Le se­gui­mos bai­lan­do a los pa­raí­sos per­di­dos

Arte por Excelencias - - ESPAÑA - Por ERIAN PE­ÑA PUPO Fo­to JUAN CAR­LOS ARÉ­VA­LO

Bai­la­rín, co­reó­gra­fo y es­cri­tor, Je­sús Ru­bio Ga­mo na­ció en Madrid en 1982. Es­tu­dió ba­llet clá­si­co y dan­za con­tem­po­rá­nea en esa ciu­dad, y en Lon­dres se ti­tu­ló en In­ter­pre­ta­ción Ges­tual en la ma­dri­le­ña Real Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­te Dra­má­ti­co (Re­sad) y ob­tu­vo un más­ter de co­reo­gra­fía en The Pla­ce, le­gen­da­rio cen­tro lon­di­nen­se de dan­za.

Su tra­ba­jo co­mo crea­dor —ase­gu­ra la crí­ti­ca— fluc­túa de una eta­pa más co­nec­ta­da con la ex­pe­ri­men­ta­ción (Anun­cia­ción, Lec­ción de anato­mía en

he­li­cóp­te­ro, El rap­to de Eu­ro­pa), a una más com­pro­me­ti­da con los usos ha­bi­tua­les de la dan­za con­tem­po­rá­nea (su ver­sión del

Bo­le­ro de Ra­vel o Ál­va­ro & Ta­nia):

«El ca­mino no es rec­to. He que­ri­do re­ne­gar lo apren­di­do en la Re­sad, pe­ro me doy cuen­ta de que no he po­di­do. Las pri­me­ras pie­zas en España tie­nen la vi­sión cla­ra de ha­cer­me un pe­que­ño hue­co».

«En The Pla­ce me fue bien. Te­nía un con­tra­to, tu­ve be­ca… y al fi­na­li­zar, es­tu­ve a ca­ba­llo en­tre Lon­dres y Madrid. Me que­dé en España, pe­ro pron­to sen­tí que el po­ten­cial allí era me­nor. A Lon­dres no he vuel­to des­de 2005. La ciu­dad me con­fron­ta­ba con al­go vio­len­to,

y cuan­do es­tás allí ves más lo malo que lo bueno», ase­gu­ra.

Las obras más re­cien­tes pa­re­cen asen­tar sus bús­que­das, es­pe­cial­men­te su so­lo Aho­ra que no so­mos de­ma­sia­do vie­jos to­da­vía, en el que com­bi­na su pa­sión por la dan­za y la es­cri­tu­ra. «Con es­ta pie­za sen­tí que en­con­tra­ba un lu­gar. No una gran es­truc­tu­ra ni un mar­co con­cep­tual, sino in­ten­tar ser, bus­car lo que ha­bía den­tro de mí. Ha si­do re­ve­la­dor, pe­ro aun así si­go cues­tio­nan­do cuál es el len­gua­je. No es que quie­ra apren­der otras co­sas, no me voy a po­ner aho­ra a ha­cer acro­ba­cias, pe­ro con lo ad­qui­ri­do, con lo que ten­go, me

gus­ta­ría co­mu­ni­car al­go más per­so­nal al pú­bli­co», di­ce.

Es­ta obra, mi­tad dan­za, mi­tad es­cri­tu­ra, crea­da en 2016 en va­rios pe­rio­dos de re­si­den­cia ar­tís­ti­ca en DT Es­pa­cio Es­cé­ni­co y el Cen­tro Cul­tu­ral Con­de Du­que, en Madrid, se es­tre­nó en octubre de ese año co­mo par­te del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Dan­za-mos.

Aho­ra que no so­mos… fue can­di­da­ta a los Pre­mios Max 2017 en la ca­te­go­ría de Me­jor Au­tor Re­ve­la­ción; se­lec­cio­na­da pa­ra la pla­ta­for­ma eu­ro­pea de Dan­za Con­tem­po­rá­nea Ae­ro­wa­ves 2018 y pa­ra el ca­tá­lo­go de ar­tis­tas de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo (Ae­cid) 2018-2019, y ele­gi­da, ade­más, por la Red Na­cio­nal de Dan­za Sue­ca pa­ra pre­sen­tar­se en seis ciu­da­des de ese país du­ran­te 2019.

