Una po­si­bi­li­dad de sen­tir­me útil

Arte por Excelencias - - CUBA - Por GUI­LLE VI­LAR Fo­tos ARIEL C. LE­MUS

En­tre los di­ver­sos even­tos que se rea­li­zan en nues­tro país, ya sea la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de La Ha­ba­na, el Fes­ti­val de Ba­llet o el Fes­ti­val del Nuevo Ci­ne La­ti­noa­me­ri­cano, nin­guno de es­tos se en­cuen­tra huér­fano de la pre­sen­cia de multitudes que con­su­men de for­ma crí­ti­ca to­do aque­llo que pue­da en­ri­que­cer­los es­pi­ri­tual­men­te. Sin em­bar­go, hay un even­to de ca­rác­ter anual que, de al­gu­na ma­ne­ra, re­pre­sen­ta pa­ra el cubano el fun­da­men­to del ar­te con el cual se le iden­ti­fi­ca y es­te no pue­de ser otro que la música, ra­zón ab­so­lu­ta­men­te jus­ti­fi­ca­da pa­ra la pre­sen­cia del Cu­ba­dis­co en­tre no­so­tros. Or­ga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to Cubano de la Música, ba­jo los aus­pi­cios del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, des­de fi­na­les de los años no­ven­ta di­cho even­to otor­ga la ma­yor im­por­tan­cia a pro­yec­tos dis­co­grá­fi­cos cu­ba­nos por el ele­va­do ran­go ar­tís­ti­co que los dis­tin­gue. Pa­ra que nos ac­tua­li­ce acerca del Cu­ba­dis­co 2020, Ar­te por Ex­ce­len­cias entrevista a Jor­ge Gó­mez, pre­si­den­te de la ci­ta dis­co­grá­fi­ca cu­ba­na.

«Ten­go la suer­te de ser fun­da­dor de Cu­ba­dis­co, en par­ti­cu­lar del Pre­mio Cu­ba­dis­co, de mo­do que, en los úl­ti­mos años, mi vi­da ha es­ta­do muy li­ga­da a los con­cep­tos de es­te even­to. Siem­pre he par­ti­ci­pa­do en discusione­s —por­que hay mu­cha po­lé­mi­ca— so­bre el pa­pel que jue­ga la in­dus­tria en el es­ta­tus de la música con­tem­po­rá­nea, el de esa com­ple­ja es­truc­tu­ra don­de es­tán los ele­men­tos pro­mo­cio­na­les, la pro­pa­gan­da, la bús­que­da de los mer­ca­dos, las múl­ti­ples for­mas de pro­ce­der pa­ra ha­cer lle­gar los pro­duc­tos mu­si­ca­les ha­cia otras la­ti­tu­des. Si al­go he­mos te­ni­do cla­ro des­de el mo­men­to en que se fun­dó Cu­ba­dis­co es que por ra­zo­nes de so­bra co­no­ci­das, una música que tie­ne la ca­li­dad y la po­ten­cia­li­dad co­mer­cial, la que se ha­ce en Cu­ba, es­tá ca­si to­tal­men­te fue­ra de esos mer­ca­dos. Ahí es don­de en­tra a jugar Cu­ba­dis­co.

¿ES­TA­MOS HA­BLAN­DO DE UNA PLA­TA­FOR­MA PRO­MO­CIO­NAL DE­CI­SI­VA?

No es que sea una varita má­gi­ca, pe­ro even­tos co­mo Cu­ba­dis­co sig­ni­fi­can un pun­to de par­ti­da pa­ra lla­mar la aten­ción de to­dos esos agen­tes que in­ter­vie­nen en la in­dus­tria y en el co­mer­cio, en torno a una música for­mi­da­ble co­mo la cu­ba­na. Es un even­to que siem­pre tie­ne que es­tar en el bor­de en­tre lo que es la música, con sus ex­ce­len­cias, y el mer­ca­do; en las su­ti­le­zas con que hay que abor­dar un pro­duc­to cul­tu­ral que ne­ce­sa­ria­men­te en­tra en esos me­ca­nis­mos. Es cla­ve su apues­ta por la se­duc­ción. Tie­ne que te­ner una cla­ra di­rec­ción ha­cia don­de apun­tar pa­ra que ten­ga una ver­da­de­ra efec­ti­vi­dad, más allá de la fies­ta a la que siem­pre nos con­vo­ca.

¿CUÁN­TO HAY DE JOR­GE GÓ­MEZ EN SU EM­PE­ÑO POR LLE­VAR EL EVEN­TO HA­CIA PLA­NOS SU­PE­RIO­RES?

Pa­ra mí siem­pre ha si­do una de esas po­si­bi­li­da­des que ten­go de sen­tir­me útil. Cuan­do fui nom­bra­do al fren­te del Co­mi­té del Pre­mio, tra­té de ha­cer vi­si­ble el res­pe­to que le ten­go a la his­to­ria de esa en­ti­dad. Y una de las me­jo­res for­mas de ha­cer­lo ha si­do acer­car sus me­ca­nis­mos —y su éti­ca— ha­cia la reali­dad ac­tual y el pre­su­mi­ble fu­tu­ro in­me­dia­to de nues­tra música. Sin cho­vi­nis­mo: te­ne­mos una bue­na par­te de la me­jor música del mun­do.

¿SA­TIS­FAC­CIO­NES?

El Pre­mio me ha da­do mu­chas. Tam­bién me ha da­do tris­te­zas. Pe­ro lo más im­por­tan­te es to­do lo que he apren­di­do du­ran­te es­tos ya ca­si cin­co años, mu­cho más de lo que ima­gi­na­ba acerca de la in­dus­tria mu­si­cal y del al­ma de los ha­ce­do­res de la música. Ca­da vez es­toy más con­ven­ci­do de la im­por­tan­cia que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.