UN ELO­GIO A LA ESEN­CIAL HE­RRA­MIEN­TA DEL BAI­LA­RÍN

COM­PA­ÑÍA ACOS­TA DAN­ZA

Arte por Excelencias - - CUBA - In­ter­pre­ta­do, Mun­do

Acos­ta Dan­za, la com­pa­ñía que el es­te­lar bai­la­rín Car­los Acos­ta fun­dó y di­ri­ge ar­tís­ti­ca­men­te en Cu­ba —ya no es no­ti­cia tam­bién que ha asu­mi­do la di­rec­ción del Bir­ming­ham Ro­yal Ba­llet—, sube al es­ce­na­rio de la Sa­la Gar­cía Lor­ca del Gran Tea­tro de la Ha­ba­na Ali­cia Alon­so —de re­torno de la exi­to­sa pri­me­ra gi­ra por Su­ra­mé­ri­ca, don­de bai­la­ron otro va­ria­do re­per­to­rio en ciu­da­des de Chi­le— pa­ra ofre­cer­nos su de­ci­mo­cuar­ta tem­po­ra­da y la pri­me­ra de 2020.

Es­ta serie es­ta­rá ca­rac­te­ri­za­da por el tra­ba­jo que rea­li­zan los ar­tis­tas con sus cuer­pos, «la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal del que bai­la —ha ex­pre­sa­do el pro­pio Acos­ta—, pa­ra ellos es su pin­cel, su gui­ta­rra, su cin­cel y su pie­dra». De acuer­do con los tí­tu­los ele­gi­dos, tan­to las re­po­si­cio­nes co­mo el es­treno mun­dial son con­se­cuen­tes con los ob­je­ti­vos del di­rec­tor ar­tís­ti­co.

Las co­reo­gra­fías su­ce­si­vas de es­te car­tel ex­hi­ben el desa­rro­llo de la téc­ni­ca, el li­ris­mo y ex­pre­si­vi­dad cor­po­ral que bro­ta de la men­te crea­do­ra co­mo res­pues­ta de má­xi­ma ca­pa­ci­dad, con obras muy exi­gen­tes del vir­tuo­sis­mo.

La vo­ca­ción de­cla­ra­da por Car­los Acos­ta, des­de el pri­mer ins­tan­te de la crea­ción de es­ta agru­pa­ción dan­za­ria, es­tá cla­ra­men­te ma­ni­fes­ta­da en es­ta tem­po­ra­da co­mo un ac­to da fe: po­seer un cuer­po de bai­le dúc­til, in­te­gral, que pue­da eje­cu­tar e in­ter­pre­tar un am­plio dia­pa­són de for­mas y es­ti­los dan­za­rios, lo aca­dé­mi­co y lo con­tem­po­rá­neo en fun­ción de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­ac­ti­va de sen­dos len­gua­jes cor­po­ra­les. To­do ello se hi­zo evi­den­te en

es­treno mun­dial del jo­ven co­reó­gra­fo bra­si­le­ño Ju­liano Nu­nes (1990), pro­duc­ción rea­li­za­da gra­cias a la ayu­da de­sin­te­re­sa­da de la me­ce­nas es­ta­dou­ni­den­se Ma­de­lei­ne Plons­ker, co­mo «un re­ga­lo a la dan­za cu­ba­na», en pa­la­bras de Acos­ta. Su­ma­do a ello, la con­tri­bu­ción ar­tís­ti­co-con­cep­tual de la re­co­no­ci­da ar­tis­ta vi­sual Glen­da León y el ta­len­to del jo­ven com­po­si­tor e ins­tru­men­tis­ta Pe­pe Ga­vi­lon­do, va­lo

res fun­da­men­ta­les pa­ra con­se­guir «un uni­ver­so don­de lo oní­ri­co y lo real son la mis­ma co­sa».

El len­gua­je co­reo­grá­fi­co de Nu­nes se vio be­ne­fi­cia­do por la em­pa­tía desa­rro­lla­da en­tre las idio­sin­cra­sias la­ti­nas del bra­si­le­ño y las ca­ri­be­ñas des­de el ini­cio del montaje de su pie­za. To­do fue es­truc­tu­ra­do y en­sa­ya­do en cor­to tiem­po y gra­cias la pe­ri­cia de la mai­tre asis­ten­te Clo­til­de Peón. A su re­torno, po­cas se­ma­nas an­tes de la fe­cha fi­ja­da pa­ra es­tre­nar echó pie en tie­rra pa­ra re­vi­sar y pu­lir los com­pli­ca­dos y flui­dos en­tre­la­za­dos mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les, por las exi­gen­tes coor­di­na­cio­nes en­tre la ca­be­za y el cuer­po. Allí apa­re­cen las re­fe­ren­cias de­bi­das a su for­ma­ción eu­ro­pea, par­ti­cu­lar­men­te su cer­ca­nía a maes­tros co­mo Forsyt­he, Hans van Ma­nen o Ji­rí Ky­lian. Su obra flu­ye por la di­ver­si­dad del di­se­ño es­cé­ni­co. Eli­jo des­ta­car el so­lo bai­la­do por Raúl Rei­no­so, con un se­duc­tor so­por­te mu­si­cal de flau­ta sin­fó­ni­ca tra­ver­sa, y el men­cio­na­do dúo fi­nal, es­ta vez bai­la­do in­ten­sa­men­te por Ga­brie­la Lu­go jun­to al ver­sá­til Ale­jan­dro Sil­va.