Po­dría­mos di­vi­dir el so­lo en dos par­tes que se com­ple­men­tan: la pri­me­ra, la in­ter­pre­ta­ción de Ru­bio Ga­mo, mi­ni­ma­lis­ta, arries­ga­da, apro­ve­chan­do tan­to los si­len­cios co­mo la música de Ryui­chi Sa­ka­mo­to; y el mo­nó­lo­go, que tam­bién es­cri­be e in­ter­pre­ta el pro­pio co­reó­gra­fo. Dan­za y es­cri­tu­ra, ha di­cho, son dos de sus gran­des pa­sio­nes. Y en es­ta pie­za am­bas se in­te­gran pa­ra ha­cer­nos re­fle­xio­nar so­bre el pa­so inevi­ta­ble del tiem­po y las cues­tio­nes que aún po­de­mos ha­cer o cam­biar en la vi­da, más cuan­do se acerca una edad cru­cial, co­mo pa­re­cen ser las cua­tro dé­ca­das pa­ra el ar­tis­ta.

La obra —co­men­ta Ru­bio— es un so­lo «de dan­za y es­cri­tu­ra so­bre mi si­tua­ción ac­tual. So­bre Madrid, la gen­te que ten­go al­re­de­dor, sus de­seos y ex­pec­ta­ti­vas, y so­bre to­dos esos pa­raí­sos per­di­dos en los que una vez creí­mos y a los que to­da­vía les se­gui­mos bai­lan­do».

En el es­ce­na­rio ob­ser­va­mos a un hom­bre tran­si­tan­do un con­flic­to exis­ten­cial: Ru­bio pa­re­ce enaje­na­do, preo­cu­pa­do, ator­men­ta­do por una si­tua­ción re­pe­ti­ti­va de la que bus­ca sa­lir. «Lle­vo ya va­rios años dán­do­le vuel­tas: to­da­vía no soy de­ma­sia­do vie­jo pa­ra em­pe­zar­lo to­do de nuevo. To­da­vía es­toy a tiem­po de cam­biar de opi­nión, de mu­dar­me de ciu­dad o de ir­me a un pue­blo aban­do­na­do», ase­gu­ra el bai­la­rín, ga­na­dor de la be­ca Mae-ae­cid pa­ra desa­rro­llar un Más­ter en Co­reo­gra­fía en la Lon­don Con­tem­po­rary Dan­ce School (The Pla­ce) y un Más­ter en Prác­ti­ca Es­cé­ni­ca y Cul­tu­ra Vi­sual

por la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá, en co­la­bo­ra­ción con el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Rei­na So­fía.

Des­de su es­treno en 2016, Aho­ra que no so­mos de­ma­sia­do vie­jos to­da­vía se ha pre­sen­ta­do en fes­ti­va­les y tea­tros de Madrid, Bil­bao, Cá­diz, Sevilla, Barcelona, Ou­ren­se, Va­len­cia, La Co­ru­ña y San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, y en Co­lo­nia (Ale­ma­nia), So­fía (Bul­ga­ria), Lu­xem­bur­go, Ate­nas (Gre­cia), Za­dar (Croa­cia) y Brest (Fran­cia), en­tre otras ciu­da­des.

Je­sús Ru­bio Ga­mo ha si­do ar­tis­ta en re­si­den­cia en cen­tros co­mo los Tea­tros del Ca­nal, La Ca­sa En­cen­di­da y la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za en Madrid, La Cal­de­ra, en Barcelona, el Ba­llet Bia­rritz, Dan­tza­gu­nea, el Tea­tro Gui­me­rá, y el Au­di­to­rio Adán Mar­tín, en Te­ne­ri­fe. Ha re­ci­bi­do di­fe­ren­tes be­cas, co­mo la Dan­ce­web Eu­ro­pe (Im­puls­tanz, Vie­na) o el proyecto eu­ro­peo Tour de Co­reó­gra­fos, desa­rro­lla­do du­ran­te 2011 en di­fe­ren­tes cen­tros co­reo­grá­fi­cos de Ale­ma­nia, España, Fran­cia, Irlanda y Po­lo­nia.

«No soy de se­guir un ca­mino, por­que me abu­rro. Me voy en­con­tran­do con lu­ga­res y mo­ti­va­cio­nes que me ha­cen se­guir tra­ba­jan­do. Son es­tos ca­mi­nos dis­tin­tos los que con­for­man mi bús­que­da. Ten­go al­go muy ma­te­má­ti­co y al­go muy emo­cio­nal. Me fas­ci­na el de­ta­lle, el mo­vi­mien­to abs­trac­to, pe­ro, por otro la­do, ten­go ne­ce­si­dad de sen­ti­mien­tos con­cre­tos. El mo­vi­mien­to te da la po­si­bi­li­dad úni­ca de co­mu­ni­car al­go sin te­ner que de­cir­lo. Es co­mo un se­cre­to», co­men­ta el crea­dor es­pa­ñol.

