Se bus­can per­so­nas

Arte por Excelencias - - BOLIVIA - Por SA­RA SÁN­CHEZ

Ja­vier Os­car Es­co­bar Yu­pan­qui na­ció en la ciu­dad más al­ta del mun­do: La Paz. Aun­que no es al­to de es­ta­tu­ra, li­de­ra con ma­gis­tral des­tre­za una de las agru­pa­cio­nes dan­za­rias más her­mo­sas de la re­gión ame­ri­ca­na. Li­cen­cia­do en Edu­ca­ción Fí­si­ca y De­por­tes, con tan so­lo 38 años es el di­rec­tor ge­ne­ral del Ba­llet Fol­cló­ri­co Na­cio­nal de Bolivia, una ver­da­de­ra ins­ti­tu­ción cuan­do se ha­bla de tra­di­ción y he­ren­cia cul­tu­ral en el país an­dino. La re­vis­ta Ar­te

por Ex­ce­len­cias se acerca a su tra­ba­jo diario y su pa­sión por el ar­te.

¿CÓ­MO ES QUE ESTUDIAS UN PER­FIL DE­POR­TI­VO Y LLE­GAS AL MUN­DO DEL AR­TE?

A tra­vés de la motivación in­di­rec­ta de mi fa­mi­lia y de mis pa­dres es don­de se genera esa atrac­ción por el ar­te. Des­de muy pe­que­ño rea­li­za­ba imi­ta­cio­nes de mu­chos bai­la­ri­nes. Mis pa­dres veían que me en­can­ta­ba, no te­nía ver­güen­za por ex­pre­sar con mo­vi­mien­tos lo que sen­tía a tra­vés la música.

Los pa­rien­tes, tíos o ami­gos fa­mi­lia­res me in­vi­ta­ban a bai­lar jun­to con ellos en las fies­tas y eso ha­cía cre­cer mi felicidad. Me enamo­ré de la dan­za. Con la dan­za fol­cló­ri­ca tu­ve una pron­ta iden­ti­fi­ca­ción, sen­tí el va­lor de nues­tra iden­ti­dad co­mo la raíz más fuer­te.

¿CUÁN­TA RES­PON­SA­BI­LI­DAD IM­PLI­CA DI­RI­GIR EL BA­LLET FOL­KLÓ­RI­CO NA­CIO­NAL DE BOLIVIA?

Es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de, pe­ro so­bre to­do un gran pri­vi­le­gio po­der ser un em­ba­ja­dor de la cul­tu­ra bo­li­via­na. Nos per­mi­te con­ti­nuar un le­ga­do que se ini­ció des­de otros di­rec­to­res, el pri­me­ro de ellos don Ma­nuel Acos­ta. Hoy con­ti­nua­mos ese ca­mino, pa­ra con­ser­var la esen­cia y las ca­rac­te­rís­ti­cas

tra­di­cio­na­les sin evi­tar la mo­der­ni­dad y la evo­lu­ción de la dan­za. Nues­tra cul­tu­ra bo­li­via­na es tan ri­ca y tan lle­na de his­to­ria y ori­gi­na­li­dad que nos per­mi­te mos­trar un país que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas en ca­da una de sus re­gio­nes.

¿QUÉ VA­LO­RES TRA­DI­CIO­NA­LES ATE­SO­RA HOY LA INS­TI­TU­CIÓN?

Man­te­ne­mos la téc­ni­ca fol­cló­ri­ca y sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les y úni­cas. Co­mo ba­llet na­cio­nal de­be­mos mos­trar a Bolivia en ca­da una de sus fa­ce­tas, mo­men­tos y re­gio­nes. En tal sen­ti­do bus­ca­mos en ca­da una de nues­tras in­ter­pre­ta­cio­nes co­reo­grá­fi­cas de­ci con los mo­vi­mien­tos lo que so­mos, de dón­de ve­ni­mos y a dón­de nos di­ri­gi­mos.

Una de nues­tras for­ta­le­zas es la di­ver­si­dad. Al re­pre­sen­tar a Bolivia en otros paí­ses he­mos po­di­do re­co­no­cer el va­lor que tie­ne nues­tra iden­ti­dad plu­ri­na­cio­nal y mul­ti­ét­ni­ca. So­mos por­ta­do­res de la ca­pa­ci­dad y la ver­sa­ti­li­dad de mos­trar ca­da una de nues­tras re­gio­nes de Bolivia. No per­de­mos las esen­cias cul­tu­ra­les aun­que sea­mos una ins­ti­tu­ción na­cio­nal.

Nues­tro ta­lón de Aqui­les es la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va. Aun así en los úl­ti­mos años va­mos vien­do cam­bios im­por­tan­tes y de apo­yo a nues­tro tra­ba­jo, que a fin de cuen­tas es el tra­ba­jo de to­dos.

¿CÓ­MO MAN­TE­NER LA TRA­DI­CIÓN Y LA MO­DER­NI­DAD A LA VEZ?

Mi per­so­na es­tu­vo en una tran­si­ción cul­tu­ral muy im­por­tan­te de la an­ti­gua ge­ne­ra­ción a la nue­va ge­ne­ra­ción de bai­la­ri­nes, he apren­di­do a adap­tar­me a los cam­bios. En un ini­cio to­do de­bía ser tra­di­cio­nal. Con los años y mu­cha en­tre­ga y pa­sión, tam­bién he­mos po­di­do ser ge­ne­ra­do­res de un nuevo len­gua­je de ha­cer fol­clor con las he­rra­mien­tas de otros es­ti­los o for­mas co­mo el jazz, la téc­ni­ca clá­si­ca o la dan­za con­tem­po­rá­nea, pe­ro sin per­der la esen­cia del bo­li­viano y de su cul­tu­ra co­mo pa­tri­mo­nio de una iden­ti­dad di­ver­sa.

