Enriqueta, asal­tos de si­glo

Arte por Excelencias - - CUBA - Por YANITZA E. DE LA TO­RRE BA­TIS­TA

En el pa­sa­do 2019 se cum­plie­ron dos­cien­tos años de la lle­ga­da a Cu­ba de Enriqueta Fa­ves y cien del sui­ci­dio de la ex­cel­sa poe­ti­sa Ma­ría Lui­sa Enriqueta del Car­men Mi­la­nés (Lia­na de Lux). Ex­tra­ña coin­ci­den­cia que, por di­fe­ren­cia de un si­glo, am­bas se en­fren­ta­ran a los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos de su épo­ca, y a gol­pe de co­ra­je mar­ca­ran la his­to­ria, sien­do ins­pi­ra­ción pa­ra hom­bres y mu­je­res que desafían los tiem­pos.

La Fa­ves fue la pri­me­ra fé­mi­na en ejer­cer la me­di­ci­na no so­lo en nues­tro país, sino tam­bién en Amé­ri­ca La­ti­na. Son nu­me­ro­sos los su­ce­sos de su vi­da que la de­fi­nen co­mo una mu­jer trans­gre­so­ra. Se ca­só a los 15 años, su­frió la pér­di­da de un hi­jo, si­guió a su ma­ri­do en di­ver­sas ba­ta­llas y en­viu­dó a los 18 años. Ocul­tó su per­so­na­li­dad fe­me­ni­na vis­tien­do de hom­bre, y es­tu­dió me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís. Fue he­cha pri­sio­ne­ra (pri­sio­ne­ro) en España, y tras cum­plir su con­de­na se abrió ca­mino en un país de ha­bla des­co­no­ci­da: Cu­ba, don­de tu­vo que apren­der otro idio­ma. Se es­ta­ble­ció en la ciu­dad de Ba­ra­coa y con­ti­nuó ejer­cien­do la me­di­ci­na. An­te las du­das de sus co­le­gas ba­ra­coen­ses so­bre la va­li­dez de su tí­tu­lo pro­fe­sio­nal, via­ja a La Ha­ba­na y re­gre­sa con mé­ri­tos nom­bra­do(a) Fis­cal del Pro­to­me­di­ca­to en Ba­ra­coa, pri­me­ra fé­mi­na re­co­no­ci­da por un claus­tro de mé­di­cos ha­ba­ne­ros. Con­trae ma­tri­mo­nio con una mu­jer, Jua­na de León, en el año 1819. La religión y la so­cie­dad es­ta­ble­cía con mu­cho ri­gor pa­tro­nes de fe­mi­ni­dad y mas­cu­li­ni­dad. Tris­te­men­te es juz­ga­da y pe­na­li­za­da por ves­tir de hom­bre. Mue­re en 1856 co­mo Her­ma­na de la Ca­ri­dad Sor Mag­da­le­na, aun sal­van­do per­so­nas a los 65 años de edad.

Fa­ves fue in­con­for­me con su épo­ca, con los es­que­mas y pa­tro­nes so­cia­les prees­ta­ble­ci­dos pa­ra el gé­ne­ro fe­me­nino. Su­po eva­dir, con in­ge­nio­so ar­did, las li­mi­tan­tes que le im­po­nían a las mu­je­res pa­ra ejer­cer la me­di­ci­na y de­di­car­se a la sa­na­ción de los de­más. Pu­die­ra de­cir­se que fue la me­jor de su pro­fe­sión en aque­llos tiem­pos. Tu­vo la osa­día de trans­gre­dir le­yes y re­vo­lu­cio­nar to­do un tiem­po don­de la mu­jer no era pro­ta­go­nis­ta de na­da. Pe­ro la his­to­ria no la ha re­co­no­ci­do por su mé­ri­to en el área de la me­di­ci­na, sino que su tras­cen­den­cia ra­di­ca en que an­da­ba ves­ti­da de hom­bre.

Exac­ta­men­te un si­glo des­pués se des­pi­de de la vi­da otra gran mu­jer, Ma­ría Lui­sa Enriqueta del Car­men Mi­la­nés Gar­cía. Na­ci­da y cria­da en una fa­mi­lia con­ser­va­do­ra, con una es­tric­ta edu­ca­ción en co­le­gio de mon­jas, re­sul­ta ca­si in­con­ce­bi­ble que desa­rro­lla­ra un es­pí­ri­tu in­con­for­me y re­bel­de. Se ca­sa a los 19 años de edad, en con­tra de la vo­lun­tad de su pa­dre, y co­mien­za una vi­da de dis­gus­tos jun­to a su esposo. Nun­ca le fal­tó su ca­rác­ter li­be­ra­dor pa­ra en­fren­tar a su pa­dre, a quien lla­ma­ba el kái­ser. Do­ta­da de una am­plia cul­tu­ra en­ci­clo­pé­di­ca, con do­mi­nio de idio­mas y ha­bi­li­da­des pa­ra la pin­tu­ra y el ar­te na­rra­ti­vo, no pu­do con­te­ner­se en los mol­des pre­fi­ja­dos de su épo­ca y tras­cien­de, con una ori­gi­nal poe­sía trans­gre­so­ra, ta­búes en temas co­mo el ero­tis­mo y la crí­ti­ca social. Ma­ría Lui­sa se hi­zo y cons­tru­yó a sí mis­ma. Cre­ció ba­jo la piel de la mo­ral im­pues­ta y rom­pió pa­tro­nes, co­mo ex­pre­sa en es­te poe­ma: «Ya de­ci­dí, me voy, rom­po los la­zos / que me unen a la vi­da y a sus pe­nas. / Ha­go co­mo Spar­ta­co, / me yer­go, des­tro­zan­do las ca­de­nas / que a mi exis­tir te­nían en­tris­te­ci­do. / Mi­ro al ma­ña­na y al ayer y cla­mo: / ¡Pa­ra ma­yo­res co­sas he na­ci­do / que pa­ra ser es­cla­va y te­ner amo! / El mun­do es amo vil, en­lo­da, ul­tra­ja, / Apre­sa, em­bo­ta, em­pe­que­ñe­ce, ba­ja / To­do ni­vel mo­ral, su hi­po­cre­sía / Ha­ce ras­tre­ra el al­ma más bra­vía, / Y an­te el cieno y la ba­ba, an­te las pe­nas, / ¡rom­po co­mo Spar­ta­co mis ca­de­nas!».

