LA BLOCK­CHAIN, LIS­TA PA­RA CON­QUIS­TAR

ARAL - - INDUSTRIA AUXILIAR - Por Re­dac­ción ARAL

El Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Cap­ge­mi­ni en­cues­tó a cer­ca de 450 or­ga­ni­za­cio­nes de los sec­to­res de con­su­mo, re­tail y ma­nu­fac­tu­ra en nue­ve paí­ses (Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Fran­cia, Sue­cia, Paí­ses Ba­jos, La In­dia, Ita­lia y Es­pa­ña) que ya es­tán apli­can­do la ca­de­na de blo­ques a sus ca­de­nas de su­mi­nis­tro, ya sea co­mo prue­ba de con­cep­to, co­mo pro­yec­to pi­lo­to o de for­ma ge­ne­ra­li­za­da o es­ca­la. Con ellas se abor­dó el en­fo­que uti­li­za­do pa­ra es­ta tec­no­lo­gía, las apli­ca­cio­nes y los re­tos en el desa­rro­llo de sus ini­cia­ti­vas cu­yas con­clu­sio­nes se vuel­can en el in­for­me “Does block­chain hold the key to a new age of supply chain trans­pa­rency and trust?”. En ese aná­li­sis se pre­sen­ta una vi­sión de con­jun­to de las em­pre­sas y los te­rri­to­rios que es­tán im­pul­san­do sus ca­pa­ci­da­des pa­ra la im­plan­ta­ción de la block­chain y es­ti­ma que en 2025 su uti­li­za­ción se­rá ha­bi­tual en las ope­ra­cio­nes de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro. En la ac­tua­li­dad, so­lo el 3% de las em­pre­sas ha im­plan­tan­do es­ta tec­no­lo­gía de for­ma ge­ne­ra­li­za­da o a es­ca­la den­tro de la or­ga­ni­za­ción, el 10% la ha adop­ta­do co­mo pro­yec­to pi­lo­to y el 87% es­tá en las pri­me­ras eta­pas de ex­pe­ri­men­ta­ción.

Op­ti­mis­mo so­bre su po­ten­cial

Reino Uni­do (22%), E E. U U. (18%) y Fran­cia (17%) se si­túan ac­tual­men­te a la ca­be­za, con la ma­yor pro­por­ción de em­pre­sas que im­plan­tan la ca­de­na de blo­ques a es­ca­la en la or­ga­ni­za­ción o en mo­da­li­dad pi­lo­to. Las em­pre­sas “pio­ne­ras” son op­ti­mis­tas con res­pec­to al apro­ve­cha­mien­to del po­ten­cial de block­chain y el 60% con­si­de­ra que es­ta tec­no­lo­gía ya es­tá trans­for­man­do la for­ma en que co­la­bo­ran con otras em­pre­sas. El es­tu­dio tam­bién des­ve­la que las ra­zo­nes prin­ci­pa­les que im­pul­san la in­ver­sión en block­chain son el aho­rro de cos­tes (89%), una me­jor ca­pa­ci­dad de se­gui­mien­to (81%) y una ma­yor trans­pa­ren­cia (79%). Tam­bién des­ta­can que per­mi­te trans­mi­tir in­for­ma­ción con ma­yor se­gu­ri­dad, ra­pi­dez y trans­pa­ren­cia, y pue­de apli­car­se a fun­cio­nes crí­ti­cas de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, des­de el se­gui­mien­to de la pro­duc­ción a la vi­gi­lan­cia de las ca­de­nas de ali­men­ta­ción, ga­ran­ti­zan­do el cum­pli­mien­to del marco nor­ma­ti­vo. En­tu­sias­ma­dos con los resultados que es­tán ob­ser­van­do, las em­pre­sas “pio­ne­ras” iden­ti­fi­ca­das en el es­tu­dio se­ña­lan es­tar lis­tas pa­ra au­men­tar su in­ver­sión en block­chain un 30% en los tres pró­xi­mos años. A pe­sar del op­ti­mis­mo en torno a la adop­ción de la ca­de­na de blo­ques, si­gue ha­bien­do du­das en­tre las em­pre­sas acer­ca de su ren­di­mien­to y de su ver­da­de­ra in­ter­ope­ra­bi­li­dad en­tre los so­cios a lo lar­go de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. La ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes “pio­ne­ras” (92%) se­ña­la al ROI (re­torno de la in­ver­sión) co­mo el prin­ci­pal re­to al que se en­fren­ta la adop­ción, y pa­ra un 80%, otro im­por­tan­te desafío ope­ra­ti­vo es la in­ter­ope­ra­bi­li­dad con sis­te­mas tra­di­cio­na­les. Mien­tras, un 82% con­si­de­ra que la se­gu­ri­dad de las transac­cio­nes es un fac­tor di­sua­so­rio de la im­plan­ta­ción de la block­chain por par­te de los so­cios o ter­ce­ros, po­nien­do de re­lie­ve la in­quie­tud so­bre la se­gu­ri­dad de es­ta tec­no­lo­gía.

