RE­GRE­SA A SU TIE­RRA NA­TAL

Arte por Excelencias - - CUBA - Por DIA­NA IGLE­SIAS AGUI­LAR, entrevista a Lucy Mi­la­nés Gar­cía Fo­to­gra­mas del do­cu­men­tal Ce­lia, la más her­mo­sa flor

SE BUS­CA UN PER­SO­NA­JE

Lucy Mi­la­nés Gar­cía, re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca del Cen­tro de Co­mu­ni­ca­ción Cul­tu­ral Ven­ta­na Sur, es­ta­ba en el sa­lón Ágo­ra del Tea­tro Ba­ya­mo du­ran­te el in­ter­cam­bio cul­tu­ral con Fer­nan­do Gon­zá­lez Llort, Hé­roe de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba. Sa­ra Blan­co, fun­cio­na­ria del de­par­ta­men­to ideo­ló­gi­co del Co­mi­té Provincial del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, la lla­ma pa­ra sa­lu­dar­la. Des­pués, ex­tra­ña­men­te, le pi­de que se ale­je, se pa­re y re­gre­se ca­mi­nan­do ha­cia ellos, al tiem­po que co­men­ta con un com­pa­ñe­ro que es­tá sen­ta­do a su la­do: “No hay du­das. Ella es la que es­ta­mos bus­can­do”. Lucy in­quie­re, un tan­to preo­cu­pa­da. En­ton­ces le ex­pli­can que ella pue­de pro­ta­go­ni­zar, gra­cias a sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, un do­cu­men­tal so­bre la vi­da de Ce­lia Sán­chez. Lucy, son­rien­te, lo to­ma a bro­ma.

Es­tos he­chos ocu­rrie­ron un sá­ba­do y el pró­xi­mo jue­ves van a ver­la el do­cu­men­ta­lis­ta Ariel Prie­to-so­lís y un equi­po de Mun­do La­tino. Pri­me­ra­men­te, se niega. Ar­gu­men­ta que Ce­lia es una figura de res­pe­to, muy ama­da, y es­ti­ma que el com­pro­mi­so es de­ma­sia­do gran­de pa­ra al­guien co­mo ella, sin ex­pe­rien­cia en la ac­tua­ción. Ellos le ex­pli­can en de­ta­lle, la enamo­ran del proyecto, la de­jan pen­sar­lo. Le di­cen que hay otras can­di­da­tas, qui­zás… Pe­ro no se van sin con­se­guir su dis­po­si­ción de coope­rar, de ayu­dar­los. Quie­ren to­mar­le fo­tos. Y ella ac­ce­de.

— ¿Sa­be ti­rar con ar­mas de fue­go? — pre­gun­ta un miem­bro del equi­po. —Sé— res­pon­de ella.

— ¿Y fu­mar?

—Que va, eso no.

A las diez de la no­che una lla­ma­da por te­lé­fono le con­fir­ma que el pa­pel de Ce­lia es de ella. Ca­si no duer­me.

PER­SI­GUIEN­DO SUE­ÑOS

“En­car­nar a Ce­lia es un sue­ño. No el per­so­na­je en sí, que ya es una as­pi­ra­ción de­ma­sia­do gran­de, pe­ro ac­tuar, ac­tuar si es uno de mis sue­ños he­cho reali­dad”

Mu­chas per­so­nas di­cen que Lucy equi­vo­có su pro­fe­sión: en vez de maes­tra de­bió ser ac­triz. Su ca­ris­ma, ener­gía con­ta­gio­sa y ale­gría de vi­vir le so­bran pa­ra ha­ber si­do una ex­ce­len­te ac­triz. Al en­car­nar a Ce­lia, sa­tis­fi­zo ese an­he­lo, co­mo cuan­do acu­nó el sue­ño de una re­vis­ta que pa­re­cía des­ti­na­da al fra­ca­so y hoy es un Cen­tro de Co­mu­ni­ca­ción con más de cin­co pu­bli­ca­cio­nes y múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des. El afán de ayu­dar y de po­ner amor en to­do cuan­to ha­ce la lle­va siem­pre por la sen­da del éxi­to.