Es una obra abs­trac­ta, car­ga­da de ideas a par­tir de su con­cep­to de la vi­da pre­sen­te de los cu­ba­nos. «Pen­sé en esa ener­gía que tie­ne el cubano de en­con­trar ca­mi­nos pa­ra vi­vir o so­bre­vi­vir», apun­ta Nu­nes en el pro­gra­ma de mano.

El éxi­to de Mun­do in­ter­pre­ta­do se con­si­gue en ele­va­do por­cen­ta­je por la crea­ción vi­sual mi­ni­ma­lis­ta de Glen­da León: ne­nú­fa­res ilu­mi­na­dos col­gan­tes que as­cien­den y des­cien­den, ade­más del in­te­li­gen­te y lo­gra­do so­por­te mu­si­cal apor­ta­do por Ga­vi­lon­do pa­ra re­crear la at­mós­fe­ra oní­ri­ca desea­da por el co­reó­gra­fo.

Hu­bo re­po­si­cio­nes muy bien re­ci­bi­das, otra no tan­to. En­tre las pri­me­ras, fue un go­ce su­pe­rior la pie­za en un ac­to

El cru­ce so­bre el Niá­ga­ra, de la co­reó­gra­fa cu­ba­na Ma­ria­ne­la Boán, un icono de la dan­za mo­der­na cu­ba­na crea­da en 1987 e ins­pi­ra­da en la obra tea­tral ho­mó­ni­ma del dra­ma­tur­go pe­ruano

ES UNA OBRA ABS­TRAC­TA, CAR­GA­DA DE IDEAS A PAR­TIR DE SU CON­CEP­TO E LA VI­DA PRE­SEN­TE DE LOS CU­BA­NOS

Alon­so Ale­gría. Tie­ne co­mo so­por­te mu­si­cal una her­mo­sa crea­ción del fran­cés Oli­vier Mes­siaen. Es­ta vez fue en­tre­ga­da de ma­ne­ra im­pe­ca­ble por los bai­la­ri­nes Raúl Rei­no­so y Ma­rio Ser­gio Elías, enal­te­ci­dos por el di­se­ño de lu­ces del lau­rea­do Car­los Re­pi­la­do, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do.

De la mis­ma crea­do­ra re­ci­bi­mos con pla­cer su pie­za Cor, con la par­ti­ci­pa­ción de los in­tér­pre­tes de ma­ne­ra in­ter­ac­ti­va en la música en vi­vo eje­cu­ta­da por su com­po­si­tor y te­cla­dis­ta Ga­vi­lon­do —la Maes­tra co­ral Ali­na Orra­ca se em­pe­ñó en el tra­ba­jo vo­cal con los dan­zan­tes—, así co­mo la co­la­bo­ra­ción del per­cu­sio­nis­ta Lino Pe­dro­so. El tra­ba­jo de lu­ces de Bonnie Bee­cher ha be­ne­fi­cia­do en gran me­di­da es­ta pro­duc­ción de Acos­ta Dan­za. No obs­tan­te, el re­sul­ta­do fi­nal no lle­ga a buen puer­to.

Le an­te­ce­dió el so­lo fe­me­nino Im­pron­ta, rea­li­za­do por otra mu­jer ex­pe­ri­men­ta­da: la ibé­ri­ca Ma­ría Ro­vi­ra, pa­ra una ex­cep­cio­nal bai­la­ri­na de la com­pa­ñía, Ze­leidy Cres­po. Ga­vi­lon­do ase­gu­ra el éxi­to con el apor­te de las so­no­ri­da­des re­que­ri­das pa­ra los sie­te mi­nu­tos de es­te im­pre­sio­nan­te uni­per­so­nal.

Pa­ra el cie­rre de la pri­me­ra par­te, Acos­ta eli­gió el dúo So­le­dad, crea­do por otro co­reu­ta ca­ta­lán, Rafael Bo­na­che­la, e in­ter­pre­ta­do por una pa­re­ja de fus­te y dra­má­ti­ca­men­te vi­bran­te, quie­nes des­de la pri­me­ra es­ce­na de las cua­tro que lo in­te­gran lo­gra­ron cau­ti­var al au­di­to­rio. En­tre las pie­zas, una de Astor Piaz­zo­lla in­ter­pre­ta­da por el afa­ma­do vio­li­nis­ta Gi­don Kre­mer, así co­mo un po­pu­lar te­ma de Agus­tín La­ra can­ta­do de ma­ne­ra sen­sa­cio­nal por Cha­ve­la Var­gas. El di­se­ño de lu­ces fue un pro­ta­go­nis­ta más, de­bi­do al cubano Pe­dro Benítez so­bre el ori­gi­nal de Lee Cu­rran.

Fue un ex­ce­len­te preám­bu­lo pa­ra la pre­sen­ta­ción de Acos­ta Dan­za del es­pec­tácu­lo Acos­ta Dan­za Up Clo­se en el Tea­tro Lin­bury, de la Ro­yal Ope­ra House de Lon­dres, en el Reino Uni­do.

FUE UN EX­CE­LEN­TE PREÁM­BU­LO PA­RA LA PRE­SEN­TA­CIÓN DE ACOS­TA DAN­ZA DEL ES­PEC­TÁCU­LO ACOS­TA DAN­ZA UP CLO­SE EN EL REINO UNI­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.