El cuer­po del ba­llet es­tá com­pues­to por más de cien­to cin­cuen­ta bai­la­ri­nes. Se han ge­ne­ra­do ade­más dos elen­cos in­fan­ti­les, un elen­co pre­ju­ve­nil y uno ju­ve­nil. Se ha abier­to la opor­tu­ni­dad a per­so­nas adul­tas de re­ci­bir cla­ses de dan­za fol­cló­ri­ca.

Más de cin­cuen­ta fes­ti­va­les mun­dia­les de fol­clor co­no­cen hoy la im­pron­ta de Ja­vier y los chi­cos que di­ri­ge. Fran­cia, España, Bél­gi­ca, Sui­za, Lu­xem­bur­go, Ale­ma­nia, An­do­rra, Italia, Pe­rú, Chi­le, Bra­sil, Venezuela y Colombia sa­ben de la fuer­za de es­tos bai­la­ri­nes so­bre el es­ce­na­rio. Co­lo­res, ale­go­rías, más­ca­ras tra­di­cio­na­les, len­te­jue­las y gri­tos com­po­nen un cua­dro im­po­si­ble de ob­viar.

SI A JA­VIER LE DI­CEN BA­LLET FOL­CLÓ­RI­CO NA­CIO­NAL DE BOLIVIA: ¿EN QUÉ PIEN­SA?

Es una sen­sa­ción de or­gu­llo, de iden­ti­dad, de for­mar par­te de una se­lec­ción bo­li­via­na de bai­la­ri­nes de la que soy par­te im­por­tan­te. So­lo el he­cho de es­cu­char Bolivia de­tie­ne el tiem­po, de­be ser que mi co­ra­zón empieza a sen­tir una ex­plo­sión de emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes que me per­mi­ten mi­rar al fren­te y de­cir con or­gu­llo: «So­mos Bolivia y re­pre­sen­ta­mos a to­dos los bo­li­via­nos, so­mos país».

Mo­ti­va­mos a los jó­ve­nes des­de que ini­cian es­te ca­mino del ar­te y de la dan­za, es un am­bien­te don­de se re­quie­re de re­tos y prue­bas cons­tan­tes. Los im­pul­sa­mos a que en­cuen­tren una es­té­ti­ca, que no tie­ne que ver con la be­lle­za, sino en en­con­trar un equi­li­brio con la na­tu­ra­le­za.

El re­to es ge­ne­rar un neo­fol­clor que le per­mi­ta sen­tir­se re­ta­do en cuan­to a las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas. Ca­da día es un desafío po­der al­can­zar la má­xi­ma ca­pa­ci­dad de ca­da uno, y es aquí don­de la psi­co­lo­gía ar­tís­ti­ca tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal.

Bus­ca­mos per­so­nas an­tes que bai­la­ri­nes. El ego y las ba­na­li­da­des pue­den ha­cer que el bai­la­rín es­té ale­ja­do de la reali­dad y se con­fun­da con la ima­gi­na­ción de sus vir­tu­des. A una per­so­na po­de­mos vol­ver­la bai­la­rín, cons­truir den­tro de él un ca­mino lleno de va­lo­res y ca­pa­ci­da­des, te­ner un ser hu­mano de for­ma in­te­gral. El ar­te sir­ve pa­ra cons­truir me­jo­res se­res hu­ma­nos.

EN UNA ORA­CIÓN: ¿QUÉ ES EL BA­LLET?

El ba­llet es ver­dad, amor, fe, es­pe­ran­za y pa­sión, ca­da una de ellas ha­ce que se mue­va el es­pí­ri­tu a tra­vés del cuer­po.

PEO­PLE WAN­TED

Ja­vier Os­car Es­co­bar Yu­pan­qui was born in the hig­hest city in the world: La Paz. Alt­hough not tall, he leads with great skill one of the most beau­ti­ful dan­ce groups in the Ame­ri­can re­gion. With a de­gree of Phy­si­cal Edu­ca­tion and Sports, at just 38 years of age he is the ge­ne­ral di­rec­tor of the Na­tio­nal Fol­klo­ric Ba­llet of Bolivia, a true ins­ti­tu­tion when it co­mes to tra­di­tion and cul­tu­ral he­ri­ta­ge in this An­dean country. “Ar­te por Ex­ce­len­cias” ma­ga­zi­ne ap­proa­ches his daily work and pas­sion for art.

«It is a very hu­ge res­pon­si­bi­lity, but abo­ve all a great pri­vi­le­ge to be an am­bas­sa­dor of Bo­li­vian cul­tu­re. It allows us to carry on a le­gacy that be­gan with ot­her di­rec­tors, the first of whom was Don Ma­nuel Acos­ta. To­day we con­ti­nue that path in or­der to pre­ser­ve the es­sen­ce and tra­di­tio­nal cha­rac­te­ris­tics wit­hout avoi­ding the mo­der­nity and evo­lu­tion of dan­ce. Our Bo­li­vian cul­tu­re is so rich and so full of his­tory and ori­gi­na­lity that it allows us to show a country that has uni­que cha­rac­te­ris­tics in each of its own re­gions.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.