ase­das, en con­cre­to, des­per­di­cian en­tre el 0,2 y el 1% del pro­duc­to co­mer­cia­li­za­do. Se­gún in­di­can des­de es­ta aso­cia­ción, “es­te ex­ce­den­te es­tá oca­sio­na­do, fun­da­men­tal­men­te, por en­va­ses da­ña­dos, ro­tu­ras por ac­ci­den­tes o gol­pes, ro­tu­ras de uni­da­des de packs, pro­ble­mas en el su­mi­nis­tro o cri­te­rios es­té­ti­cos que ha­cen que el clien­te no com­pre un pro­duc­to, en­tre otras cues­tio­nes”. Des­de Ase­das y sus em­pre­sas se se­ña­la que tra­ba­jan con el res­to de es­la­bo­nes de la ca­de­na agroa­li­men­ta­ria pa­ra in­tro­du­cir me­jo­ras en­ca­mi­na­das a re­du­cir en lo po­si­ble el des­per­di­cio ali­men­ta­rio. “Es­te pro­ble­ma tie­ne una pers­pec­ti­va so­cial, eco­nó­mi­ca y me­dioam­bien­tal, que es ne­ce­sa­rio abor­dar en­tre to­dos”, ex­pli­can. Por lo que con­si­de­ran que la pri­me­ra Se­ma­na con­tra el Des­per­di­cio Ali­men­ta­rio ha si­do “una opor­tu­ni­dad pa­ra dar a co­no­cer, en­tre otras, las ac­cio­nes del su­per­mer­ca­do de pro­xi­mi­dad pa­ra me­jo­rar las ra­tios de apro­ve­cha­mien­to”. La gran

ma­yo­ría de las em­pre­sas de Ase­das rea­li­zan tam­bién ha­bi­tual­men­te ac­cio­nes de con­cien­cia­ción a tra­vés de di­fe­ren­tes for­ma­tos so­bre com­pra res­pon­sa­ble y ofre­cen in­for­ma­ción so­bre con­ser­va­ción de ali­men­tos en el ho­gar. Aun asu­mien­do que una pe­que­ña mer­ma en el pun­to de ven­ta es inevi­ta­ble, las em­pre­sas de Ase­das in­vier­ten en me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas y hu­ma­nas en ma­te­ria de ges­tión de pun­to de ven­ta y lo­gís­ti­ca pa­ra ajus­tar el sur­ti­do a la de­man­da del clien­te y evi­tar tan­to el ex­ce­den­te ali­men­ta­rio co­mo la pér­di­da eco­nó­mi­ca y el im­pac­to me­dioam­bien­tal que con­lle­va. “Co­mo me­di­da de pre­ven­ción, la do­na­ción es una de las me­jo­res es­tra­te­gias de re­duc­ción del des­per­di­cio ali­men­ta­rio. És­ta en­glo­ba aque­llos pro­duc­tos no ap­tos pa­ra la ven­ta por ra­zo­nes co­mer­cia­les pe­ro sí con­ve­nien­tes pa­ra el con­su­mo”, opi­nan des­de es­ta aso­cia­ción. En su con­jun­to, las em­pre­sas de Ase­das