Sus obras se han mos­tra­do en fes­ti­va­les eu­ro­peos. Fue pre­mia­do en las edi­cio­nes del Cer­ta­men Co­reo­grá­fi­co de Madrid 2009 y 2010. Com­pa­gi­na su la­bor ar­tís­ti­ca con la pe­da­go­gía y co­la­bo­ra asi­dua­men­te con la re­vis­ta bri­tá­ni­ca Dan­ce

Eu­ro­pe co­mo es­cri­tor y tra­duc­tor. Su obra más re­cien­te, Bo­le­ro, es in­ter­pre­ta­da por Cla­ra Pampyn y Al­ber­to Alon­so, y se­gún las pa­la­bras del ca­tá­lo­go es «una pie­za so­bre la obs­ti­na­ción, so­bre el lí­mi­te en­tre lo li­ge­ro y lo gra­ve, so­bre el trán­si­to en­tre el pla­cer y el ago­ta­mien­to. Tam­bién po­dría de­cir­se que es un bai­le so­bre el pa­so del tiem­po. Y es, des­de lue­go, al­go pa­re­ci­do a la me­lo­día del Bo­le­ro de Ra­vel y al amor: al­go que, de tan­to usar­se, ca­si siem­pre aca­ba por rom­per­se».

«Gran bo­le­ro —nos cuen­ta— es una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cor­dar que un día de­ci­di­mos con­fiar en que la dan­za y la música iban a sal­var­nos de to­do lo de­más. Me es­ta­ba plan­tean­do al­gu­nas co­sas y no sa­bía muy bien qué ha­cer, y un día me pu­se a es­cu­char el Bo­le­ro de Ra­vel. Fue co­mo un im­pul­so ha­cia ade­lan­te. Me su­bí. La música y la dan­za te sal­van a me­nu­do de la so­le­dad. Pri­me­ro hi­ce un dúo de quin­ce mi­nu­tos. Aho­ra te­ne­mos unos do­ce bai­la­ri­nes, seis de Madrid y otros seis de Barcelona. To­dos jun­tos. La dan­za ha­ce que el cuer­po ten­ga es­pe­ran­za. La música trans­for­ma el tiem­po en al­go me­jor».

WE KEEP DAN­CING FOR LOST PARADISES

Dan­cer, cho­reo­grap­her and wri­ter, Je­sús Ru­bio Ga­mo was born in Madrid in 1982. He stu­died clas­si­cal ba­llet and con­tem­po­rary dan­ce in that city, and in Lon­don he gra­dua­ted in Ges­tu­ral In­ter­pre­ta­tion at the Madrid Ro­yal Hig­her School of Dra­ma­tic Arts (Re­sad) and re­cei­ved a mas­ter's de­gree on cho­reo­graphy at The Pla­ce, the legendary Lon­don dan­ce cen­ter.

His work as a crea­tor —cri­tics say — fluc­tua­tes from a sta­ge mo­re con­nec­ted to ex­pe­ri­men­ta­tion (Anun­cia­ción, Lec­ción de anato­mía en he­li­cóp­te­ro, El rap­to de Eu­ro­pa), to anot­her mo­re com­mit­ted to the usual uses of con­tem­po­rary dan­ce (his ver­sion of “Bo­le­ro” from Ra­vel or Ál­va­ro & Ta­nia): «The road is not straight. I wan­ted to deny what I had lear­ned in Re­sad, but I reali­ze that I ha­ven't been able to. The first pie­ces in Spain ha­ve the clear vi­sion of fin­ding a pla­ce for me ».

The most re­cent works seem to settle his sear­ches, es­pe­cially his so­lo “Aho­ra que no so­mos de­ma­sia­do vie­jos to­da­vía” (Now that we are not too old yet), in which he com­bi­nes his pas­sion for dan­ce and wri­ting. «With this pie­ce I felt that I found a pla­ce. Not a great struc­tu­re or a con­cep­tual fra­me­work, but to try to be, to look for what was in­si­de me. It has been re­vea­ling, but I still ques­tion the lan­gua­ge. It is not that I want to learn ot­her things, I am not going to start doing stunts now, but with what I ha­ve gai­ned, with what I ha­ve, I would li­ke to com­mu­ni­ca­te so­met­hing mo­re per­so­nal to the pu­blic,” he says.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.