Alain Klein­mann (pa­ra Na­po­león)

Arte por Excelencias - - MÉXICO - Por JOR­GE LUIS RO­DRÍ­GUEZ AGUIAR

La his­to­ria siem­pre guar­da sus com­ple­ji­da­des a los ojos me­nos cu­rio­sos, a los me­nos atre­vi­dos y li­ge­ros. Pa­ra sa­ber aus­cul­tar­la hay que es­tar pre­pa­ra­do y dis­po­ner­se a de­jar pa­sar las ho­ras des­pier­to, le­jos de un mun­do real, pe­ro cer­ca de otros. Cuan­to más su­mer­gi­dos, en­tre­ga­dos y ven­ci­dos por una cau­sa así, más re­con­for­tan­te es el he­cho (que se dis­fru­ta con cre­ces) de en­con­trar lo bus­ca­do y de mos­trar­lo en el mo­men­to opor­tuno. Por eso, el sen­ti­do in­men­so del pe­so de la me­mo­ria se ha­ce pre­sen­te en aque­llos que hur­gan y en­cuen­tran, en los que no se can­san y en los que creen fir­me­men­te en lo que ha que­da­do gra­ba­do en el pa­sa­do y es­cri­to en el re­cuer­do.

Un tex­to, es­cri­to o leí­do, es un cer­te­ro ejer­ci­cio de co­mu­ni­ca­ción. Bas­ta con que exis­ta un me­dio por el que se tras­la­de el men­sa­je y dos de las par­tes in­tere­sa­das, pa­ra que ocu­rra el fe­nó­meno más de­ter­mi­nan­te de la evo­lu­ción del hom­bre. Des­pués se le agre­ga­rán los có­di­gos y al­gu­nos ele­men­tos pro­pios del len­gua­je (los que se es­co­jan con­ve­nien­te­men­te) y el men­sa­je al­can­za­rá otras con­no­ta­cio­nes.

El fe­nó­meno de la co­mu­ni­ca­ción es tan universal co­mo la mis­ma his­to­ria. Siem­pre tie­ne un sen­ti­do pro­pio, que hay que sa­ber des­en­tra­ñar en la ma­de­ja de las co­sas, y que de­fi­ne lo per­so­nal y más au­tén­ti­co de la cul­tu­ra del hom­bre (en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra). Tan­to co­mo la his­to­ria, la co­mu­ni­ca­ción es un fe­nó­meno universal y, del mis­mo mo­do que se co­di­fi­ca y se re­tuer­ce pa­ra que al­gu­nos no lo com­pren­dan o mal en­tien­dan, en otros ca­sos se abre y flo­re­ce, co­mo las bue­nas ideas, en la apo­teo­sis del ar­te. En­ton­ces se jun­tan es­tos dos con­cep­tos y ema­na una nue­va figura: la his­to­ria del ar­te, que no es más que el re­la­to ilus­tra­do (e hil­va­na­do) de las bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre los hom­bres.

Un buen co­mu­ni­ca­dor es un ha­ce­dor de puen­tes, al­guien que no se can­sa de cons­truir y de pro­pa­gar, por­que co­mu­ni­car es con­ta­giar, es trans­mi­tir un sen­ti­mien­to, unir dos co­sas, con­ver­sar, tra­tar, in­for­mar; es ha­cer sa­ber al­go, es co­mul­gar, que quie­re de­cir es­tar en re­la­ción, en co­rres­pon­den­cia per­fec­ta y en unión.

Se cuen­ta que Na­po­león Bo­na­par­te fue un ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­dor y un aman­te apasionado del gé­ne­ro epis­to­lar, del cual de­jó una bue­na can­ti­dad. Tan­to o más, aun­que de otra ma­ne­ra, he que­ri­do ver en la más re­cien­te ex­po­si­ción de Alain Klein­mann (Pa­rís, 1953): una co­rres­pon­den­cia en­tre dos fran­ce­ses, uno que dia­lo­ga des­de los en­tre­si­jos de la his­to­ria y el otro des­de la vi­sión de un ar­tis­ta y su con­tem­po­ra­nei­dad.