Se­gún ex­pli­ca Sud­hir Pai, res­pon­sa­ble de Tec­no­lo­gía de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros de Cap­ge­mi­ni: “Exis­ten ca­sos de uso real­men­te apa­sio­nan­tes en el mer­ca­do que nos mues­tran los be­ne­fi­cios de la block­chain pa­ra mejorar la ca­de­na de su­mi­nis­tro, pe­ro es­ta tec­no­lo­gía no es una so­lu­ción uni­ver­sal pa­ra to­dos los re­tos de una or­ga­ni­za­ción. To­da­vía no se ha cuan­ti­fi­ca­do el ren­di­mien­to, y los mo­de­los y pro­ce­sos de ne­go­cio de­ben ser re­di­se­ña­dos pa­ra su adop­ción. Se ne­ce­si­tan alian­zas efec­ti­vas a lo lar­go de la ca­de­na de su­mi­nis­tro que con­fi­gu­ren una es­tra­te­gia tec­no­ló­gi­ca en for­ma de eco­sis­te­ma, que in­te­gre la im­plan­ta­ción de otras tec­no­lo­gías, pa­ra que pue­da ma­te­ria­li­zar­se to­do su po­ten­cial”. En otro in­for­me pre­vio de es­te año rea­li­za­do con la Swin­bur­ne Uni­ver­sity of Tech­no­logy de Aus­tra­lia so­bre los es­ta­dios gra­dua­les que vi­vi­rá la block­chain, Cap­ge­mi­ni de­ter­mi­na que la eta­pa de ex­pe­ri­men­ta­ción fi­na­li­za­rá en 2020, con el desa­rro­llo de prue­bas de con­cep­to y el es­ta­ble­ci­mien­to de con­sor­cios. Igual­men­te, la si­guien­te eta­pa, lla­ma­da de trans­for­ma­ción, lle­ga­rá a su pun­to de ma­du­ra­ción en 2025, tras un pe­rio­do en el que las or­ga­ni­za­cio­nes se ha­brán ido im­pli­can­do ca­da vez más en los pro­ce­sos de cam­bio e in­te­gra­ción, es­ta­ble­cien­do po­lí­ti­cas pa­ra la pro­tec­ción y la ges­tión de da­tos. Pa­ra el pro­fe­sor Aleks Su­bic, vi­ce­rrec­tor (In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo) de la Swin­bur­ne Uni­ver­sity of Tech­no­logy: “Las or­ga­ni­za­cio­nes con­fían en la block­chain pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas im­por­tan­tes y crear nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio; arro­ja con­fian­za en el eco­sis­te­ma di­gi­tal a lo lar­go de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. Cree­mos que es­ta tec­no­lo­gía va a desem­pe­ñar un pa­pel in­te­gral en la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la ca­de­na de su­mi­nis­tro pa­ra una am­plia va­rie­dad de sec­to­res en un fu­tu­ro pró­xi­mo”. Pe­se a las ba­rre­ras que fre­nan ac­tual­men­te la im­plan­ta­ción de la block­chain, las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán tra­tan­do de ex­ten­der su uso aho­ra que to­da­vía es­tá en una fa­se ini­cial.

Mejorar la tra­za­bi­li­dad

El in­for­me de Cap­ge­mi­ni iden­ti­fi­ca 24 ca­sos de uso de la ca­de­na de blo­ques que abar­can áreas co­mo el mer­ca­do de de­re­chos de emi­sión de CO , la ges­tión de con- tra­tos con pro­vee­do­res y la lucha con­tra la fal­si­fi­ca­ción de mar­cas. Cap­ge­mi­ni ana­li­zó en pro­fun­di­dad ca­sos de uso en los sec­to­res de re­tail, ma­nu­fac­tu­ra y pro­duc­tos de con­su­mo de­mos­tran­do que la ca­de­na de blo­ques pue­de uti­li­zar­se, y se es­tá uti­li­zan­do, pa­ra ha­cer un se­gui­mien­to de la pro­duc­ción, la pro­ce­den­cia y el in­ven­ta­rio de con­tra­tos, pro­duc­tos y ser­vi­cios. El in­for­me des­ta­ca que los fa­bri­can­tes de pro­duc­tos de con­su­mo es­tán es­pe­cial­men­te cen­tra­dos en el se­gui­mien­to y la iden­ti­fi­ca­ción de pro­duc­tos, y en­tre ellas Nestlé, Uni­le­ver y Ty­son Foods ya es­tán pro­ban­do so­lu­cio­nes con es­ta tec­no­lo­gía. Mien­tras, los re­tai­lers tie­nen el fo­co pues­to en los “mar­ket­pla­ces” di­gi­ta­les y la pre­ven­ción de las fal­si­fi­ca­cio­nes don­de Star­bucks, por ejem­plo, es­tá en prue­bas. En es­pe­cial, la ca­de­na de blo­ques pue­de mejorar la tra­za­bi­li­dad de los su­mi­nis­tros ali­men­ta­rios, ras­trean­do su re­co­rri­do des­de el cam­po a la me­sa, pa­ra ata­jar los ca­sos de con­ta­mi­na­ción o de re­ti­ra­das de pro­duc­tos. El es­tu­dio de Cap­ge­mi­ni sub­ra­ya el po­ten­cial de la block­chain, pe­ro tam­bién mues­tra que aho­ra mis­mo son po­cas las ini­cia­ti­vas de im­plan­ta­ción a gran es­ca­la de es­ta tec­no­lo­gía y que exis­ten cla­ras ba­rre­ras a su adop­ción. “Las em­pre­sas de­ben to­mar co­mo re­fe­ren­cia las ca­rac­te­rís­ti­cas de las or­ga­ni­za­cio­nes cla­si­fi­ca­das co­mo “pio­ne­ras” pa­ra en­ten­der la via­bi­li­dad de es­ta tec­no­lo­gía, pa­ra re­for­zar su pro­pio pro­gra­ma de im­plan­ta­ción y pa­sar de la teo­ría a la prác­ti­ca”, con­clu­ye Sud­hir Pai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.