CUER­DA VI­VA 2020

Arte por Excelencias - - CUBA - Por CA­RI RO­JAS ZA­YAS, Di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción de la Te­le­vi­sión Cu­ba­na / Fo­tos AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS Edi­fi­cio N, Ca­lle N esq. 23, El Ve­da­do, CP 10400, La Ha­ba­na Telf: (53) 7836 9789 / 79 Email: cro­jas@tvc.icrt.cu

El 6 de abril del 2002, se pro­mo­vía, por pri­me­ra vez y de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca en la pro­gra­ma­ción te­le­vi­si­va, la car­te­le­ra de con­cier­tos y pre­sen­ta­cio­nes, gi­ras o ac­tua­cio­nes de los mú­si­cos cu­ba­nos, y en es­pe­cial los jó­ve­nes y zo­nas me­nos fa­vo­re­ci­das por la pro­mo­ción, con­vir­tién­do­se así en un ver­da­de­ro pro­mo­tor cul­tu­ral del ta­len­to ar­tís­ti­co, de su di­ver­si­dad, de las ac­ti­vi­da­des juveniles y en es­pe­cial de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz.

Qui­zás los que asis­tie­ron al na­ci­mien­to de aque­lla so­no­ri­dad es­tri­den­te que al­te­ró la ar­mo­nía mu­si­cal tra­di­cio­nal y rom­pió con los es­que­mas so­cia­les de una épo­ca, pen­sa­ron que, co­mo mo­da de jó­ve­nes, Cuer­da Vi­va, tar­de o tem­prano pa­sa­ría. Lo cier­to es que, a pe­sar de to­dos los obs­tácu­los y pre­jui­cios exis­ten­tes, el pro­gra­ma con­quis­tó un pú­bli­co.

Pues sí, la rea­li­za­ción de los fes­ti­va­les Cuer­da Vi­va ca­da año ha pues­to al des­cu­bier­to la di­ver­si­dad y ca­li­dad de los jó­ve­nes ta­len­tos, mu­chos de ellos hoy en el éxi­to y la ma­yor po­pu­la­ri­dad. De tal for­ma que bien pu­die­ra es­cri­bir­se una his­to­ria de la música cu­ba­na en los úl­ti­mos die­cio­cho años si­guien­do el pro­pio tra­yec­to del pro­gra­ma y sus fes­ti­va­les.

Cuer­da Vi­va ha si­do, es y se­gui­rá sien­do el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo pa­ra los jó­ve­nes mú­si­cos cu­ba­nos, un es­pa­cio abier­to a lo más jo­ven y lo más va­lio­so de la música na­cio­nal, el es­pa­cio al­ter­na­ti­vo don­de la música cre­ce.

Cuer­da Vi­va 2020

El 6 de abril del 2002 se pro­mo­vía, por pri­me­ra vez y de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca en la pro­gra­ma­ción te­le­vi­si­va, la car­te­le­ra de con­cier­tos y pre­sen­ta­cio­nes, gi­ras o ac­tua­cio­nes de los mú­si­cos cu­ba­nos, y en es­pe­cial los jó­ve­nes y zo­nas me­nos fa­vo­re­ci­das por la pro­mo­ción, con­vir­tién­do­se así en un ver­da­de­ro pro­mo­tor cul­tu­ral del ta­len­to ar­tís­ti­co, de su di­ver­si­dad, de las ac­ti­vi­da­des juveniles y en es­pe­cial de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz.

Qui­zás los que asis­tie­ron al na­ci­mien­to de aque­lla so­no­ri­dad es­tri­den­te que al­te­ró la ar­mo­nía mu­si­cal tra­di­cio­nal y rom­pió con los es­que­mas so­cia­les de una épo­ca, pen­sa­ron que, co­mo mo­da de jó­ve­nes, Cuer­da Vi­va, tar­de o tem­prano pa­sa­ría. Lo cier­to es que, a pe­sar de to­dos los obs­tácu­los y pre­jui­cios exis­ten­tes, el pro­gra­ma con­quis­tó un pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.