En­ton­ces, así, ca­si co­mo si fue­ra el re­mi­ten­te de una de ellas, Klein­mann ha vuel­to al di­bu­jo en plo­mo, a la téc­ni­ca mix­ta so­bre pa­pel, a la fo­to­gra­fía en­ve­je­ci­da con azú­car y al li­bro ob­je­to, pa­ra com­po­ner una ex­po­si­ción es­pe­cí­fi­ca, al­go sui gé­ne­ris en su obra, so­bre la me­mo­ria de un mu­seo y los ob­je­tos na­po­leó­ni­cos. Tal vez qui­so el destino que así fue­ra y se re­en­con­tra­ra con su pa­sa­do, al que tan­to alu­de una y otra vez, y Alain re­gre­sa­ra a su ni­ñez y a los jue­gos de in­fan­cia en la ca­sa de sus pa­dres, en el ho­tel del du­que de Ra­gu­sa, don­de ca­sual­men­te el Gran Cor­so pa­só mu­chas de sus no­ches ro­mán­ti­cas y don­de, fi­nal­men­te, so­bre la re­pi­sa de la chi­me­nea del gran sa­lón, la que él co­no­ce tan bien, el ma­ris­cal Mar­mont fir­mó la ca­pi­tu­la­ción de Pa­rís en 1814.

Y por­que la vi­da es­tá lle­na de esos pe­que­ños con­tac­tos con el ayer, Alain Klein­mann ha en­con­tra­do una so­lu­ción vi­sual que res­ca­ta el pa­so del tiem­po y re­sal­ta, con ele­gan­cia, las fi­gu­ras y los ob­je­tos de la his­to­ria. Pe­ro no so­lo se que­da en lo enig­má­ti­co re­pre­sen­ta­ti­vo de un re­tra­to, de una si

Un tex­to, es­cri­to o leí­do, es un cer­te­ro ejer­ci­cio de co­mu­ni­ca­ción.

lue­ta o una pe­que­ña pin­tu­ra, por­que el enig­ma es mu­cho ma­yor. Por eso, es­ta vez, abor­da tam­bién la ar­qui­tec­tu­ra: los vi­tra­les, las re­jas, las ce­ne­fas, el pa­tio del edi­fi­cio, las te­rra­zas y los sa­lo­nes de un es­plén­di­do mu­seo, un pa­la­cio de ins­pi­ra­ción flo­ren­ti­na, la Dol­ce Di­mo­ra, que al­ber­ga des­de 1959 el Mu­seo Na­po­leó­ni­co de La Ha­ba­na.

Una ex­po­si­ción así es un lim­pio ejer­ci­cio de co­mu­ni­ca­ción: es un diá­lo­go bien pen­sa­do, que re­sal­ta y en­ga­la­na el he­cho y que nos per­mi­te ver, una vez más, la obra de­pu­ra­da de uno de los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos fran­ce­ses más cer­ca­nos a Cu­ba y más com­pro­me­ti­dos con la his­to­ria.

ALAIN KLEIN­MANN (FOR NAPOLEON)

It is said that Napoleon Bo­na­par­te was an ex­ce­llent com­mu­ni­ca­tor and a pas­sio­na­te lo­ver of the epis­to­lary gen­re, of which he left a good amount. As much or mo­re, alt­hough in anot­her way, I wan­ted to see in Alain Klein­mann's most re­cent ex­hi­bi­tion (Pa­ris, 1953): a co­rres­pon­den­ce bet­ween two French, one that dia­lo­gues from the ins and outs of his­tory and the ot­her from the vi­sion of an ar­tist and its con­tem­po­ra­neity.

So, al­most as if he we­re the sen­der of one of them, Klein­mann has re­tur­ned to lead dra­wing, mi­xed me­dia on pa­per, su­gar-aged photograph­y and the ob­ject book, to com­po­se a spe­ci­fic ex­hi­bi­tion, so­met­hing sui ge­ne­ris in his work, about the memory of a mu­seum and Na­po­leo­nic ob­jects.

And be­cau­se li­fe is full of tho­se little con­tacts with yes­ter­day, Alain Klein­mann has found a vi­sual so­lu­tion that res­cues the pas­sa­ge of ti­me and sty­lishly high­lights the fi­gu­res and ob­jects of his­tory.

Mu­seo Na­po­leó­ni­co de La Ha­ba­na: un pa­la­cio de ins­pi­ra­ción flo­ren­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.