Re­tra­to del re­pli­can­te

Arte por Excelencias - - ESPAÑA - Por MA­NUEL LÓ­PEZ OLI­VA, crí­ti­co de ar­te y ar­tis­ta vi­sual

Qui­zás sea por esa enor­me ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción ge­ne­ra­do­ra de sor­pren­den­tes mo­da­li­da­des ob­je­tua­les y no ob­je­tua­les que las ar­tes vi­sua­les de nues­tro tiem­po —tér­mino es­te que ya no pa­re­ce ser su­fi­cien­te pa­ra de­sig­nar­las— se han con­ver­ti­do en un in­men­so y ca­si ili­mi­ta­do cam­po de ex­pre­sión, don­de re­sul­ta di­fí­cil des­lin­dar lo le­gí­ti­mo de im­pro­vi­sa­cio­nes sin sus­ten­to pro­fe­sio­nal, del seu­do­pri­mi­ti­vis­mo y de cier­tos si­mu­la­cros o ré­pli­cas ar­ma­das a par­tir de lo que más se ven­de o fun­cio­na co­mo me­dio ade­cua­do pa­ra la in­ver­sión y el la­va­do de di­ne­ro. En se­me­jan­te pa­no­ra­ma cre­ce tam­bién uno de los es­pe­cí­me­nes más da­ñi­nos en tér­mi­nos cul­tu­ra­les y éti­cos: ese que po­de­mos de­no­mi­nar «re­pli­can­te», co­mo el fa­mo­so an­droi­de reite­ra­do por la cien­cia-fic­ción. Lo ha­lla­mos en las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas más ele­men­ta­les, e igual­men­te den­tro de las en­cru­ci­ja­das que con­for­man el te­ji­do ima­gi­na­ti­vo de las úl­ti­mas tres dé­ca­das.

Un ver­da­de­ro re­pli­can­te en ar­te —co­pia mo­di­fi­ca­da de otros ar­tis­tas— ol­vi­da las no­cio­nes de iné­di­to y au­tén­ti­co que con­cre­tan el apor­te crea­ti­vo, pa­ra res­pon­der al con­su­mo que tie­ne de­ter­mi­na­da es­ta­bi­li­dad, sus­ti­tuir sub­je­ti­vi­dad por efec­ti­vi­dad y ela­bo­rar so­lo apa­rien­cias desea­bles y neu­tras. Ser re­pli­can­te im­pli­ca una es­pe­cie de sui­ci­dio, por­que su­pri­me la esen­cia in­di­vi­dual real y eli­ge pro­du­cir —con ló­gi­ca se­rial y fi­de­li­dad al fe­ti­chis­mo de la mer­can­cía— aque­llas obras, even­tos y ocu­rren­cias que res­pon­dan a nor­mas de los cir­cui­tos de com­pra­ven­ta. Ser re­pli­can­te es ca­si siem­pre co­lo­car en pri­mer lu­gar la co­mer­cia­li­za­ción del pro­duc­to «ar­te», pa­ra no fa­llar o sa­tis­fa­cer me­jor las so­li­ci­tu­des de los clien­tes reales e hi­po­té­ti­cos a quie­nes se des­ti­na. Ser re­pli­can­te su­po­ne pen­sar de ma­ne­ra equi­va­len­te al ven­de­dor, coin­ci­dien­do así con los pro­pó­si­tos y la es­ca­la de va­lo­res de es­te. Por ello los re­pli­can­tes sue­len evi­tar tras­mi­tir per­cep­cio­nes e ideas de­ma­sia­do com­ple­jas o po­li­sé­mi­cas, que pue­dan en­tor­pe­cer la re­cep­ción des­pro­ble­ma­ti­za­da del ar­tícu­lo de con­su­mo o su­ce­so de dis­trac­ción que fa­bri­can.

