El ni­ño que hay den­tro de mí

Arte por Excelencias - - CUBA - Por CRIS­TI­NA FONOLLOSA

Ra­món Va­lle, hol­gui­ne­ro, lle­va la música en los ge­nes. Com­po­si­tor y pia­nis­ta de jazz mun­dial­men­te fa­mo­so. La ciu­dad de Hol­guín lo ha re­co­no­ci­do co­mo Hi­jo Des­ta­ca­do. En el tea­tro de la ciu­dad que le vio na­cer ha se­du­ci­do al pú­bli­co con sus pa­la­bras, y le ha he­cho es­tre­me­cer con su música en ver­sión sin­fó­ni­ca.

«Mi pa­pá era mú­si­co, co­mo mi abue­lo. Me en­se­ñó a to­car la trom­pe­ta, en­sa­ya­ba en la ca­sa con to­dos los ins­tru­men­tos, y cuan­do él se iba, yo abría ca­da uno de los ins­tru­men­tos y los to­ca­ba en se­cre­to. Pe­ro mi ma­má era la capitana, la gue­rre­ra que me obli­ga­ba a es­tu­diar. No pue­do de­jar de pen­sar en ella. Mi pa­pá me sen­ta­ba en sus pier­nas a es­cu­char a Jerry Mu­lli­gan, Arms­trong, Frank Emi­lio. Re­cor­dar a mi pa­pá cuan­do sa­lía de ca­sa, a to­car, en una bi­ci­cle­ti­ca chi­qui­ti­ca de ni­ño, con su tra­je… esas co­sas son lin­dí­si­mas».

TE IN­FLUEN­CIÓ EMI­LI­ANO SAL­VA­DOR.

Apren­dí de Emi­li­ano Sal­va­dor, de Chu­cho Valdés y de Frank Emi­lio, mú­si­cos muy ta­len­to­sos. Y des­pués tam­bién des­cu­brí a Chick Co­rea, Keith Ja­rrett, Her­bie Han­cock, de quie­nes des­cu­bro la li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar­se.

ES­TÁS CON­SI­DE­RA­DO UNO DE LOS DIEZ ME­JO­RES PIA­NIS­TAS DE JAZZ DEL MUN­DO.

Pa­ra mí es un ho­nor sa­ber que mi música es re­co­no­ci­da. Pe­ro pa­ra to­car con li­ber­tad hay que ser vul­ne­ra­ble, y pa­ra ser vul­ne­ra­ble hay que echar el ego por la ven­ta­na.

AL TO­CAR TU CÉ­LE­BRE LEVITANDO, PA­RE­CE QUE EN VEZ DE LE­VI­TAR ESTUVIESES FLU­YEN­DO.

Cuan­do es­cri­bí Levitando pen­sa­ba en se­pa­rar­me de lo mun­dano, en man­te­ner el ni­ño que hay den­tro de mí, li­bre, ju­gan­do y con ideas fres­cas y re­no­va­do­ras, en un lu­gar don­de na­die lo to­ca­ra, fue­ra de to­da con­ta­mi­na­ción. Por eso el te­ma. Cuan­do to­co la in­tro­duc­ción me ima­gino a una aza­fa­ta que di­ce: «Abró­chen­se los cin­tu­ro­nes, que va­mos a vo­lar». El res­to sa­le so­lo.

¿EN QUÉ SE DI­FE­REN­CIAN LOS MÚ­SI­COS CU­BA­NOS?

Te­ne­mos el le­ga­do de Eu­ro­pa y te­ne­mos el le­ga­do de Áfri­ca. Al fi­nal to­do es­tá co­nec­ta­do, por­que en España tam­bién es­ta­ba Áfri­ca a tra­vés de los mo­ros, y sa­be­mos del ba­rro­co, ro­mán­ti­co, clá­si­co. Pe­ro tam­bién te­ne­mos la es­pon­ta­nei­dad, el mi­ni­ma­lis­mo de to­car una pie­za que sea bien cor­ti­ca. El cubano es es­pon­tá­neo, li­bre en el con­cep­to de tiem­po, y rá­pi­do cuan­do de bro­mas se tra­ta, pe­ro tam­bién co­no­ce la es­truc­tu­ra.

ERES LA MÚSICA DEL PIANO…

To­do mi cuer­po es co­mo un ama­si­jo de ca­bles por don­de la música pa­sa y se ma­ni­fies­ta en el piano a tra­vés de mis bra­zos, pe­ro si al­go es­tá aquí trabado no lle­ga­rá la música con la in­me­dia­tez y ve­ra­ci­dad ne­ce­sa­rias. Tie­nes que es­tar com­ple­ta­men­te suel­to, co­mo cuan­do la gen­te salta al va­cío con un ala del­ta. El ego no pue­de es­tar ahí, por­que si te en­cuen­tras con el ego vas pa­ra aba­jo. Si es­tás to­can­do a dúo, trío u otra for­ma­ción, los mú­si­cos, al igual que yo, tie­nen que ser sen­si­bles, pre­sen­tes y so­lí­ci­tos pa­ra que cual­quier idea que pa­se por tu ca­be­za sal­ga di­rec­ta­men­te sin cen­su­ra, por­que el ser hu­mano quie­re con­tro­lar, y lo que no se pue­de con­tro­lar le da te­rror. Yo quie­ro sor­pren­der­me.