SA­CRI­FI­CIOS

“Ima­gí­na­te. Nun­ca me ha­bía en­tre­sa­ca­do las ce­jas ni te­ñi­do el pe­lo. Me gus­ta lle­var las ca­nas na­tu­ra­les”.

Pe­ro su Ce­lia tie­ne que ser per­fec­ta y pro­fun­da. To­dos los de­ta­lles son im­por­tan­tes. Por eso no ti­tu­bea a la ho­ra de to­mar un ci­ga­rri­llo en las ma­nos, y lle­vár­se­lo a la bo­ca. Fue di­fí­cil, y ella, de lá­gri­ma fá­cil, llora un po­qui­to por sus an­ti­guas ce­jas na­tu­ra­les, su ca­be­llo en­tre­cano, aho­ra te­ñi­do de os­cu­ro y su nue­va y an­cha fren­te de­pi­la­da, igua­li­ta, aho­ra sí, a la mu­jer ma­ri­po­sa. Fren­te al es­pe­jo, las lá­gri­mas ce­den pa­so a su lin­da son­ri­sa. “Soy Ce­lia”, pien­sa. “Ha va­li­do la pena”.

EL AR­TIS­TA

Es por for­tu­na Os­val­do Gueits Brín­guez quien ca­rac­te­ri­za a la Ce­lia de Lucy. Él es un maes­tro en el ar­te de trans­for­mar ros­tros, de re­crear sen­ti­mien­tos, per­so­na­jes, si­tua­cio­nes. A él Lucy le agra­de­ce no so­lo la es­tu­pen­da ca­rac­te­ri­za­ción, sino la com­pa­ñía, el apo­yo, la se­gu­ri­dad… Así tam­bién lo­gró Os­val­do a Frank País y a mu­chos otros. Tie­ne ma­nos de án­gel.

LA TA­REA

El pro­ce­so fue di­fí­cil, pri­me­ro los cam­bios fí­si­cos, lue­go “cons­truir” a la he­roí­na y lo­grar las es­ce­nas sin mi­rar a la cá­ma­ra, con se­gu­ri­dad, sol­tu­ra, cre­di­bi­li­dad. Los pri­me­ros tres días fue­ron los peo­res. Se fil­mó en ex­te­rio­res y la gen­te cu­rio­sa, a ve­ces co­no­ci­dos, se acer­ca­ban. Lucy no “ha­lla­ba” el per­so­na­je. Pe­ro el con­tac­to per­ma­nen­te con el equi­po téc­ni­co, ade­más del apo­yo in­con­di­cio­nal de su pa­re­ja, los ami­gos, los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y sus pro­pias hi­jas que ade­más le ayu­da­ron con bi­blio­gra­fía pa­ra co­no­cer los de­ta­lles y las anéc­do­tas de la he­roí­na, le tra­je­ron la fe y la con­fian­za. Ce­lia vino.

LAS DU­DAS

Pen­sa­ba cons­tan­te­men­te si lo­gra­ría cap­tar la per­so­na­li­dad de es­ta mu­jer he­cha de amor y fue­go. Los que la co­no­cie­ron y ama­ron, al ver el ma­te­rial, ¿la re­co­no­ce­rían en su in­ter­pre­ta­ción? Era la es­pa­da de Da­mo­cles os­ci­lan­do so­bre su ca­be­za.

LO MÁS DI­FÍ­CIL

Li­diar con in­sec­tos, ra­nas y la­gar­ti­jas, muy abun­dan­tes en el Jar­dín Bo­tá­ni­co Cu­pay­ni­cú, don­de se ro­da­ron nu­me­ro­sas es­ce­nas de la eta­pa de la gue­rri­lle­ra. En el cam­po en­tró en pá­ni­co, pe­ro lo hi­zo. Lue­go otras es­ce­nas de mu­cho sen­ti­mien­to. Pe­ro ella es una mu­jer de gran sen­si­bi­li­dad. En los pa­sa­jes fuer­tes, pen­só en su pa­dre, fa­lle­ci­do ha­ce al­gu­nos años. Así, en la es­ce­na don­de Ce­lia recibe la no­ti­cia de la muer­te de su pa­dre, el doc­tor Sán­chez Silveira, el llan­to aflo­ra fuer­te, creí­ble, y lue­go no pue­de con­te­ner­se. En otros mo­men­tos de do­lor, co­mo la vi­si­ta de Ce­lia al tío mo­ri­bun­do; ob­tie­ne el mis­mo re­sul­ta­do. “¡Sa­lió de un ti­ro!”, ex­cla­mó el di­rec­tor emo­cio­na­do, abra­zán­do­la. “Lucy, nos de­jas sin pa­la­bras”.