Es pro­pie­dad de los re­pli­can­tes re­pli­car­se cons­tan­te­men­te a sí mis­mos. De ahí que la re­pe­ti­ción de los ele­men­tos cons­truc­ti­vos de la ima­gen —a ve­ces con va­ria­cio­nes le­ves— sea su mé­to­do pro­duc­ti­vo más usual. Ge­ne­ral­men­te se que­dan en rea­li­za­cio­nes he­do­nis­tas o es­truc­tu­ras mor­fo­ló­gi­cas que se­me­jan di­se­ño pa­ra in­te­rio­res, or­na­men­to ar­te­sa­nal o re­cur­so de mo­da, aun­que con­ce­bi­das con destino a las ope­ra­to­rias de cir­cu­la­ción del ar­te vi­sual. Hay otros re­pli­can­tes que op­tan por apro­piar­se de ma­ne­ras que cuen­tan con ni­chos ase­gu­ra­dos de mer­ca­do, lo que les per­mi­te abrir­se pa­so fá­cil­men­te en los ám­bi­tos de ven­tas. Y po­de­mos en­con­trar­los en­tre aque­llos ar­tí­fi­ces pro­vis­tos de al­ta ca­pa­ci­dad pa­ra co­piar y en­sam­blar es­ti­los de otros tiem­pos den­tro de vi­sio­nes sim­ples, sin fal­tar quie­nes apro­ve­chan el ac­to de pro­vo­car o de in­vi­tar al pú­bli­co a dar­le sen­ti­do a cual­quier co­sa, ca­ri­ca­tu­ri­zan­do así las ru­tas abier­tas por Du­champ y Pi­ca­bia en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo xx.

Pe­ro no se de­be li­mi­tar el ac­to de co­piar a los ar­tis­tas. Exis­ten re­pli­can­tes en las es­fe­ras de va­lo­ra­ción es­pe­cia­li­za­da y cir­cu­la­ción co­mer­cial. No son po­cos los crí­ti­cos y cu­ra­do­res —es­pe­cial­men­te en nues­tras na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas y del Ca­ri­be— que sus­ten­tan su la­bor in­te­lec­tual en es­ca­las, ca­te­go­rías y pa­ra­dig­mas de jui­cios de­ri­va­dos de una in­ter­pre­ta­ción im­por­ta­da —in­tere­sa­da o de­for­ma­da— de la his­to­ria y la teo­ría del ar­te. Igual­men­te so­bran los se­gui­do­res de fa­la­cias ge­ne­ra­das por cen­tros de po­der cul­tu­ral trans­na­cio­nal, for­ma­das me­dian­te la sus­ti­tu­ción del pen­sa­mien­to es­té­ti­co por sub­ter­fu­gios críp­ti­cos de es­cri­tu­ra. Tam­po­co fal­tan, en paí­ses po­bres, ga­le­ris­tas y eje­cu­ti­vos del sec­tor co­mer­cial que con­fun­den el ne­ce­sa­rio co­mer­cio pa­ra el ar­te con la re­pe­ti­ción de ti­pos de es­ta­ble­ci­mien­tos y for­mas de pro­mo­ción in­he­ren­tes al ca­pi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do.

Ado­rar ído­los de la do­mi­na­ción y el mer­ca­do pla­ne­ta­rios es com­por­ta­mien­to que desau­ten­ti­fi­ca y mo­de­la pe­le­les. Re­gir­se cie­ga­men­te por pa­tro­nes y ejem­plos del éxi­to la­te­ral dis­tin­ti­vo de las transac­cio­nes mer­can­ti­les en cues­tión, es­tar sa­tis­fe­cho de ser ele­gi­do por ins­ti­tu­cio­nes fo­rá­neas con con­cep­ción de lo ar­tís­ti­co des­arrai­ga­da y alie­nan­te, con­fun­dir al­ter­na­ti­vas ex­pre­si­vas con­tem­po­rá­neas con de­ter­mi­na­das lí­neas de pro­duc­tos con­cor­dan­tes con la men­ta­li­dad de­pen­dien­te, y apre­ciar el va­lor de lo ima­gi­na­ti­vo so­lo des­de la pers­pec­ti­va del co­lec­cio­nis­mo de in­ver­sión y la es­tric­ta fun­ción mer­can­til, y no al re­vés, cons­ti­tu­yen vías ex­pe­di­tas pa­ra lle­gar a ser ex­ce­len­tes re

pli­can­tes. Ello ex­pli­ca la in­cli­na­ción de es­tos por las va­rian­tes de «ar­te» asép­ti­co, des­co­nec­ta­do de sig­nos exis­ten­cia­les y pro­ble­má­ti­cas de con­cien­cia.