Ten­go his­to­rias so­bre es­to. Una en Cu­ba, mi pri­mer concierto de piano so­lo, cuan­do ter­mi­né con San­tia­go Fe­liú y con Sil­vio Ro­drí­guez. ¿Sa­bes quién me ofre­ció la opor­tu­ni­dad de to­car en so­li­ta­rio?: mi que­ri­da y ad­mi­ra­da ami­ga Iiia­na Bau­tis­ta, una pia­nis­ta cu­ba­na con­cer­tis­ta ex­cep­cio­nal, pro­fe­so­ra de gran­des pia­nis­tas in­ter­na­cio­na­les. Y la ayu­da in­dis­pen­sa­ble del maes­tro Frank Fer­nán­dez, por­que le

en­tre­gué un ca­se­te a su es­po­sa pa­ra que él lo oye­ra. Mi ma­má te­nía es­pi­ri­tua­li­dad, y me de­jó cla­ro que al to­car se te em­pie­zan a acer­car en­ti­da­des o es­pí­ri­tus, co­mo ella de­cía, de mú­si­cos de otras épo­cas, que te uti­li­zan un ra­ti­to pa­ra con­ti­nuar to­can­do.

¿CÓ­MO LLE­GAS A LOS ES­CE­NA­RIOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES?

Es­tu­ve una vez to­can­do con mi trío de jazz cubano en Ca­sa de las Amé­ri­cas y se me acer­có una señora. Por su acen­to pen­sé que era me­xi­ca­na. Ella es­ta­ba en­can­ta­da con mi música, y re­sul­ta que era la em­ba­ja­do­ra de Mé­xi­co, Bea­triz Pa­re­des. Me in­vi­tó a un concierto en la em­ba­ja­da, y lue­go tu­ve el ho­nor de to­car en la ce­le­bra­ción de su nuevo car­go co­mo sub­se­cre­ta­ria de go­ber­na­ción. Lue­go to­qué en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Jazz de Can­cún. Allí com­par­tí es­ce­na­rio con ar­tis­tas co­mo Al Ja­rreau, Ta­nia Ma­ría, To­wer of Po­wer…

Con pes­te­rio­ri­dad, Joan Mas me pro­pu­so ha­cer un concierto en Barcelona, en su club de jazz. Le di­je que sí, pe­ro por den­tro pen­sé: «Es­te Pe­pe, cuan­do se mon­te en el avión, se ol­vi­da». Pe­ro cum­plió. En la pri­me­ra ac­tua­ción, al aca­bar el pri­mer te­ma, la gen­te ya em­pe­zó a gri­tar de emo­ción. Al día si­guien­te, la pren­sa, una lo­cu­ra. Fue má­gi­co.

¿HOY?

Vi­vo en Ho­lan­da. Al prin­ci­pio vi­vía en el cen­tro de Áms­ter­dam, pe­ro cuan­do apa­re­cie­ron mis te­so­ros, Fa­bio y Day­la, qui­se que es­tu­vie­ran en un si­tio tran­qui­lo. Voy ca­da día en mi bi­ci­cle­ta a mis prác­ti­cas de tai chí chuan.

Es­toy ha­cien­do un proyecto nuevo que se lla­ma Fuer­zas sin Fron­te­ra: cuar­te­to de cuer­da, can­tan­te de ópe­ra, can­tan­te de pop, per­cu­sión y to­do mez­cla­do, co­mo ópe­ra con ra­pe­ros. Ya es­ta­mos pre­pa­ran­do una gi­ra. Qui­sie­ra re­gre­sar y ha­cer la ver­sión cu­ba­na, con gen­te de aquí.

THE CHILD IN­SI­DE ME

Ra­món Va­lle, from Hol­guin, has mu­sic in his ge­nes: a world fa­mous jazz com­po­ser and pia­nist. The city of Hol­guin has re­cog­ni­zed him as “Hi­jo Des­ta­ca­do” (Outs­tan­ding Son.) In the thea­ter of the city he was born, he has be­wit­ched the au­dien­ce with his words, and ma­de them shi­ver with his mu­sic in a symp­ho­nic ver­sion.

«My dad was a mu­si­cian, li­ke my grand­fat­her. He taught me to play the trum­pet. I would try all the ins­tru­ments in the house and, when he was away, I would ta­ke each of the ins­tru­ments and pla­yed them in se­cret. But my mot­her was the cap­tain, the wa­rrior who for­ced me to study. I can't stop thin­king about her. My dad would sit me on his legs to lis­ten to Jerry Mu­lli­gan, Arms­trong, and Frank Emi­lio. To re­call tho­se mo­ments when my dad would lea­ve ho­me, to go play mu­sic so­mew­he­re, on a small chil­dren's bicy­cle, with his suit... tho­se things are beau­ti­ful! ».

»I lear­ned from Emi­li­ano Sal­va­dor, Chu­cho Valdés and Frank Emi­lio, very ta­len­ted mu­si­cians. And then I al­so dis­co­ve­red Chick Ko­rea, Keith Ja­rrett, and Her­bie Han­cock, from whom I dis­co­ve­red the free­dom to ex­press one­self.

»For me, it is an ho­nor to know that my mu­sic is re­cog­ni­zed. But to play freely you ha­ve to be vul­ne­ra­ble, and to be vul­ne­ra­ble you ha­ve to th­row your ego out of the win­dow».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.