do­nan a más de 150 co­me­do­res so­cia­les y 60 ban­cos de ali­men­tos en­tre 12.500 y 13.000 to­ne­la­das de ali­men­tos al año “en per­fec­to es­ta­do y cum­plien­do las nor­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, de­ta­llan. “Es­ta can­ti­dad no es con­si­de­ra­da des­per­di­cio sino que es, pre­ci­sa­men­te, un ins­tru­men­to pa­ra evi­tar­lo”, di­cen des­de Ase­das. Es­tas ac­cio­nes se llevan a ca­bo en el en­torno fí­si­co de los su­per­mer­ca­dos al ser una de las cla­ves pa­ra que el pro­duc­to pue­da ser apro­ve­cha­do, ya que mu­chos de los ali­men­tos do­na­dos tie­nen vi­da cor­ta y ne­ce­si­tan re­fri­ge­ra­ción. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te re­sal­tar que si las en­ti­da­des so­cia­les de co­la­bo­ra­ción no tie­nen los me­dios ade­cua­dos pa­ra al­ma­ce­nar y trans­por­tar el pro­duc­to, és­te se con­ver­ti­rá en re­si­duo. Por lo tan­to, es fun­da­men­tal que las do­na­cio­nes que­den en el ám­bi­to del vo­lun­ta­ria­do res­pon­sa­ble. “La pri­me­ra me­di­da con­tra el des­per­di­cio ali­men­ta­rio es no ge­ne­rar­lo. Por lo tan­to, ade­más de una co­rrec­ta ges­tión en al­ma­cén y tien­da, la do­na­ción de ali­men­tos es un ins­tru­men­to muy efi­caz. Sin em­bar­go, de­be­mos ser cons­cien­tes de que no po­de­mos tras­la­dar el pro­ble­ma de la ges­tión de ex­ce­den­tes a en­ti­da­des so­cia­les y lo im­por­tan­te es crear las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra que la do­na­ción se pro­duz­ca de ma­ne­ra se­gu­ra y vo­lun­ta­ria”, afir­ma Ig­na­cio Gar­cía Ma­gar­zo, di­rec­tor ge­ne­ral de Ase­das.

Es­tar en la lis­ta de paí­ses que com­ba­ten el des­per­di­cio

Apro­ve­chan­do el mar­co del Día Mun­dial de la Ali­men­ta­ción, ce­le­bra­do el 16 de oc­tu­bre, el mo­vi­mien­to eu­ro­peo que com­ba­te el des­per­di­cio de ali­men­tos, Too Good To Go, por su par­te, ha apro­ve­cha­do

pa­ra lan­zar un gran re­to: que Es­pa­ña se una a lis­ta de paí­ses que ya com­ba­ten el des­per­di­cio de ali­men­tos. Ac­tual­men­te más de 5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos eu­ro­peos, en un to­tal de 9 paí­ses, ya no ti­ran co­mi­da a la ba­su­ra gra­cias a Too Good To Go. Se­gún Oriol Reull, Country Ma­na­ger de Too Good To Go en Es­pa­ña, “más de 12.000 es­ta­ble­ci­mien­tos en to­da Eu­ro­pa ven­den su ex­ce­den­te de co­mi­da dia­rio a tra­vés de la app de Too Good To Go, per­mi­tien­do que cual­quier per­so­na pue­da sal­var esa co­mi­da, dán­do­le una opor­tu­ni­dad en lu­gar de ser ti­ra­da a la ba­su­ra”. “En Too Good To Go, te­ne­mos una mi­sión y es que co­mi­da pro­du­ci­da sea igual a co­mi­da con­su­mi­da. Apro­ve­chan­do el mar­co del Día Mun­dial de la Ali­men­ta­ción, qui­si­mos lan­zar un re­to: con­cien­ciar a nues­tro país de que #LaCo­mi­daNoSeTi­ra y que un pe­que­ño cam­bio mar­ca una gran di­fe­ren­cia”, in­di­ca Reull. Se­gún da­tos de la FAO, un to­tal de 821 mi­llo­nes de per­so­nas pa­sa­ron ham­bre en 2017. Con la cuar­ta par­te de lo que se des­per­di­cia y se ti­ra hoy en el mun­do, se po­dría re­sol­ver el pro­ble­ma del ham­bre. El mo­vi­mien­to Too Good To Go es ade­más una pla­ta­for­ma con com­po­nen­te so­cial, com­pro­mi­so con su en­torno y con los más des­fa­vo­re­ci­dos. Di­rec­ta­men­te des­de la app, se ofre­ce la po­si­bi­li­dad de que cual­quier usua­rio pue­da ha­cer una do­na­ción eco­nó­mi­ca a la ONG Ac­ción con­tra el Ham­bre, que tra­ba­ja en ca­si 50 paí­ses pa­ra com­ba­tir la des­nu­tri­ción in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.