Su pro­tes­ta fue con­tra la hi­po­cre­sía social, la fal­sa mo­ral, los en­quis­ta­dos ro­les de gé­ne­ros que mar­ca­ban la vir­tud fe­me­ni­na del bor­da­do, la co­ci­na, la aten­ción a la fa­mi­lia. Su na­tu­ra­le­za ar­tís­ti­ca in­com­pren­di­da con­vir­tió la poe­sía en el re­fu­gio de sus an­gus­tias, y ba­jo el seu­dó­ni­mo de Lia­na de Lux lu­chó con­tra la me­dio­cri­dad de una so­cie­dad ma­chis­ta. Las an­sias de co­no­ci­mien­to, de au­to­no­mía y la in­su­mi­sión for­ma­ban par­te de su ca­rác­ter, re­be­lán­do­se siem­pre an­te lo im­pues­to y en de­fen­sa de sus prin­ci­pios. Aca­ba sus días con un dis­pa­ro en el ab­do­men, pe­ro sin ren­dir­se, sin do­ble­gar­se, mar­chán­do­se de una vi­da lle­na de pa­tro­nes, pues pre­fi­rió retirarse y no so­me­ter­se an­te los de­seos de otros que nor­ma­ban lo de­bi­do, lo su­pues­ta­men­te co­rrec­to. De­jó de ser, an­tes de vi­vir sin li­ber­tad, sin al­be­drío, sin dis­fru­tar los de­re­chos de un ser hu­mano.

Son en­ton­ces Fa­ves y Mi­la­nés dos gran­des mu­je­res que desafia­ron pre­jui­cios y me­ca­nis­mos de po­der. Las ca­rac­te­ri­zó el es­pí­ri­tu re­bel­de, la in­con­for­mi­dad, la no acep­ta­ción de asig­na­cio­nes so­cia­les, la trans­gre­sión de nor­mas y es­te­reo­ti­pos, la men­ta­li­dad ade­lan­ta­da a sus tiem­pos, la osa­día de en­fren­tar­se al po­der opre­sor. Am­bas se con­vier­ten en ejem­plos de lu­cha por la dig­ni­dad pro­pia, por re­co­no­cer mé­ri­tos en lo que so­mos co­mo se­res hu­ma­nos y por rom­per el ca­rác­ter dó­cil, sumiso y ser­vil im­pues­to a las fé­mi­nas. A ellas las une, más que la coin­ci­den­cia de un nombre en co­mún y más que aniver­sa­rios ce­rra­dos, un es­pí­ri­tu irre­duc­ti­ble y eman­ci­pa­dor.

ENRIQUETA, CEN­TU­RIES APART

Last 2019 it was two hun­dred years sin­ce the arri­val in Cu­ba of Enriqueta Fa­ves and one hun­dred sin­ce the sui­ci­de of the ex­ce­llent poet Ma­ría Lui­sa Enriqueta del Car­men Mi­la­nés (Lia­na de Lux). It is and odd coin­ci­den­ce that, by dif­fe­ren­ce of a cen­tury, both would fa­ce the es­ta­blis­hed ca­nons of their ti­mes, and that, with sheer cou­ra­ge they ma­de his­tory, being an ins­pi­ra­tion for men and wo­men who defy their ti­mes.

Fa­ves was the first wo­man to prac­ti­ce me­di­ci­ne not only in our country, but al­so in La­tin Ame­ri­ca. The­re are nu­me­rous events in her li­fe that de­fi­ne her as a trans­gres­si­ve wo­man. She ma­rried at age 15, suf­fe­red the loss of a son, fo­llo­wed her hus­band in va­rious battles and wi­do­wed at age 18. She hid her fe­ma­le na­tu­re by dis­gui­sing her­self as a man, and stu­died me­di­ci­ne at the Uni­ver­sity of Pa­ris. Exactly one cen­tury la­ter anot­her great wo­man pas­sed away: Ma­ría Lui­sa

Enriqueta del Car­men Mi­la­nés Gar­cía. Born and rai­sed in a con­ser­va­ti­ve fa­mily, with a strict edu­ca­tion in a nun's school, it is al­most in­con­cei­va­ble that she had an un­happy and re­be­llious spi­rit. En­do­wed with a broad ency­clo­pe­dic cul­tu­re, with mas­tery of lan­gua­ges and skills for pain­ting and na­rra­ti­ve art, she could not be con­tai­ned in the pre-set molds of her ti­me and so she trans­cen­ded, with an ori­gi­nal trans­gres­si­ve poetry, ta­boos on topics such as ero­ti­cism and social cri­ti­cism.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.