Con fre­cuen­cia la ex­pan­sión de los ima­gi­na­rios se tor­na in­vi­si­ble o cuan­to me­nos in­di­fe­ren­te pa­ra un tí­pi­co re­pli­can­te. Es­te so­la­men­te es­tá en con­di­cio­nes de ha­cer y va­lo­rar rea­li­za­cio­nes ad­mi­ti­das por su com­pren­sión res­trin­gi­da del he­cho ar­tís­ti­co, so­bre to­do cuan­do cuen­ta con en­fo­ques me­dia­dos por las cru­das le­yes del ne­go­cio. Si la con­cep­ción de los re­pli­can­tes es aca­dé­mi­ca o mo­der­na, fi­gu­ra­ti­va o abs­trac­ta, con­cep­tua­lis­ta o de ar­te-ob­je­to e ins­ta­la­cio­nes, es­tos la con­ver­ti­rán en do­mi­nan­te pa­ra la re­la­ción re­cep­ti­va y el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal con el ar­te. Tal ac­ti­tud com­pul­sa a ne­gar to­do lo opues­to a su mo­do de asu­mir lo es­té­ti­co: si tie­ne un cre­do tra­di­cio­na­lis­ta, re­cha­za­rá los pro­ce­sos con­tem­po­rá­neos di­ver­si­fi­ca­do­res de las ar­tes vi­sua­les, pe­ro con­si­de­ra­rá abu­rri­da la pin­tu­ra o la es­cul­tu­ra, en ca­so de in­tere­sar­le úni­ca­men­te el ar­te co­mo per­for­man­ce, es­pec­tácu­lo y di­ver­ti­men­to.

Un evi­den­te re­tro­ce­so glo­bal en la au­to­no­mía del com­po­nen­te crea­dor del ar­tis­ta, jun­to a la re­la­ti­va de­va­lua­ción de len­gua­jes ar­tís­ti­cos sig­na­dos por la idio­sin­cra­sia de las na­cio­nes, co­lo­ca a las di­fe­ren­tes ré­pli­cas y sus ha­ce­do­res en una po­si­ción im­por­tan­te den­tro de las fe­rias de ar­te, las que por su fun­da­men­tal na­tu­ra­le­za mer­can­til —co­mo tam­bién ocu­rre con las subas­tas— han des­pla­za­do bas­tan­te a bie­na­les, sa­lo­nes y acon­te­ci­mien­tos de ca­rác­ter in­ves­ti­ga­ti­vo o con uti­li­dad social. Vi­vi­mos un es­ta­dio pla­ne­ta­rio dis­tor­sio­na­do de la cul­tu­ra vi­sual, que exi­ge ho­nes­ti­dad e in­de­pen­den­cia de cri­te­rios en quie­nes nos re­sis­ti­mos al ca­si ro­bó­ti­co destino de re­pli­can­tes. Al co­lo­car de­lan­te el va­lor so­be­rano y hu­ma­nis­ta de las obras, apos­ta­mos por el despliegue de la es­pi­ri­tua­li­dad e in­ven­ti­va en los hom­bres que crean y di­fun­den ar­te.

RE­TRA­TO DEL RE­PLI­CAN­TE

Qui­zás sea por esa enor­me ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción ge­ne­ra­do­ra de sor­pren­den­tes mo­da­li­da­des ob­je­tua­les y no ob­je­tua­les que las ar­tes vi­sua­les de nues­tro tiem­po —tér­mino és­te que ya no pa­re­ce ser su­fi­cien­te pa­ra de­sig­nar­las— se han con­ver­ti­do en un in­men­so y ca­si ili­mi­ta­do cam­po de ex­pre­sión, don­de re­sul­ta di­fí­cil des­lin­dar lo le­gí­ti­mo de im­pro­vi­sa­cio­nes sin sus­ten­to pro­fe­sio­nal, del seu­do­pri­mi­ti­vis­mo y de cier­tos si­mu­la­cros o ré­pli­cas ar­ma­das a par­tir de lo que más se ven­de o fun­cio­na co­mo me­dio ade­cua­do pa­ra la in­ver­sión y el la­va­do de di­ne­ro. En se­me­jan­te pa­no­ra­ma cre­ce tam­bién uno de los es­pe­cí­me­nes más da­ñi­nos en tér­mi­nos cul­tu­ra­les y éti­cos: ese que po­de­mos de­no­mi­nar «re­pli­can­te», co­mo el fa­mo­so an­droi­de reite­ra­do por la cien­cia-fic­ción. Lo ha­lla­mos en las las úl­ti­mas tres dé­ca­das.

Vi­vi­mos un es­ta­dio pla­ne­ta­rio dis­tor­sio­na­do de la cul­tu­ra vi­sual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.