MO­MEN­TOS IN­CREÍ­BLES

En Pi­lón, don­de vi­vió Ce­lia jun­to a su pa­dre el doc­tor Ma­nuel Sán­chez Silveira, de­ja­ron una es­te­la de amis­tad y amor, de ser­vi­cio a una co­mu­ni­dad que los aco­gió con ca­ri­ño. Lue­go del triun­fo de la Re­vo­lu­ción, Ce­lia no se ol­vi­dó de los hu­mil­des de ese ári­do rin­cón y en ter­nu­ras y edu­ca­ción com­pen­só mu­chos ma­les. Al­gu­nas de las per­so­nas que Ce­lia to­có con su mano fue­ron a ver el ro­da­je. Un se­ñor con cer­ca de 50 años se acerca a

Lucy, la abra­za y ex­cla­ma: “¡Tú eres mi ma­dri­na, tú eres Ce­lia! ¡Eres de­li­ca­da y tier­na co­mo ella!” El hom­bre tiem­bla, los ojos emo­cio­na­dos se hu­me­de­cen, pre­mia a Lucy con unos man­gos que sa­ben a glo­ria. De­lan­te de él tie­ne de nuevo a la mu­jer que lo lle­vó a es­tu­diar y le abrió las puer­tas del mun­do.

EL ES­PÍ­RI­TU DE CE­LIA ES­TÁ

En Pi­lón, mien­tras el equi­po se alis­ta a gra­bar es­ce­nas de la lu­cha clan­des­ti­na y de los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra apo­yar la ex­pe­di­ción del Ya­te Gran­ma, hay mu­chas co­sas que no apa­re­cen pa­ra el ro­da­je, pe­ro to­das las si­tua­cio­nes se des­en­tra­ñan lue­go con una fa­ci­li­dad inex­pli­ca­ble. De pron­to un jo­ven en­tra al Mu­seo Mu­ni­ci­pal de Pi­lón, to­dos lo mi­ran. “¿Quién es?”, pre­gun­tan a co­ro. To­dos pien­san lo mis­mo: “¡Es Frank, es Frank!”, evo­can­do al per­so­na­je de Frank País, im­pres­cin­di­ble pa­ra la fil­ma­ción y aún no en­con­tra­do has­ta ese mo­men­to. Ahí es­tá. Es el hi­jo de la di­rec­to­ra del mu­seo. ¿Quién lo lla­mó? Na­die. ¿Por qué es­tá allí? Por ca­sua­li­dad. De in­me­dia­to se po­nen a tra­ba­jar, Os­val­do ha­ce la ma­gia, Ariel da in­di­ca­cio­nes, Frank y Ce­lia con­ver­san los de­ta­lles pa­ra es­pe­rar a Fi­del. La cá­ma­ra rue­da.

ME­TA­MOR­FO­SIS

An­tes, Ce­lia era pa­ra Lucy lo mis­mo que pa­ra to­dos los cu­ba­nos: una mu­jer ad­mi­ra­ble, una re­vo­lu­cio­na­ria in­ta­cha­ble. La hon­ra­ba, co­mo mi­llo­nes, en sus fe­chas de na­ta­li­cio y muer­te. Aho­ra Ce­lia, es más: es una mu­jer vi­va, que lle­va den­tro, en un mis­mo to­rren­te san­guí­neo se ali­men­tan dos se­res: Lucy, jo­vial, de­sin­te­re­sa­da, amis­to­sa, par­lan­chi­na, y el otro, sim­bó­li­co, gi­gan­te, ado­ra­do, na­ci­do gra­cias a la ex­pe­rien­cia de en­car­nar­lo. Ce­lia vi­vi­rá ahí, jun­to a su san­gre, y la acom­pa­ña­rá ca­da mi­nu­to sin im­por­tar los re­tos fu­tu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.